La salida del túnel (I)

Por Venezuela Real - 7 de Mayo, 2007, 17:09, Categoría: Política Nacional

ARMANDO DURÁN
EL NACIONAL
07 de Mayo de 2007  

A medida que pasan los meses, la oscuridad del túnel se ha ido haciendo insondable para millones de venezolanos. El regocijo de hace 5 años, los 2 meses de tensiones durante la huelga petrolera y la esperanza depositada en el referéndum revocatorio fueron señales pasajeras de una esperanza que poco a poco se fue reduciendo hasta llegar a casi nada. Las elecciones del 3 de diciembre apagaron el último y leve destello que aún se vislumbraba al final del túnel.

Este fenómeno lo percibió Hugo Chávez sin la menor dificultad. Si como le había advertido Heinz Dieterich en junio de 2004 quien perdiera el revocatorio lo perdía todo, a finales del año pasado resultaba redundante señalar que su reelección por la vía electoral marcaba el final de lo que quedaba de democracia liberal en Venezuela y el comienzo de la democracia revolucionaria al grito de combate cubano de socialismo, patria o muerte, venceremos.

Y así ha sido. En el orden interno, tres hechos determinantes definen la sustancia de los tiempos por venir. En primer lugar, una nueva constitución para establecer jurídicamente la naturaleza socialista del Estado para sustituir el viejo derecho a la propiedad privada por nuevas formas de posesión y, naturalmente, para garantizarle a Chávez la permanencia indefinida en el poder, el sueño bolivariano de la presidencia vitalicia. En segundo lugar, la creación de un nuevo y único partido de la revolución con dos objetivos muy claros: la unidad del Estado y el partido, y la desaparición, con purga incluida, de grupos políticos aliados pero víctimas de esos viejos escrúpulos pequeñoburgueses del individualismo y la ambición política personal o colectiva. Por último, no la politización de la Fuerza Armada Nacional, que siempre lo había estado, sino su partidización para convertirla en la columna vertebral y armada del proceso revolucionario.

En el plano internacional este acoso y destrucción de todo aquel o aquello que no contribuya directa y eficazmente al proyecto totalitario de Chávez, sin medias tintas, sin dudas y sin vacilaciones, ha venido acompañado de la calculada ruptura con organismos internacionales que en nada le sirven a una revolución socialista y que más bien constituyen concesiones que, si bien hasta ahora le servían a Chávez para tranquilizar la siempre ambigua y acomodaticia conciencia de los gobernantes democráticos del mundo, en estos momentos de ruptura definitiva carecen de utilidad. Fuera, pues, caretas y disfraces. Ya no hay que disimular nada. A partir de ahora se impondrán el desafío y la irreverencia. Es decir, adiós al FMI, adiós al Banco Mundial, adiós a la OEA, tan conveniente ayer, tan anacrónica e insulsa hoy. Adiós, en fin, a todo lo que no sirva para fortalecer la revolución y para estimular su expansión por América Latina. De ahora en adelante sólo eso tendrá sentido en las relaciones internacionales de Venezuela.

Y sólo lo que ayude a debilitar a Estados Unidos, el enemigo estratégico, al que Venezuela aspira a sustituir como regulador de la vida política y económica en la región. De ahí el ALBA, de ahí el Banco del Sur, de ahí la cooperación energética, la construcción de refinerías y los gasoductos. De ahí, como símbolo claro de su decisión de imponer su veleidosa voluntad, el etanol sí, el etanol no, el etanol por supuesto sí.

Esta es la realidad que se ha hecho evidente en los últimos 5 meses. Frente a ella, la actual dirigencia política opositora ha demostrado lo que se puso en evidencia desde abril de 2002: su incapacidad para estar a la altura de las circunstancias. Su comportamiento a lo largo de los meses previos a la consulta electoral del 3 de diciembre y su reacción la misma noche de las elecciones sólo valieron para legitimar la naturaleza democrática de un régimen que precisamente tiene como propósito echar abajo esa democracia, y para despojar a media Venezuela de su ilusión de volver al pasado. Un salto atrás que, por otra parte, siempre resulta un imposible político y existencial.

De este modo, concentrado en sus manos todos los poderes, amo y señor de todos los resortes que mantienen con vida al país, legitimado internacionalmente por la propia oposición derrotada el 3 de diciembre, sin serias amenazas internas o externas, con millones y millones de venezolanos sometidos a los mecanismos distributivos del Gobierno y a la habilidad de Chávez para convertir en melodrama heroico hasta el cambio negociado y bien pagado de la composición accionaria de empresas mixtas o la liberación de Luis Posada Carriles para anunciar con la gravedad del caso que la conspiración para asesinarlo está de nuevo en marcha, se tiene la impresión de que los caminos de la libertad se han cerrado en Venezuela para siempre. Sin embargo, como todo en este mundo, este túnel también tiene su salida.



  





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog