Moto NOTICIAS

Por Venezuela Real - 15 de Mayo, 2007, 14:40, Categoría: Seguridad/Inseguridad

Rommel Mendoza
TalCual
15 de mayo de 2007

Es mínimo resguardo policial en Catia y sus alrededores

Radar de los Barrios señala que apenas un 39 por ciento de los efectivos de la PM en la parroquia Sucre cumple labores de patrullaje, para colmo en condiciones ruinosas
Los efectivos de la Policía Metropolitana que realizan labores de patrullaje, prevención y represión del delito en la parroquia Sucre, apenas un 39 por ciento del total del cuerpo, tienen que costear de su bolsillo las municiones, uniformes, insignias y hasta los repuestos para motocicletas y radiopatrullas, de acuerdo a un informe de la Asociación Civil Radar de los Barrios.

“En la Zona 2 de la Policía Metropolitana, que abarca toda la parroquia Sucre y la parroquia El Junquito, hay un total de 600 efectivos. De ellos, 366 (el 61por ciento) está suspendido, de reposo, de vacaciones o asignado a actividades puntuales distintas al patrullaje, prevención y represión del crimen”, dijo el dirigente comunitario William Requejo, coordinador de formación de esa ONG en Catia.

Al revelar los resultados de un monitoreo realizado por esa organización a la Zona 2 de la Policía Metropolitana, Requejo explicó que la Zona 2 de la PM está compuesta por los distritos policiales 23, 24, 25 y 26. El distrito 23 comprende Pérez Bonalde, casco central de Catia, Cortada de Catia, Los Magallanes, Lomas de Urdaneta, Guacaipuro, Pro-Patria, La Silsa y Casalta I, II y III; el distrito 24 abarca Gramoven, Tamanaquito, Nuevo Horizonte, Tacagua Vieja, Niño Jesús, Mario Briceño Irragorri, Federico Quiroz y El Manantial, hasta el kilómetro 4 de la carretera a El Junquito; el distrito 25 se extiende desde Ruperto Lugo, Alta Vista y Los Frailes hasta Blandín y Ojo de Agua, pasando por toda la avenida Sucre, mientras que el distrito 26 cubre desde el kilómetro 4 de la carretera Catia-El Junquito hasta la sede la Escuela de la PM. “Esa inmensa extensión urbana, que posee una población superior a la que tienen la mayoría de las capitales de estado del interior de la República, sólo cuenta para su patrullaje y protección con 234 agentes de la PM”, destacó el portavoz del Radar de los Barrios, “pues los otros 366 efectivos se encuentran en la siguiente situación: 60 están suspendidos, 10 están de vacaciones, 6 están de reposo, 2 están embarazadas, 33 están ‘prestados’ a la parroquia San Juan, 20 están ocupados repartiendo citaciones de los tribunales (pues los alguaciles se niegan a hacerlo en los barrios), 30 están asignados a protección de víctimas, 35 están asignados a la custodia de centros asistenciales y educativos, 20 están asignados a la custodia de prisioneros que están siendo procesados judicialmente, 50 están destacados en la emergencia de Ojo de Agua y 100 están asignados a ‘puntos de control’, bajo las órdenes del Ministerio de Interior y Justicia, por lo que tales puntos pueden eventualmente estar ubicados fuera de Catia.” Reveló Requejo que los 234 agentes que si están prestando servicios de patrullaje y protección a la Parroquia Sucre, lo hacen “en condiciones ruinosas, sin el apoyo técnico, logístico y financiero que necesitan para tan delicada labor”.

De acuerdo a la investigación realizada por Radar de los Barrios, esos 234 agentes “tienen que pagar de su bolsillo los gastos ocasionados por reposición de uniformes, insignias, repuestos de sus motos y patrullas y hasta compra de municiones”. Para el vocero, esta circunstancia es la clave de la nefasta práctica conocida como “matraca policial”, pues “si un efectivo policial tiene que recurrir hoy a solicitar a un civil apoyo económico para comprar insumos, al día siguiente también lo hará para comprar medicinas o alimentos para su familia, o para satisfacer cualquier otra necesidad personal”.

En cuanto a la seguridad social de los efectivos de la PM, la investigación de Radar de los Barrios reveló una situación seguramente no conocida por la mayoría de los ciudadanos: “Si un policía metropolitano muere en el cumplimiento de su deber, su familia deberá pasar aproximadamente dos años de papeleo para cobrar la pensión de sobreviviente.

Y esa pensión no es permanente sino que equivale aproximadamente a año y medio del sueldo del funcionario caído”.

El coordinador de formación de Radar de los Barrios insistió en que “esa situación de extrema precariedad material en que se desarrolla la actividad de la Zona 2 de la Policía Metropolitana en Catia, se ve agravada por el deprimido estado anímico de los funcionarios, ya que numerosos efectivos de diversas gradaciones se manifiestan agraviados y ofendidos por las reiteradas declaraciones del alcalde metropolitano Juan Barreto”.

“Parece mentira, pero el alcalde Barreto, que es el responsable de las condiciones en que los policías tenemos que vivir y trabajar, en vez de ayudar a la PM no la apoya ni técnica ni financieramente, pero en cambio se la pasa insultando a este cuerpo, deteriorando aún más su imagen, haciendo de esa manera que la gente honesta que queda se quiera ir y que la PM quede completamente en manos de los mala conducta”, manifestó un funcionario de ese cuya policial cuya identidad se encuentra resguardada.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog