Salario mínimo pierde terreno ante inflación de alimentos

Por Venezuela Real - 30 de Abril, 2007, 18:30, Categoría: Dimensión Social

JESÚS HURTADO
El Mundo
30 de Abril de 2007


El alza de 33,3% de la canasta básica alimentaria en los últimos 12 meses deja sin efecto el aumento de sueldo de 25% otorgado por el Gobierno el año pasado. Los analistas esperan un incremento cercano al 30%

Caracas. Si bien es cierto que el poder adquisitivo promedio del venezolano ha experimentado un fuerte incremento en los últimos años, no es menos verdad que la inflación -en especial del rubro alimentos- se ha convertido en el agujero negro que ha arrastrado las esperanzas de los trabajadores de lograr un equilibrio entre las remuneraciones que recibe y la satisfacción de todas sus necesidades.

Estadísticas oficiales y del sector privado muestran que entre 1999 y 2006 el salario mínimo ha ganado terreno hasta ubicarse hoy en 512.325 bolívares, 445% por encima de los Bs. 100.000 que devengaba un obrero en 1998; lo que permite afirmar que el poder adquisitivo de quienes ganan la remuneración menor establecida por Ley, se ha incrementado en la misma proporción.

"Si en algo ha sido más que positiva la intervención del Gobierno en el asunto económico es en el salario mínimo, pues con ello se ha dado un incremento real del poder adquisitivo de la población de menos recursos, lo que se traduce en más consumo, especialmente de alimentos", señala Luis Vicente León, socio-director de la firma Datanálisis, quien además afirma que aún con la elevada inflación acumulada en el período 1998- enero 2007 (más de 400%), el salario mínimo sigue estando por encima del incremento de precios.

De allí que no en balde el presidente Hugo Chávez haya podido afirmar que desde mediados de 2005 "hemos batido la inflación", una afirmación que para ese momento lució más que evidente.

Con un incremento salarial que se ubicó en ese entonces en 26%, era evidente que la inflación de 14,4% reportada por el Banco Central de Venezuela (BCV) era sobrepasada con creces, máxime cuando según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la canasta básica normativa (compuesta por alimentos básicos necesarios para alimentar a una familia de 5 miembros) se ubicó para ese año en 386.055 bolívares.

NUBES EN EL HORIZONTE

Pero apenas un año después la situación cambió drásticamente. Si bien el BCV reportó un aumento de precios de 17% en el 2006 (monto que se ubica por debajo del 25% de aumento del salario mínimo) y el costo de la canasta alimentaria normativa (Bs. 479.461) puede ser cubierto con un salario mínimo, también es verdad que el año pasado la escalada de los precios de alimentos fue 28% según el ente emisor; una situación que tiende a agravarse en el año en curso.

Aunque el Ejecutivo ha hecho esfuerzos para frenar la galopante inflación (emisión de bonos para recoger liquidez, eliminación del Impuesto al Valor Agregado a varios productos de la canasta básica y una férrea fiscalización de los precios congelados), en la práctica el efecto ha sido poco menos que nulo.

Aunque en marzo pasado la inflación reportó un variación baja de 0,7%, el incremento de precios en el primer trimestre de 2007 se colocó en 2,6%, el doble de reportado en el mismo período del 2006; mientras que la comparación anualizada resulta mucho más negativa: entre marzo de este año y marzo de 2006, los precios muestran un incremento de 18,5%, más de seis puntos por encima de lo reportado entre marzo de 2006 y marzo de 2005 (12,1%).

Y si se sólo se toma en cuenta los precios de los alimentos, el resultados es aún más alarmante. Según el último reporte del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), en los últimnos 12 meses, los venezolanos han tenido que invertir 30,3% más en la adquisición de alimentos.

Esto significa que para finales del mes pasado, cada familia debía invertir 45% de su presupuesto mensual en la compra de alimentos, según la última encuesta de coyuntura realizada por la firma Datos IR; cuyos resultados señalan que a este monto deben sumarse otros gastos básicos como pago de viviendas y transporte, lo que eleva a 65% el promedio que cada familia invierte para cubrir sus necesidades esenciales.

En otras palabras: tomando en cuenta que cada familia de los estratos más bajos de la población cuenta con al menos dos sueldos mínimos (que suman un millón 24.650 bolívares), el grupo familiar debe invertir más de Bs. 666.000 para comprar sólo los alimentos básicos.

VASO MEDIO LLENO

No obstante, para Oscar Meza, director del Cendas, esta una verdad a medias. "El costo de la canasta normativa del INE se sustenta en los precios de la red Mercal que, por estar subsidiados, se ubican incluso bastante por debajo de la regulación oficial", señala.

Contrariamente a lo que indican las estadísticas oficiales, las cifras del Cendas reflejan que en los últimos ocho años, el salario mínimo nunca ha logrado satisfacer las necesidades alimenticias básicas, mucho menos otros requerimientos esenciales como salud, educación y vestido.

De hecho, los estudios del organismo magisterial indican que en marzo pasado, la cesta alimentaria a precio real de mercado se ubicó en Bs. 902.418 bolívares, lo que quiere decir que para ese momento eran necesarios 1,7 sueldos mínimos sólo para cubrir las necesidades alimenticias de una familia de cinco miembros.

Aunado a ello, tras cuatro años de regulación de precios, la distribución de varios de esos rubros congelados se ha vuelto más que precaria, lo que ha provocado una solapada escalada de precios no reflejada por los indicadores oficiales.

Así, pese al ajuste reciente de productos como carne de res, pollos, huevos y leche, el irregular suministro de éstos y otros rubros (harina sardinas, caraotas, azúcar, aceites y sus derivados, entre otros), han dado como resultado un inusitado y rápido incremento de precios en las últimas semanas, una situación que ni la oportuna fiscalización por parte de las autoridades ha podido eliminar.

MÁS INSUFICIENCIAS

Si en la comparación con la canasta alimentaria el salario mínimo ha perdido el ligero impulso que consiguió hace dos años, al contrastarlo con la cesta básica familiar se comprueba cuán lejos están los trabajadores venezolanos en poder alcanzar el anhelado equilibrio de sus finanzas.

Según las estimaciones del Cendas, el costo de la canasta básica (conformada por la canasta alimentaria, artículos de aseo personal y limpieza del hogar, servicios públicos básicos, vivienda, educación, salud, vestido y calzado), desde 1998 hasta 2006, el monto promedio para cubrir en su totalidad la canasta se ubica en 4,6 salarios mínimos, siendo 2005 el año que presentó el nivel más bajo (3,9 salarios).

Las estimaciones del organismo señalan que para marzo de este año la canasta familiar se ubicó en 1.088.412 bolívares, lo que refleja un alza de Bs. 70.998 (3,5%) en relación con el valor registrado en diciembre de 2006.

En términos reales, esto significa que una familia de cinco miembros necesita de cuatro salarios mínimos para cubrir todas sus necesidades básicas.

PEDIR QUE ALGO QUEDA

Aún cuando el Gobierno cediera a las peticiones de varios dirigentes sindicales tanto oficialistas como opositores, quienes han planteado que dadas las circunstancias económicas del país el incremento del salario mínimo debería ser de 100%, es poco probable que el Ejecutivo conceda un aumento de tanta envergadura.

Para Oscar Meza, este aumento debería al menos estar en concordancia con el alza del precio de los alimentos en el último año, por lo que estima que 30% sería un porcentaje que ayudará a la masa laboral a sortear las nada halagadoras perspectivas del sector privado para este año, según las cuales la inflación podría rondar alrededor de 20%.

En este mismo orden, Luis Vicente León dice que, tomando en cuenta la inflación acumulada y la esperada, es previsible que se otorgue un aumento importante.

"El Gobierno ha sido muy flexible con los trabajadores, quienes no esperan menos de 17% en relación con la inflación del año pasado.

Sin embargo, es posible que nos sorprenda y decrete un incremento mayor", dijo.

Por otra parte, recordó que el cese de la concesión a Rctv es una decisión compleja que podría tener un alto costo político para el Gobierno, "por lo que no puede descartarse que el presidente vaya a compensar este punto negativo con un aumento del salario mínimo por encima de lo esperado.

LAS CIFRAS
Salario mínimo en dólares

1999:  $ 185,11
2000:  $ 205,78
2001:  $ 207,60
2002:  $ 135,48
2003:  $ 154,44
2004:  $ 167,31
2005:  $ 188,37
2006:  $ 238,29 







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog