La amiga de Chávez

Por Venezuela Real - 12 de Mayo, 2007, 19:42, Categoría: Injerencia de/en Venezuela

Cambio.com.co
12 de mayo de 2007

Con seguimientos a su ex esposa, las autoridades buscan saber si Gustavo Petro está detrás de la formación de círculos chavistas en Colombia.

EL PRESIDENTE ÁLVARO Uribe reaccionó furioso cuando le informaron que el viernes 4 de mayo hombres de Inteligencia del Ejército fueron sorprendidos mientras merodeaban en la casa donde vive la señora madre del senador Gustavo Petro en la población cundinamarquesa de Tabio.

"Torpes", fue el adjetivo que el Mandatario les endilgó a los agentes encubiertos al conocer detalles adicionales del episodio según los cuales ellos le seguían en realidad los pasos a Marilú Herrán -ex esposa de Petro-, quien habita en la casa vecina donde se estaría reuniendo con militares colombianos adeptos a la causa socialista que proclama el presidente venezolano Hugo Chávez.

Al Presidente de la República le parecía inconcebible que militares adiestrados en ese tipo de tareas no supieran siquiera que allí vivía la progenitora de Petro, el dirigente de oposición que mayores resquemores despierta hoy en círculos palaciegos, especialmente después de que convirtió al Jefe del Estado y a su familia en objetivo directo de sus debates sobre el fenómeno del paramilitarismo.

La irritación del Mandatario creció al enterarse ese mismo día que desde hace por lo menos tres años los servicios de Inteligencia de la Policía Nacional han seguido con celo las actividades de la señora Herrán, tras comprobar que no sólo es amiga de Chávez sino que de acuerdo con sus pesquisas hace parte de la nómina de asesores del Palacio de Miraflores, sede del gobierno de Caracas.

Según fuentes cercanas a Palacio, a Uribe se le antojaba inconcebible que este episodio hubiera dejado al descubierto que sigue sin cumplirse su instrucción en el sentido de que las agencias de seguridad del Estado deben compartir la información confidencial que poseen para evitar problemas como este.

Las mismas fuentes le contaron a CAMBIO que el mandatario considera que episodios como el de Tabio sirven para crear la sensación de que Petro y su familia son objeto de una persecución oficial a raíz de sus posturas y que, por ese camino, es fácil que se conviertan en víctimas. De otro lado, la fallida operación militar echó por la borda el  legítimo derecho del Estado a obtener una información confiable que le permitiera detectar a tiempo alguna potencial amenaza contra la seguridad nacional.

La preocupación presidencial no tenía origen en simples suposiciones. La semana pasada quedó claro que sí es cierto que organismos de seguridad han seguido con ojo avizor a Petro y a personas de su entorno, incluida su ex esposa, con quien no tiene relación alguna desde hace años.

Y que los investigadores no han hecho ese rastreo como consecuencia de los debates del Congresista sobre los vínculos entre políticos y paramilitares sino desde mucho tiempo antes del desmonte de las autodefensas.

Prueba de ello es el dossier que la Policía viene preparando desde 2004, cuando sus agentes obtuvieron fotos y otros documentos sobre la relación de la señora Herrán con el mandatario venezolano.

Una de esas imágenes, obtenida por CAMBIO, muestra a la ex esposa de Petro al lado del Chávez durante una recepción ofrecida por el entonces embajador Roy Chaderton con motivo de una visita del mandatario a Bogotá.

Pero más que el registro mismo de la reunión social, a los agentes que analizaron el material les pareció curioso que Marilú apareciera acompañada por dos hombres que tenían anotaciones de inteligencia como enlaces de grupos de resistencia bolivariana,  cuya creación se estaba gestando en Colombia. Uno de ellos era conocido como Javier Fonseca y el otro aparece identificado como Camilo (ver foto).

Confirmados los nexos y proximidad de Marilú Hernán con Chávez, una comisión de inteligencia les siguió la pista a los recursos de funcionamiento del Instituto Bolivariano de Estudios Latinoamericanos, dirigido por ella y situado en el barrio La Castellana, en el norte de Bogotá. La misión de inteligencia tuvo como punto de partida una hipótesis de trabajo según la cual de manera subrepticia la entidad canalizaba dinero destinado a la creación en Colombia de círculos bolivarianos afectos a la revolución chavista.

Las averiguaciones no se han quedado allí. Además de husmear en documentos contables y movimientos bancarios, la misión ha venido trabajando en la verificación de informaciones según las cuales, además de su rango de asesora del Palacio de Miraflores, la señora Herrán tiene voz y voto en entidades administrativas que controlan los juegos de azar en Venezuela.

Aunque Petro y otros dirigentes del Polo Democrático son bien recibidos por Chávez e incluso lo han asesorado en la toma de altas decisiones políticas, hasta ahora, sin embargo, no ha surgido alguna evidencia sólida que conecte al Parlamentario con las actividades de su ex esposa y mucho menos con los supuestos círculos bolivarianos.

La señora Herrán asegura que su amistad con Chávez ha sido utilizada por los detractores de su ex esposo como caballito de batalla para desprestigiarlo. Petro, a su vez, sostiene que desde cuando se disolvió la sociedad conyugal ambos tomaron caminos propios. "Es cierto que su casa está al lado de la de mi madre, pero eso apenas es una consecuencia de la repartición que hicimos al separarnos".

INTERROGATORIO

La cadena de rumores en torno a lo que había ocurrido en la residencia de la mamá del senador Gustavo Petro, forzó el lunes pasado al comandante del Ejército, general Mario Montoya y al comandante de la Policía de Cundinamarca, coronel Wilson Laverde, a reunirse con los dos suboficiales involucrados en el incidente.  Al comienzo de la conversación los militares explicaron que su misión consistía en seguir los pasos de miembros de la Fuerza Pública que simpatizan con el presidente venezolano Hugo Chávez. Sin embargo, la presión de Montoya hizo que los suboficiales confesaran que en realidad habían llegado a ese lugar de Tabio porque les habían encomendado la tarea de hacer inteligencia en torno a los movimientos de Marilú Serrano, la ex esposa del senador  Petro.

Luego revelaron que poco antes de su detención habían ingresado a la casa de la mamá del Senador, a quien le pidieron permiso para tomarle fotos a una casa vecina. Cuando se disponían a realizar esa actividad apareció otro familiar del Congresista, que, alarmado por la presencia de dos extraños en el lugar decidió llamar a los agentes de la Policía que custodiaban el sector.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog