Los pobres utilizan tres veces más los hospitales que Barrio Adentro

Por Venezuela Real - 7 de Mayo, 2007, 19:14, Categoría: Salud

THAMARA NIEVES
El Mundo
07 de Mayo de 2007

Un estudio realizado a finales de 2005 por varios investigadores, determinó que el programa de salud que adelanta el gobierno tiene patas cortas. Los estratos más bajos lo padecen y 10% prefiere ir a una clínica privada

Caracas. E. Rojas tiene más de un mes de embarazo, vive en una barriada del oeste de Caracas y no cree en Barrio Adentro. "No, vale, esos cubanos le mandan a tomar lo mismo a todo el mundo. Yo prefiero ir al Magallanes, aunque tenga que hacer la cola desde las cinco de la mañana, porque si uno llega después de esa hora se pasa todo el día ahí sentada y pasando hambre". Sus vecinas tampoco van, "porque no tenemos confianza".

Entretanto, el médico Henry Bejarano no tiene cómo agradecer al programa Barrio Adentro por la recuperación de su columna vertebral. En 2005 fue a un módulo cercano. Una colega cubana lo mandó a operarse, lo remitió a un centro donde le confirmaron el diagnóstico y lo enviaron a Cuba.

Expresa todo su reconocimiento a los galenos antillanos.

¿Cuál será la verdadera eficiencia en la asistencia sanitaria de la población? Exministros de Sanidad e investigadores aseguran que el gobierno fracasó en sus políticas de salud, muy especialmente en su programa bandera: Barrio Adentro (BA). Consideran que es la razón por la que la demanda insatisfecha se está desplazando no sólo hacia la red pública de hospitales tradicionales, sino hacia la privada, que a pesar de haber duplicado su crecimiento en la última década, se encuentra desbordada.

"El Sistema Público Nacional de Salud (SPNS) está colapsado porque BA I, BA II y BA III no han logrado articularse entre ellos y a su vez tampoco con el sistema público de salud tradicional. No se han realizado las obras de infraestructura necesarias, ni ha llegado la dotación requerida, incluyendo los equipos de alta tecnología, lo que obliga a la red de clínicas privadas a expandirse aceleradamente", sentenció José Félix Oletta, ex titular de Sanidad, quien se ha dedicado a recabar información sobre el funcionamiento actual del sistema de salud.

Sin embargo, acota que la preferencia de la población se inclina 58% por la red convencional de servicios públicos -MSDS; IVSS, Ipasme- y 25% que va al sistema privado, lo que contribuye a empeorar el colapso en el sector salud y a subutilizar Barrio Adentro (BA). Datos que se desprenden de una investigación del Centro de Estudios para el Desarrollo (Cendes) de la UCV, realizada por Jorge Díaz Polanco, demuestran que BA no ha resultado lo que se esperaba. El mérito de BA, asegura el médico, radica en ser políticamente eficaz, y en consecuencia, su impacto en la política de salud debe ser enfocado desde esa perspectiva.

Díaz Polanco dirigió a finales de 2005 una exhaustiva investigación (El impacto de la Misión Barrio Adentro) para la World Development Consultant, financiada por el Programa de Ayuda Exterior de la Unión Europea, y opina que por primera vez se asume directamente que la política de salud es "política". Por tanto, BA "es más un proyecto de hegemonía nacional e internacional que de salud, mediante el cual se hacen negociaciones de tecnología, medicamentos y recursos humanos", según refiere la presentación del estudio.

En esa investigación, con una muestra de 11.400 familias, participaron también los docentes Konrad Evans, Sara Vera, Edgar Caputo, Saydra Borges y el exministro de Sanidad Carlos Walter, quien comenta que la clase E utiliza casi tres veces más la red convencional que la de BA, y casi 10% de estas personas, buscan servicios privados; 30% de la población de los sectores A y B se atiende en la red convencional pública y en un pequeño porcentaje en BA, puntualiza Walter.

ISLA DE LA FANTASÍA

El estudio, realizado en todos los estados menos en Vargas, sostiene que si construir 600 Centros de Diagnóstico Integral, Salas de Rehabilitación Integral y Centros de Alta Tecnología en el corto plazo, como se planteó para BA II ha sido inalcanzable, una "misión imposible" es BA III, que consiste, en su primera etapa, en remodelar y dotar 43 de los más grandes hospitales del país. A dos años de aquella proyección, Díaz Polanco la ratifica.

Oletta añade que uno de los nudos que obstruyen la fluidez del sistema de salud es la red paralela de BA, que debería haber contribuido a aliviar la demanda en los hospitales públicos y clínicas privadas, sin embargo esto no ha ocurrido.

BA III busca en su primera etapa fortalecer 43 de los grandes hospitales del país, los cuales disponen del mayor número de camas hospitalarias: 12.250 que corresponden a 59% de todas las camas y 261 quirófanos, que representan el 47%.

Cinco de estos hospitales están en Caracas: Luis Razetti, J.M. de Los Ríos, José Gregorio Hernández, Maternidad Concepción Palacios y Carlos Arvelo (Militar). La mayoría de ellos están en las capitales de los estados, tienen la mayor cantidad de ofertas de servicios, son centros de referencia donde se realizan procedimientos de mayor complejidad y en gran parte sirven para la docencia universitaria.

"El tiempo programado para esta primera fase fue de 308 días, y a poco más de un año de ejecución, no ha sido terminado ninguno, bien por no haberse concluido las obras de infraestructura o por no haber llegado la dotación", advierte el investigador.

LOS CUELLOS DE BOTELLA

Para José Félix Oletta el primer cuello de botella se presenta porque la red no está bien equilibrada.

Considera que ésta debe atender al paciente, si necesita especialización hacerle la referencia y, finalmente, asegurarle cama, quirófano, o ambos.

Pero un primer nudo se presenta entre BA I y BA II, y arrastra el problema de atención a los hospitales públicos y a las clínicas privadas: "El sistema paralelo de BA no ha resuelto su referencia". Explica que un segundo nudo se produce al remitirse al paciente a la red convencional -atiende más de 75% de las referencias nacionalesque se encuentra colapsada por carecer de recursos financieros y materiales hospitalarios.

Nadie puede acometer una re- modelación gigantesca como la prevista en BA III, sin paralizar el hospital: "Y esa es la razón por la que el sistema privado está atiborrado". En 10 años, el sistema privado se duplicó y se elevaron 10 veces los gastos del gobierno central, en este lapso, para el sector (pólizas de Hospitalización, Cirugía y Maternidad): en 2006 representó unos 200 mil millones de bolívares.

Oletta asegura que la calidad no está acorde con la inversión y mientras en el presupuesto ordinario de salud se registra un decrecimiento progresivo durante los últimos cinco años (bajó a 1,5 del PIB), el presupuesto paralelo supera por tres veces lo asignado al ministerio: "Los recursos para BA –solamente en 2006– superaron los 3 mil millones de dólares,".

Oletta opina que un tercer nudo es el déficit de camas de cuidados intensivos: "Ya no se trata de la tecnología de laboratorio o de diagnóstico: necesitamos 30 ó 40 por cada 10 mil habitantes y apenas si llegamos a 17". En el sector privado funcionan 344 clínicas y hospitales -29 sin fines de lucro- el número de camas supera las 20 mil: "Esa es la respuesta del sistema privado ante el déficit público, crear instituciones de salud, al punto de haber habilitado en un corto plazo 6.000 nuevas camas hospitalarias".

VERSIÓN OFICIAL

En la oficina de prensa del ministerio aseguraron por varias semanas que sólo el titular del despacho está autorizado para responder a los estudios que presentamos. No obstante, enviaron varios cuadros que resumen los logros alcanzados, los cuales publicaremos en la edición de mañana. Por ejemplo, señalan que sí fueron construidos los 606 centros de atención de BA II.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog