La tragicomedia del etanol

Por Venezuela Real - 14 de Mayo, 2007, 18:43, Categoría: Petróleo/Energía

TalCual
14 de Mayo de 2007

El portal de noticias argentino Total News señaló que el tema del etanol resultó en un desastre diplomático para el dúo Castro-Chávez y en una de las tragicomedias más asombrosas de la historia regional. ¿Qué hay detrás del promocionado proyecto?

Los presidentes de América del Sur se encontraron en otra cumbre sin resultados. El tema de los biocombustibles fue el tema central, luego del pacto informal suscrito por Washington y Brasilia para impulsar el alcohol como fuente complementaria de la gasolina.

El gasoducto del Sur no avanzó -pues no hay gas almacenado disponible- y tampoco avanzaron los proyectos de integración energética regional por los problemas legales que abundan.

La reunión tuvo como telón de fondo el hecho de que Luiz Inácio Lula da Silva y George W. Bush quieren desarrollar un mercado mundial de biocombustibles que podría quintuplicar en 10 años la actual producción mundial de 40.000 millones de litros anuales de etanol.

Aunque esos 200.000 litros de etanol representan muy poco para remplazar el uso de la gasolina como combustible en el sector transporte, el acuerdo inicial tuvo mucha repercusión en la prensa internacional y provocó la ira de dos mandatarios locales.

DESASTRE DIPLOMÁTICO

El asunto resultó en un desastre diplomático para el dúo Castro-Chávez y en una de las tragicomedias más asombrosas de la historia regional, en las que el dúo perdió frente a la coalición de países que tienen interés en desarrollar esta opción energética.

En el tema relativo a los biocombustibles, en particular al desarrollo posible de etanol en base a celulosa, no hubo consenso, a pesar de que este es el futuro de ese biocombustible.

No hubo más avances, porque cuando Venezuela suministra combustible subsidiado -y pagadero en todo tipo de bagatelas si es que se paga- no podía haber ocurrido otra cosa.

Tras esta alianza entre Brasil, Estados Unidos y otros países de la región que producen azúcar y maíz, las acusaciones infundadas de Fidel Castro no se hicieron esperar. Las denunció como una “internacionalización del genocidio” y una “con- dena de muerte anticipada” para 300 millones de hambrientos -que no conseguirían alimentos de vegetales destinados a manufacturar combustibles- son francamente patéticas.

ACUSACIONES

¿Por qué esta obsesión de Castro con el tema del etanol, que se produce a base de azúcar?
Cuba ganaría más si transformara su producción de azúcar en etanol y la vendiera por un precio mayor al que recibe actualmente. Se supone que hay una razón de orden interno y otro de carácter externo.

En el plano interno, el mandatario cubano no parece dispuesto a vender la producción de azúcar -así sea un precio mucho mayor por el mayor valor agregado del etanol- a un país con valores democráticos y gusto por el comercio. En el plano externo, no le interesa la independencia energética de otros países.

Por su parte, Hugo Chávez termina también por contradecirse contradecirse aunque por otras razones.

En febrero del 2007 había pactado con Cuba el desarrollo de unas plantas de etanol y la siembra de caña y yuca por más de 300.000 hectáreas, además de trece o catorce plantas de etanol. Estos proyectos siempre tienen el riesgo plantear la migración forzada de la gente de la ciudad, lo que siempre es un problema para los socialismos.

GIRO TOTAL

Chávez dio un giro de 180 grados parafraseando a su mentor caribeño: “La locura que significa producir alimentos pero no para las personas, sino para los automóviles de los ricos”.

Hace un tiempo dijo algo parecido sobre los automóviles en Londres. ¿Se le olvida en qué tipo de vehículo se desplaza?

¿Cuántos viajes realiza en su costoso avión?

Hubo otro detalle en la frustrada cumbre. Marco Aurelio García, asesor para América Latina del presidente Lula, observó que Chávez y Castro “usan el etanol como combustible ideológico, cuando debería ser sólo combustible”. El tema del amor que le acota es algo francamente secundario y un tanto cursi. El punto es si el etanol, o más precisamente los biocombustibles, especialmente los basados en la celulosa, son una opción energética.

Si existe un “etanol socialista”, bueno según los neocomunistas, y otro “etanol imperialista”, malo y degradante según ellos; esto es un empobrecimiento del debate sobre el futuro de la energía.

“BUENOS”

En uno de sus discursos, en los que atacó los planes de producción de etanol -diferenciando un etanol socialista “bueno” y otro etanol imperialista “malo” -, Chávez dijo que América Latina “no tiene porqué preocuparse por el suministro energético, por lo menos por 100 años, porque todo el petróleo que necesita está en Venezuela, y podemos producir, durante 300 años, tanto gas como el equivalente al etanol que Estados Unidos consumirá según sus planes”.

EL PETRÓLEO SE ACABA

Esa visión no es sólo pobre, sino que ignora que el mundo del petróleo se va a acabar mucho antes. Ya estamos viendo cómo se desarrollan nuevas tecnologías que habrán de hacer más eficientes el uso de combustibles en el sector transporte, que consume cerca de la mitad del combustible del mundo. De esa mitad, el petróleo y sus derivados representan el 93% de acuerdo con cifras de la Agencia Internacional de Energía.

Esta no es una operación de “marketing político”, como sostenía alguien. Es la reedición de lo que Castro y Guevara pretendieron hacer con la Tricontinental, el “foquismo”, la llamada “estrategia de la media luna” y el Foro de Sao Paulo.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog