La izquierda está contra Chávez

Por Venezuela Real - 14 de Mayo, 2007, 15:32, Categoría: Política Nacional

Pablo Corral V.
Forodemocratico.org
24 de abril de 2007

Teodoro Petkoff  (1932 ) es un político, periodista y economista venezolano, famoso dirigente y guerrillero comunista en la decada de los 60, miembro fundador del partido Movimiento al Socialismo que apoyó a Chávez en 1998, candidato presidencial en dos ocasiones. Es un hombre con amplias credenciales de izquierda y se ha convertido en uno de los más importantes y lúcidos opositores de Hugo Chávez.

A continuación una transcripción de la entrevista:

Pablo Corral (PC):  Muchísimas gracias Dr. Pettkoff  por hablar con nosotros, bienvenido a Foro Democrático. ¿Usted es una persona de izquierda, se puede ser de izquierda y estar en contra de Chávez?
Dr. Teodoro Petkoff (TP): La única manera de ser de izquierda en Venezuela es estando en contra de Chávez.

PC:  Nos podría explicar un poco más esto.
TP:  Vamos más allá del hecho de que hay gente de derecha que está en contra de él. Pero obviamente soy fiel a mi mismo y a mis convicciones. Justamente porque estoy en contra de Chávez, porque entiendo que la izquierda de la que yo formo parte –yo fui miembro del partido comunista  y me fui precisamente rompiendo con la Unión Soviética, con el comunismo, con el movimiento comunista, con el estalinismo-. No puedo entender  que si me divorcié de Stalin es para casarme con Chávez. (La izquierda) es una concepción democrática del cambio social; no es una concepción autoritaria, autocrática y militarista que son los rasgos principales del régimen de Chávez.

PC:  Pero Chávez acusa a todos sus opositores de ser oligarcas, de ser amigos del imperio.
TP: Bueno, esa misma acusación, la desmesura de esa acusación revela su absoluta falsedad, usted comprenderá que un país donde el 40% de la gente votó contra Chávez en las elecciones presidenciales es bien difícil que ese 40% sean todos oligarcas y agentes del imperialismo. Esa acusación es una estupidez, por otra parte es la retórica tradicional de lo que en una época, en alguno de mis libros, llamé la falsa conducta revolucionaria

PC  A nosotros nos interesa muchísimo comprender un poco más el proceso que ustedes siguieron en Venezuela, estamos a punto de ir al referéndum para llamar o no a la Asamblea Nacional Constituyente y hay muchísima esperanza de la gente en el Ecuador. ¿Nos puede explicar cómo fue ese momento político en Venezuela? Háblenos de la esperanza que tenía la gente, de qué es lo que sentía la clase media, el desprestigio de los políticos.
TP: Bueno, efectivamente Chávez no es un rayo en un cielo azul. Chávez es la consecuencia de, podríamos decir los 20 años anteriores a él, cuando los grandes partidos que definieron a Venezuela, Acción Democrática y el Partido Social Cristiano COPEI fueron progresivamente desentendiéndose del país, dejando de pensar el país y sus problemas, dejando de propiciar y avanzar en las reformas que ya estaban maduras en la sociedad venezolana. Transformados en maquinas electorales, en el uso del poder y en la defensa del poder como tal. Por supuesto se forjó dentro del marco de un proceso de decadencia económica del país que ya lleva 25 años. El pueblo cuando apareció el lider popular que con un discurso antipartidista muy duro y por cierto no solo antipartidos AD-COPEI. (Era) un partido anti-político. Un partido que era expresión de la antipolítica en su momento. Logró que el país votara por él y despertó una gran esperanza, eso es obvio, era evidente. Despertó una esperanza que incluso dura todavía, hay una parte del país que sigue confiando en Chávez.

PC  Quisiera saber cómo fue esa campaña, se trataba de dividir a los opositores, se sembraba odios, ¿cual era el papel de los intelectuales de la clase media en esos primeros meses.
TP: Bueno usted tendría que llamarles la atención a los lectores de Foro Democrático que a diferencia de todos los procesos revolucionarios habidos en el mundo -hayan terminado bien o no- la intelectualidad siempre los apoyó, la intelectualidad siempre de izquierda. En Venezuela tendría que llamarles la atención que todos los intelectuales prácticamente, con excepciones que se pueden contar con los dedos de dos manos, están en contra del gobierno. Toda la izquierda intelectual está en contra del Gobierno. Es un detalle llamativo para ver de qué naturaleza es este gobierno y el uso del apelativo izquierda es simplemente  una cuestión de comodidad, de inercia intelectual. Si nos ponemos a discutir que cosa es este gobierno realmente, que sea de izquierda es bien discutible.  Porque no sé si una izquierda moderna puede ser definida en términos de autoritarismo, autocratismo y militarismo y además de expansión del estatismo, de invasión de distintos ámbitos de la vida social por el Estado para controlarlo.

No sé si (es de izquierda) un país donde el deporte esté estatizado, donde la cultura esté regimentada, donde el aparato de educación es utilizado para inculcar los valores de la revolución a los muchachos, como dice la retórica oficial; donde se esté en proceso de anular las organizaciones no gubernamentales, en particular las que se ocupan de derechos humanos, donde se amenaza la autonomía universitaria continuamente -aunque todavía no se ha pasado a los hechos- donde hay un proceso creciente de reducción del espacio para el ejercicio de la libertad de expresión y donde se ha hecho de las fuerzas armadas una ficción de partido fuertemente ideologizada.

En los desfiles militares usted ve los camiones, los vehículos militares con consignas políticas adosadas de los costados, algunas de ellas tan creativas como “patria o muerte”, por ejemplo. Entonces si eso es un gobierno revolucionario y eso es lo que nos espera, sin hablar de una política económica, por supuesto que es la misma de siempre, que lo único que hace es apoyarse en unos recursos petroleros mil y unochescos que por supuesto le dan un margen de maniobra muy grande al gobierno y le permiten desde luego mantener por ejemplo programas sociales que mas allá del despilfarro, la corrupción y la  designación política llegan, llegan a una parte significativa del pueblo y ayudan a mantener el vínculo afectivo y emocional que Chávez creó hace 9 años.

PC:  ¿Es decir el clientelismo político?
TP: Bueno, obviamente se trata de programas clientelares pero en fin de cuentas, conceptualmente bien diseñados. Lo que pasa es que su ejecución está demasiado contaminada de discriminación, de despilfarro y de corrupción. La corrupción en Venezuela ha alcanzado extremos terribles. Bueno, Venezuela como petroestado al fin siempre ha sido un país de niveles muy altos de corrupción, pero los de ahora no tienen comparación, primero porque el botín es mucho mayor que antes y luego porque la impunidad también es muchísimo mayor que antes, ya que prácticamente no hay sanción.

PC:  Una cosa que los que no conocemos Venezuela o no hemos vivido en Venezuela no logramos comprender es cómo llega Chávez a acumular tanto poder. Nos puede explicar un poco este proceso, aparentemente todo es democrático porque ha habido elecciones, eso es lo que dice el chavismo y cualquier critica a la democracia del chavismo es atacada con ferocidad, es el peor insulto que se le puede hacer.
TP: Si, bueno el proceso le ha tomado 8 años, le ha tomado 8 años a través de los cuales, primero la convocatoria de la Constituyente sirvió para fabricar una nueva Constitución -la Constitución en si misma no es mala por cierto. Es la constitución mas violada de la historia Venezolana por Chávez, hasta el punto que en este momento se propone reformarla y van a reformar 132 artículos de los 350 que tiene la Constitución.

PC: ¡Que increíble!
TP:  Sí, a través de un proceso de reforma parlamentaria. Porque en sano constitucionalismo tendría que haberse convocado a una Asamblea Constituyente. Porque la reforma apunta incluso a la estructura misma del Estado. Entonces cuando se propone la reelección indefinida y se elimina el concepto de alternabilidad eso ya es una reforma que no se puede hacer meramente a través del parlamento, pero eso por supuesto son detalles que al chavismo le importan muy poco no. La va hacer, y la va hacer a través del Parlamento. Ahora esa Constitución, que repito no es mala, es una Constitución muy potable la que se hizo, sin embargo contenía algunos aspectos de militarismo, de reforzamiento del presidencialismo, de minusvalía del parlamento, que le permitieron en el curso de estos 8 años ir contando por cierto también con la gran ayuda de los gruesos errores que cometió la oposición. La oposición hasta el año 2005 estuvo dirigida por sectores mediáticos, económicos  y militares golpistas que trazaron una estrategia golpista que ayudó muchísimo a Chávez por supuesto, porque de las tres tentativas de golpe, salio  Chávez muy reforzado.

Y entre su propia voluntad de ir reforzando su poder personal -y los errores de la oposición que lo ayudaron mucho en este camino- fue anulando al parlamento, asumiendo el control de él; el parlamento a su vez designo un Tribunal Supremo totalmente chavista, el Parlamento designó una Fiscalía y una Contraloría  y una Defensoría del Pueblo de hombres del  Presidente, con decirle que el Fiscal  de la Republica era su Vicepresidente, y el Vicepresidente no era elegido sino designado por el Presidente. De manera que a la misma persona que ejerció como Vicepresidente luego luego lo hizo elegir como Fiscal General de la República, el supuesto garante de los derechos de los ciudadanos ante el poder del Estado. El poder electoral luego es designado por el propio Parlamento, tiene cinco dirigentes, cinco rectores como se llaman aca, cuatro son del chavismo y uno no es chavista.

Bueno, todo eso le ha permitido ir reforzando su poder. Y ahora con la reforma Constitucional se propone barrer los últimos vestigios de contrapeso al Poder Ejecutivo, o sea a su propio poder. A pesar de que ya tiene el Parlamento el Poder Judicial y tiene los Poderes derivados del Parlamento, todavía quedan por ejemplo gobernadores de Estado elegidos directamente.

PC: Y Municipios.
TP: Y municipios, por supuesto, con alcaldes elegidos directamente. Y claro, los restos del proceso de descentralización que arrancó en 1989 y que han quedado en la Constitución. Se quedó un Consejo Federal de Gobierno que no se ha reunido nunca, una sóla vez se reunió después del golpe de Abril de 2002.  Nunca más se ha reunido un Consejo de Estado, que son instrumentos de Federalismo.  La República de Venezuela se la define como Federal en la Constitución. Chávez la ha ido recentralizando absolutamente, y se propone, si no volver a designar a los gobernadores a dedo como se hacía hasta el 89, por lo menos crear mecanismos que le permita (inentendible) para evitar la posibilidad de que una gobernación surja alguna personalidad relativamente alternativa a la suya.

Bueno, y así ha sido el proceso y yo espero que en Ecuador las cosas no vaya así. Que sea una Constituyente que realmente le de al país una Constitución Democrática, y que el proceso político produzca la reforma que el país necesita y que se avance en un camino de reformas sociales profundas e importantes pero conservando el más importante de los valores, que es la democracia.

PC: ¿Hubo Pacto Social en Venezuela? O, ¿hubo una imposición del Chavismo?
TP: No, no en Venezuela hay una situación muy desgraciada. Venezuela esta dividida en dos mitades, esta totalmente polarizada. Para todos los efectos prácticos son dos mitades, el 60- 40. Si tomamos en cuenta que el 40%  que voto en contra de Chávez, es un 40% que reúne a los sectores mas dinámicos de la nación: la clase obrera organizada –que esa no es Chavista-, los sectores sindicales, la clase media profesional, la clase media en general, bueno, nos daremos cuenta de que son dos mitades totalmente incomunicadas porque el Gobierno actua como si esa otra mitad de Venezuela no existiera.  Es decir, no solamente no establece ningún diálogo con ella, no procura establecer, tender puentes para el manejo cotidiano de la Administración Publica, sino que hay una actitud deliberada de ignorar a la oposición. Por eso es que por ejemplo, las críticas, los señalamientos de corrupción, etcétera, no se han debatido porque ni siquiera les presta atención; y recientemente hubo un episodio de que un diario que es dirigido por un chavista muy conocido, -que es un diario muy importante en Venezuela- hizo un reportaje de la corrupción en las relaciones económicas entre Venezuela e Irán, eso provoco la furia del Presidente que, en televisión, hizo un reclamo publico al diario, regañó al director -que es  un chavista, que es un partidario suyo- y, además, uno de los ministros amenazó con una demanda a este diario, precisamente por haber puesto al desnudo ese caso de corrupción. O sea que, el gobierno no resiste la crítica ni siquiera cuando viene de sus propias filas.

PC: ¿Hay un Estado absolutista, completamente?
TP: No, no se puede decir eso.  Yo hablo de un proceso que, tendencialmente, apunta a reforzar el autoritarismo, el autocratismo y el militarismo, y a ampliar el radio de acción del Estado, el estatismo, que apunta a ocupar otro espacio de la sociedad. Pero en Venezuela, formalmente hablando, todavía tenemos un régimen democrático. Ahora, por supuesto, con demasiados bemoles. Los rasgos formales de la democracia subsisten, hay elecciones, hay partidos políticos; ahora, cómo funciona el sistema dentro de esa anatomía formalmente democrática, ya es otra cosa, y obviamente el margen de acción para la actividad democrática en Venezuela está sembrado de minas, es un campo minado.

PC: ¿El proyecto bolivariano busca implementar la democracia participativa en lugar de la democracia representativa que es capitalista, (busca implantar) la democracia directa?
TP: Ojalá buscara implementar alguna forma de democracia participativa. Aquí la única forma de democracia participativa es que el Sr. Presidente les participa a los venezolanos o a sus partidarios que va a hacer tal o cual cosa. La democracia participativa es un slogan constitucional, correcto, yo creo que añadir a la democracia representativa la concepción, participativa, deliberante, me parece importante. Desgraciadamente, no es ese el camino que ha seguido Venezuela. Todo lo contrario, Chávez es un hombre que un día se levanta y dice “saco a Venezuela de la Comunidad Andina”. No hay consulta con el país; tenía que, constitucionalmente, haber convocado a un referéndum consultivo. No hay consulta con sus homólogos de otros países, sencillamente -no discuto si tenia razón o no-  no se procede así frente a un hecho tan delicado como ese.

Para poner un ejemplo, un día puede amanecer diciendo, la autonomía del Banco Central consagrada en la Constitución fue un autogolpe que nos metimos. Bueno pues, un Presidente democrático plantea la reforma a la Constitución, cuando dijo eso hace tres o cuatro años. No (es ese el caso), el Presidente actúa como si no existiera la Constitución, la Constitución Autonómica del Banco Central.

La democracia participativa, le repito, no va mas allá del mero planteamiento retórico.

PC: El hecho de que ha habido tantas elecciones, tantos referéndums, significa que el gobierno está siempre en campaña; ¿es que usa los fondos del Estado para hacer campaña, los proyectos sociales son parte de esa campaña permanente del gobierno?
TP: No se trata sólo de los proyectos sociales, usted tendría que buscar en la página web de la Unión Europea, en la página web de la OEA, los informes que rindieron las respectivas misiones de esas instituciones a raíz del referéndum revocatorio y de las elecciones de Diciembre pasado. Ahí, usted podrá encontrar todo lo que se refiere al ventajismo, al uso abusivo de los recursos del Estado y de los dineros del Estado. Yo no tengo que añadirle nada.  Baje usted, de las páginas de la Unión Europea y de la OEA, los informes de las respectivas misiones en Venezuela.  De las respectivas misiones electorales.

PC: Es decir que, se utilizaron todos los recursos posibles para conseguir votos. Desde cedular hasta cambiar las reglas electorales…
TP: Todo lo que pueda imaginarse, y además el uso de los dineros públicos.  Sin hablar de los vehículos, de los aviones, de la participación abierta y descarada –constitucionalmente prohibida y legalmente prohibida también- de las instituciones publicas en la campaña electoral. Los ministerios, los institutos autónomos, todo participó en la campaña electoral.

PC: ¿Qué esperanza tiene la oposición de en algún momento recuperar el poder, de  regresar a la razón y a la democracia?
TP: Yo creo que no seria correcto hablar de qué esperanza tiene la oposición, sino qué esperanza hay de crear una alternativa, que me parece más correcto y es así como yo lo veo, porque la oposición pareciera ser como una cosa cristalizada y la oposición ha ido cambiando de carácter aquí y de naturaleza. De hecho, al comienzo la oposición estuvo dirigida por factores mediáticos, económicos y golpistas. Ahora la oposición esta dirigida por factores democráticos.  Y la fuerza principal de la oposición es la que se estructuró en torno a Manuel Rosales como candidato presidencial, que es un hombre que proviene de la centro-izquierda; y su movimiento, por supuesto, apuntaba a una estrategia democrática. Eso ha venido cambiando, así como el régimen ha venido cambiando a lo largo de estos ocho años, la oposición también. La idea es construir una alternativa, no simplemente derrotar a Chávez, sino construir una alternativa, una proposición al país que pueda recomponer la institucionalidad -porque aquí ha habido un deslave institucional, las instituciones están tremendamente deterioradas-, que pueda llevar adelante una estrategia económica que haga de la lucha contra la pobreza el eje de esa estrategia económica, acompañada de las políticas sociales correspondientes y que nos permita restablecernos  los fueros de la vida democrática.

PC: ¿Hay que recoger las cosas positivas del chavismo para construir un nuevo sistema más abierto y más democrático?
TP: Yo diría que, del chavismo, lo único que uno podría reconocerle es haber hecho de la cuestión social el gran tema venezolano. Hoy nadie discute que ese es el gran tema de Venezuela. Antes de eso era un tema que, nosotros, la gente de izquierda éramos los que lo levantábamos. Y los grandes partidos estuvieron desentendidos en sus últimos veinte años  de esta cuestión. Es hoy el tema social, sí es realmente el gran tema. Ahora, paradójicamente, ahí es donde está el gran fracaso de Chávez. Porque mas allá de los programas sociales que, repito, están bien diseñados conceptualmente, muy mal implementados; pero, sin embargo, por el montón de dinero que transfieren, llegan y llegan lejos y constituyen una ayuda, sin duda, para sectores muy empobrecidos. Pero, sin embargo, los programas sociales son una ayudita, un “tente allá”, un “tente en pie”. Pero la lucha contra la pobreza realmente pasa por una política económica que cree empleo porque el desempleo es nuestro más grave problema. La mitad de la población venezolana está en el sector de la informalidad: vendedores callejeros, “buhoneros” como los llamamos acá o desempleados abiertos. Ese es nuestro  problema. No puede hablarse de lucha contra la pobreza sin diseñar una política económica que desarrolle en positivo al país, que cree empleo, que le dé un sustento económico a las políticas sociales. Las políticas sociales, por supuesto, son necesarísimas, lo que habría es que descontaminarlas de toda la corrupción, el despilfarro y la discriminación política de que hoy son presas.

PC: ¿El modelo chavista se puede exportar? Muchos dicen que no es posible  reproducirlo en otros países.
TP: Yo creo que no y quien piense importarlo cometería un gravísimo error, por cierto. Yo creo que, hoy en América Latina se esta haciendo visible una cosa muy clara, que se puso de manifiesto en la reciente gira de Bush y de Chávez -las dos giras paralelas.  Las crecientes divergencias entre las agendas de Brasil, Uruguay y Chile, con la (agenda) de Chávez.

Estos tres países, obviamente, no comparten las políticas de Chávez y la idea de que Chávez pueda ser el líder continental de un bloque contra los Estados Unidos, es como diría un gringo: “Bullshit”. O sea, esto no tiene nada que ver con la realidad.

Y bueno, a Chávez le debe haber llegado al fondo del alma la reunión de Lula con Bush, ayer en Camp David.   Pero, además, la presencia de Chávez en Argentina. Debe haber llamado la atención el hecho de que ni siquiera el anfitrión, el que prestó el país para ese meeting, Kirchner, asistió al acto y ningún miembro del gobierno asistió. Tampoco fue Evo Morales y tampoco fue Ortega. Correa no debe haber ido porque estaba demasiado ocupado con sus propios problemas. Y no sé si hubiera ido, de haber podido. Pero es un detalle que llama la atención.

Es decir que, el hecho de que Chávez, por su estilo, por su lenguaje, por lo irritante que resulta su nuevo riquismo y el uso ostentoso de la riqueza, comienza a ser un personaje un tanto incómodo, incluso para sus amigos. No creo que vayan a romper con él, pero, obviamente, después de eso hubo ya un incidente de un ministro que hizo una declaración sobre la televisión en Brasil aludiendo a la televisión en Venezuela; diciendo que la televisión estatal es lo que hace Chávez en Venezuela, no lo que vamos  a hacer en Brasil, decía este ministro. 

Ahí hay detalles que revelan que comienza a estrecharse el margen de maniobra de Chávez en el continente. Y cualquier gobierno que acepte reproducir acríticamente el chavismo en sus países, se equivocará. Como fue un error la intentona, que se hizo en los sesenta y setenta, de reproducir el proceso cubano en América Latina.

PC: Usted nos habla de las dos izquierdas, esa es su tesis fundamental. ¿Nos puede explicar qué son  las dos izquierdas?
TP: Izquierdas hay tantas como movimientos que las integran. Como en la derecha, por supuesto, que tiene tantos matices como partidos puedan existir. Pero yo distingo en América Latina dos vertientes principales de la izquierda. Una vertiente moderna. Moderna en sus concepciones, moderna en la asunción de la democracia como un valor sustancial, porque la experiencia soviética, la experiencia cubana, y la experiencia china- con sus particularidades-, revelan que sin democracia no se puede hablar de cambio social, no se puede hablar de poder del pueblo. Que sin democracia lo único que se construyen son regímenes burocráticos  basados en la represión policial y militar. Y, al mismo tiempo, moderna en sus concepciones económicas.  Porque hace rato que se bajó de la idea de que en los anaqueles de los libros de economía soviéticos o cubanos, está la respuesta a los problemas de la economía moderna.

Ahora, por supuesto, cuando digo izquierda, -ya digo que una vez que la sensibilidad social esta sobreentendida- estoy refiriéndome a aquellos rasgos que diferencian a ésta izquierda de otra que, a pesar de mantener las mismas ideas de sensibilidad social, sin embargo, es antidemocrática. No sólo no es democrática, sino antidemocrática y de un atraso inconmensurable en sus concepciones económicas. Basta con ver a Cuba.

PC: Dr. Petkoff, ¿usted qué les diría a los ecuatorianos en este momento tan especial de nuestra política? ¿Qué recomendación haría? ¿Cuáles son las reflexiones que nos debemos hacer nosotros ahora?
TP: Yo no quisiera decir nada que pudiera ser entendido como una impertinencia de un extranjero en asuntos internos de un país que, además esta atravesando por  un momento delicado porque hay, obviamente, una gran controversia en su país, hay problemas políticos. Yo no quisiera realmente ser impertinente.

Lo que si creo que es válido es la idea de que el país, como todos los nuestros en América Latina, necesita superar los horrendos niveles de pobreza que en Ecuador existen, como existen en Venezuela, o existen en cualquier otro país de América Latina. Que ésta es una meta importantísima y decisiva, que  ninguno de nuestros países serán países viables en la medida en la que mantengan niveles tan exorbitantes de pobreza.  Que esa es la gran meta que debemos proponernos alcanzar, pero eso debe ser -para que sea válido, para que sea verdadero-, no puede hacerse sacrificando la democracia.
Si me permito decir una cosa, digo esta generalidad que acabo de decir.

Me parece tan importante avanzar en el camino de superación mediante políticas económicas y sociales adecuadas, superar la pobreza,  darles condiciones de vida dignas a la inmensa mayoría de población empobrecida hoy en el Ecuador -como en otros países de América Latina- y, al mismo tiempo, fortalecer y robustecer los mecanismos democráticos institucionales; de modo tal que, no sea sacrificada la libertad en nombre de la justicia, como tampoco es aceptable que sea sacrificada la justicia en nombre de la libertad.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog