El poder confiscado

Por Venezuela Real - 7 de Mayo, 2007, 17:51, Categoría: Política Nacional

Miguel Bahachille
El Universal
07 de mayo de 2007

El régimen ha creado una gigantesca burocracia, no para satisfacer las crecientes necesidades públicas, sino para consolidar una clientela política absolutamente indiferente y dispuesta a engrosar el conjunto de loas que atavíen los interminables eventos públicos del Presidente. El Teresa Carreño y el Poliedro, sólo por citar dos, son utilizados casi a diario para propósitos proselitistas en los que los franelas rojas hacen gala del más irrestricto e insolente coro de elogios que sosieguen el agitado ego del jefe. Todo con el propósito de consolidar alrededor de su persona la mayor cantidad de poder posible. Como tantas veces lo ha sugerido Chávez, éste debe ejercerse bajo su férula en representación de todos los ciudadanos pues para ello ha sido elegido.

El régimen no se da cuenta que en otros tiempos y circunstancias la práctica populista en Latinoamérica siempre ha conducido a los pueblos a la miseria y ruina. Es entonces cuando el ciudadano tiende a incriminar con más vigor a las instituciones, sobre todo cuando se siente atrapado entre sus engranajes. Las percibe ineptas y lerdas para suministrar las garantías básicas y muy enajenadas para tratar con recto juicio los casos particulares. Entonces comenzamos a reflexionar y juzgarnos víctimas de nuestras propias excusas. El caso de RCTV evidencia cómo el actual proceso involutivo comienza a patentizarse. La paradoja según la cual el 80% de la población se manifiesta contra el cierre de la estación y de ellos el 50%  apoya la tendencia gubernamental es un aviso, al parecer no entendido por el gobierno, sobre la reversión de un proceso que pretende confiscar todo el poder y acabar con la diversidad.

Los oficialistas han sobreestimado su condición de privilegio; suponen que nada puede intentarse en su contra. Las diarias protestas por razones múltiples a lo largo y ancho de todo el país, la beligerancia de los invasores de la propiedad privada, los cierres frecuentes de vías públicas, la incursión violenta contra algunos medios de comunicación, se intensifican mientras la acción oficial se encubre en la maraña de un poder personalista y agresivo.

Bajo ese esquema, más temprano que tarde, la gente entenderá cómo el caudillaje en manos de una persona se hace impenetrable por su rémora y sectarismo o, en el mejor de los casos, nunca se sabe bajo qué parámetros ejecuta sus acciones. La poca transparencia engendra incertidumbre y miedo. Y del miedo se inspiran otros prejuicios. Debemos recelar de los esquemas de concentración de poder de cualquier índole: económico, político, religioso y, sobre todo, militar. Estamos obligados a repudiar la tesis presidencial según la cual el poder debe ser conducido por el menor número de personas; es decir, por él. Promueve la idea como un principio sano y desestima las desviaciones de su ejercicio que lo tornan en una viciosa forma de dominio.

La historia latinoamericana está llena de tenebrosos capítulos de autoritarismo en los que el poder ha sido confiscado por una sola persona. Fuera del ámbito hemisférico los países más atrasados son aquellos que culturalmente se rigen por gobiernos autocráticos. Algunos del medio oriente, el caso de Corea del Sur, y un conjunto de comunidades africanas, son ejemplos palmarios de perpetuidad autocrática. Sus respectivos gobernantes han incautado el poder con designios personales mientras sus gentes padecen los más atroces infortunios. No importa el grado de riqueza del respectivo país si el resguardo democrático no garantiza una conveniente distribución del poder.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog