No nos dinamitarán el alma

Por Venezuela Real - 14 de Mayo, 2007, 15:35, Categoría: Injerencia de/en Venezuela

ISA DOBLES
El Mundo
14 de Mayo de 2007

En estos días ví en televisión al canciller de Cuba con Nicolás Maduro. Usualmente prefiero leer la información para evitarme por lo menos las imágenes ofensivas a nuestros principios, pero esta vez el cubano se refería al caso Capriles Radonski, que a ellos y al gobierno les deleita en su canallesca versión.

Allí, viendo a ese hombre descalificar a un venezolano decente y trabajador, me acordé de un comentario surgido del mismo Fidel cuando lo tenía cerca, entrenándose para cualquier cargo donde se le pudiera utilizar en un "por si acaso". Fidel dijo: "esta es la Cuba que a mí me da miedo. La que no se mueve al ritmo de su urgencia". Lo dijo por algo que se atrasaba. Esa "urgencia" que llevó a este muchacho a Canciller fue Robertico Robaina, brillante, moderno.

Robertico no estuvo de acuerdo, se atrevió a disentir y se vino encima de él y su familia la arremetida del gobierno para destrozarlo.

Y en ese espacio se colocó a este que hoy se atreve a descalificar a un venezolano decente, que se involucra libremente en nuestra política como un miembro más del gabinete del teniente coronel que ha "prohibido" a los extranjeros manifestarse sobre política convirtiéndolo de voz y letra en un delito.

¿Cuando este pueblo que es bondadoso y digno va a reaccionar? Esto no es asunto de Antonio Ledezma ni de Rosales. Es de nosotros. Cada vez más nos convertimos en lo que Chávez quiere y necesita. Un pueblo manso. Esto es más que cualquier otra cosa un atropello a los valores. Una vez conseguido que usted acepte que si hay hambre está permitido robar, si no hay casa está permitido invadir, usted es el lacayo de esta revolución.

Cuando a Carlos Fernández, Presidente de Fedecámaras se le esposó a la salida de un restaurant, lloré de impotencia y por supuesto escribí contra eso. Cuando trataron de aplicarle a Carlos Melo un expediente falso, lo esposaron y humillaron, aplaudí cuando Carlos pateó el barril que pretendían colocarle en la cabeza. Y no pudieron con él. Yo he estado con él en los barrios más duros y lo respetan. Porque uno no puede permitir que pisoteen lo que uno es.

Yo sigo negándome a aceptar que acaben con lo que soy. Y a Luis Beltrán Prieto Figueroa no han podido apropiárselo, porque en sus valores el maestro se defiende de ellos. El pueblo venezolano no puede seguir odiando a su vecino de siempre.

Porque este pueblo no es así. Cierran ahora Radio Caracas y no les extrañe que un Pedro Lander, el mismo que desde el Congreso insultó a Chimaras -cuando amenazó a los otros artistas que no están en el proceso, insinuando que les podía pasar algo también- o un Joselo olvidado sombríamente, asuman en su junta directiva. Porque de eso se trata. De envilecernos más y más. Cuando se voló el Viaducto a La Guaira no se buscaba acabar con su estructura maltrecha, que con repararla bien tenían. No: era el impacto sicológico de derrumbar a la Democracia.

Ahora este nuevo y por cierto feo, es la obra "de la Revolución". Borrón y cuenta nueva. Y así se busca dinamitar el alma del País.

Yo todavía tengo fe en mi gente. Quedamos vivos muchos de los que sabemos la verdad de nuestra historia. Lo que no nos está permitido es callarla. Hay que ser contestatarios con la vileza, venga de donde venga.

Llegará el día que el Canciller cubano entienda que Venezuela no es Cuba. Ni es de Chávez.

 «Yo sigo negándome a aceptar que acaben con lo que soy. Y a Luis Beltrán Prieto Figueroa no han podido apropiárselo, porque en sus valores el maestro se defiende de ellos.»









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog