Por el camino de CUPET

Por Venezuela Real - 17 de Mayo, 2007, 17:48, Categoría: Petróleo/Energía

VenEconomía Opina
17 de mayo de 2007

La toma histórica del 1° de mayo de las cuatro mejoradoras de crudo de la Faja Petrolífera del Orinoco ha dejado muchos cabos sueltos. Pareciera que hasta ahora, es más simbólica que real la acción mediante la cual el Estado está aumentando de 40% a 60% su participación en las mejoradoras de la Faja.

Para comenzar, los términos de adquisición y los acuerdos como se manejarán las negociaciones estarían en pañales, aún cuando el plazo para concretarlos vence el 26 de junio, dentro de apenas seis semanas. Aunque existe un gran hermetismo sobre el curso que han seguido las negociaciones, la poca información que se ha filtrado a la opinión pública, indica que las mismas van de mal en peor. Incluso, se teme que todo este asunto termine con el retiro definitivo de una o más de las empresas extranjeras que mejoran el crudo de la Faja.

De ser éste el resultado, PDVSA quedaría como dueña absoluta de un sin fin de tubos e instalaciones, que en las manos inexpertas de la nueva gerencia roja, rojita se convertirán inexorablemente en chatarra pura. Peor aún, el Estado quedaría con hasta 600 mil barriles diarios menos de producción.
<zb:break>
Según se ha conocido, los puntos más neurálgicos que quedan por definir incluyen:
Primero, que PDVSA insiste en pagar el 20% de las acciones a su valor en libros y no a valor de mercado que es sustancialmente mayor.

Segundo, como ya es notorio PDVSA no tiene caja para pagar las acciones que se empeña en comprar, ni siquiera al pretendido precio de gallina flaca. Tampoco ha ofrecido una vía alterna de compensación razonable.

Tercero, PDVSA insiste en retener el "derecho" sobre el mercadeo de la totalidad de la producción de las mejoradoras. Esto crea tremendos problemas, por cuanto: Los financiamientos de los proyectos están respaldados por contratos a largo plazo de entrega a determinadas refinerías y la suspensión de esas entregas haría exigible de inmediato el pago de las deudas de las mejoradoras. Esto último sería una hecatombe, puesto que PDVSA no tiene con qué pagar.

Cuarto, PDVSA, según se comenta, no quiere pagar regalía por las tecnologías que son propiedad exclusiva de las empresas.

El quinto, y mayor, problema que enfrentan las negociaciones es el empeño de PDVSA en asumir el 100% de las decisiones gerenciales, en vez de buscar fórmulas para la toma de decisiones colegiadas entre todos los accionistas. Es muy difícil que las empresas extranjeras acepten ser convidados de piedra.

En el peor de los casos, las negociaciones con las mejoradoras no llegarán a ninguna parte. De ser así, no sorprendería que algunas de esas empresas decidan absorber sus pérdidas y abandonar el país. Tampoco sorprendería que éstas procedieran a demandar a PDVSA y a la República en los tribunales internacionales, tal como está permitido en sus contratos.

Cabe recordar que Cuba, no pudo recuperar a su estatal CUPET por varias décadas, por problemas de litigios en cortes internacionales, debido a acciones arbitrarias y unidireccionales similares a las que se pretenden imponer hoy en Venezuela.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog