El banquero del pueblo

Por Venezuela Real - 15 de Mayo, 2007, 13:50, Categoría: Economía

Kenna Narváez
TalCual
15 de mayo de 2007

Muhammad Yunus cuenta la historia del Grameen Bank de Bangladesh con la misma convicción que defiende el microcrédito como una vía para salir de la pobreza. El premio Nobel de la Paz destaca la fortaleza de la mujer, el valor de la educación, y no tiene reparos en reconocer que la globalización es una ruta por la que pueden transitar todos, incluso los más pequeños

El premio Nobel de la Paz, Muhammad Yunus, insiste en su prédica: “Los microcréditos deben ser una vía para el desarrollo, que incrementen la productividad y repercutan en mejoras de la calidad de vida de los prestatarios y, por lo tanto, de la sociedad”.

El director y fundador del Grameen Bank de Bangladesh, doctor en Economía en la Universidad de Vanderbilt en Estados Unidos, asegura que fue la hambruna en su país la que le obligó a ingeniárselas para crear una opción que abriera una oportunidad a los más pobres.

Asevera que esta práctica no debe ser de uso exclusivo del Estado sino una alternativa de todos los sectores. Explica que cuando está presente la mano del gobierno existe el riesgo de la politización y de que se pierda la razón del microcrédito:
“Llegar a los lugares donde el mercado no llega”.

“El sistema financiero es la base y sustento del proceso, donde los pobres aprenden a ayudarse para erradicar la pobreza. El desarrollo de los más pequeños es la prioridad. Lo importante es que se sientan útiles y promuevan sus propias formas de crecimiento”, dice Yunus.

EL SEXO FUERTE

Sus estudios y vivencias le permiten asegurar que las mujeres han demostrado ser la columna más fuerte de la economía. Ha comprobado que a través de ellas es mayor el beneficio para la familia y la comunidad.

Lo que termina traduciéndose en educación para los hijos, mejores viviendas y salud.

La experiencia en su país le reafirmó la creencia de que la mujer en una familia pobre desarrolla habilidades y capacidades para administrar y gestionar negocios que incluso desconocen. A esto se agrega su precaución, cuidado y sentido de responsabilidad para lograr el mayor beneficio en pro de su familia. Esto asegura el rescate del beneficio del préstamo que ha recibido. Yunus afirma que el banco siempre ha registrado beneficios. Nunca ha tenido problemas para que los prestatarios devuelvan el dinero.

“Esta institución pasa a pertenecer a los prestatarios en el mismo momento que piden un crédito. El sentido de pertenencia los compromete a cuidarlo. Los préstamos son pequeños y la única condición para otorgarles otro crédito es que paguen el primero. La entidad cobra intereses muy por debajo del mercado y ofrece préstamos especiales para vivienda y para estudiantes que cursen estudios superiores”.

En un momento fue un tabú. Pero hoy las mujeres representan el 97% de las prestatarias. Son 7.000 mujeres las dueñas del Grameen Bank y entre ellas escogen el consejo administrativo.

Los sistemas y la tecnología de la información, al igual que la educación, constituyen para Yunus los motores fundamentales para el desarrollo.

Yunus se apasiona contando anécdotas sobre cómo los beneficiarios de pequeños préstamos han crecido hasta convertirse, por ejemplo, en dueños de la compañía celular más grande del país, que a su vez es el mayor contribuyente de la renta de la nación, con 11 millones de suscriptores.

También siente orgullo porque la escolarización de los niños ha sido primordial. Aunque muchos clientes son analfabetos, ya cuentan con dos generaciones con total acceso a la educación desde que comenzó el proyecto.

“La estrategia de darle el dinero

 • ADIÓS A LA POBREZA
La propuesta del Premio Nobel de la Paz contiene características particulares. Parte de la premisa de que la pobreza es un problema adquirido de alcance mundial. “Se viva en Bangladesh o en Venezuela, es lo mismo. Sobre todo si se vive en una casa sin techo y al llover todo se moja”.

Se necesita de una banca inclusiva y no exclusiva. En Bangladesh, en vez de preguntar con qué cuentas para responder al crédito, el esfuerzo es porque los clientes sean los más pobres.

La banca, en vez de preguntarse a cuántas personas ha llegado y hacer alarde, pregunta: ¿A cuántos nos falta llegar?
Es un préstamo sin garantías ni fianzas, destinado a comenzar una actividad que genere ingresos, que permita salir de la pobreza. No importa lo que se haya hecho en el pasado sino lo que se hará en el futuro.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog