El ejercicio de la paranoia

Por Venezuela Real - 6 de Mayo, 2007, 17:07, Categoría: Seguridad/Inseguridad

RICARDO BELLO
EL NACIONAL
06 de Mayo de 2007 
   
Hay tres maneras de aproximarse a la violencia política y al secuestro como práctica económica u ocupación. Una, transformándose en asesino y aprendiendo el oficio; dos, haciéndose el loco ante el millar de asesinados en Venezuela, ignorando las señales de corrupción moral que implica armar bandas listas para atacar; y por último, estudiar el fenómeno y ofrecer soluciones para escapar de la violencia. Marcos Tarre Briceño pertenece a este tipo: pacifista, pero con las agallas para ponerle nombre a las cosas.

En diciembre empezaron los secuestros en el Occidente de Carabobo. Llegaron los bárbaros, diría Coetze: FARC, ELN, Autodefensas, hampa común, ex funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado. Empezaron a llevarse a la gente, destrozando familias, quebrando la continuidad del trabajo de varias generaciones. Nos reunimos en Fedeagro y organizamos una jornada de reflexión. No invitamos a sociólogos analistas del fenómeno. Primero intentaríamos detener la ola criminal y luego, en segunda instancia, entenderla. Llamamos a Marcos Tarre, a quien conocíamos especialmente el libro Para vi vir seguros (Alfadil, 2005), para escucharlo en persona y armar un buen grupo de discusión. Él habla de tres niveles de seguridad: el engranaje de la sociedad civil con los organismos de seguridad del Estado, las actividades que desarrollan las comunidades y gremios y el que descansa sobre el individuo, a título personal. Nos interesaba ese último nivel: aprender a ser proactivos, a utilizar el miedo como señal de alarma, el aliciente para diseñar una fórmula capaz de reconstruir el país, sin hipocresía y complacencia frente a los secuestros.

Después empezamos a leer sus novelas, empezando por Bala morena (Alfadil, 2004).

Ahí está la explicación que Marcos no puede expresar en la modalidad de ensayo o como asesor de seguridad. Preguntas incómodas sobre la relación entre el Ejército venezolano, las FARC, el ELN o el FBL y el juego que practican controlando los territorios del narcotráfico, la vacuna y el secuestro, bajo la excusa de la revolución. Sus ficciones son hipótesis y juegos de guerra.

La verdad de las mentiras, la aproximación literaria a un fenómeno que escapa a las conveniencias políticas, rozando el límite de la libertad de expresión, lo que todo el mundo sospecha pero nadie puede decir a riesgo de poner en jaque su propia existencia. Ejercicios narrativos diría José Balza, lejanos a la poesía de Yourcenar o Paul Auster, pero reales; radiografías de una enfermedad que nos carcome. No comprometen a Tarre, no afirman nada, pero nos enseñan a cultivar el arte extraño de la paranoia.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog