En el Museo de Ciencias se reescribe el pasado

Por Venezuela Real - 19 de Mayo, 2007, 9:52, Categoría: Historia Oficial

ERNESTO CAMPO
EL NACIONAL  -   Siete Días
20 de Mayo de 2007 

Interpretación polémica. La exhibición Quiénes Somos, ubicada en dos salas de la galería, es especialmente controvertida. Reafirma el discurso de dominación español (una explotación que no legó beneficios) en la época colonial, suprime a hombres clave en el proceso de independencia, lo mismo en la era republicana, y le da mayor despliegue a los ocho años del proceso chavista que a los 40 años anteriores de democracia

El proceso chavista, liberador y "con la mayor participación histórica jamás conocida", tiene vinculación directa con la explosión social del 23 de enero de 1958. En medio no hay más que un hiato, un cúmulo de expectativas defraudadas, de dependencia neocolonial, un contexto de miseria alentado por el puntofijismo. Esa es una de las premisas de la exposición Quiénes Somos, ideada por el historiador y antropólogo Mario Sanoja y distribuida en dos salas de la planta baja del Museo de Ciencias de Caracas, desde finales de 2005.

La exhibición, con un discurso sintético que privilegia lo gráfi co padece, según Sanoja, una limitación espacial que le impidió plantear con mayor precisión algunos episodios históricos.

"Para una mayor comprensión, la presentación debía ir acompañada por guías didácticas que se distribuyeran en las escuelas", se excusa el autor, quien ya propuso al director del futuro Museo de Historia que esta pieza integre la colección de la nueva galería. "Pero no se pudieron editar".

La muestra plantea un recorrido por la vida venezolana desde la presencia humana en el continente hasta los últimos nueve años de democracia, a través de un relato confesadamente parcial y antiimperialista. Se sirve de dos niveles de lectura: la parte baja de las láminas, con dibujos y no con fotografías, pretende digerir aún más el discurso presente en las franjas superiores.

La reivindicación del pueblo, de los excluidos, es el hilo conductor del montaje. "A los indígenas no se les mencionaba, tampoco a los negros. Se les identifi ca como a personas que simplemente eran divertidas y que bailaban tambor", explica el directivo de la Academia Nacional de la Historia. "Pero no refi ere la parte más importante: 80% de la población venezolana era mulata a fi nales del siglo XIX, eso no se dice. Sólo se habla de los mantuanos. Siempre se excluyó a la masa".

EL IMPERIALISMO DESCARNADO.

La reafirmación de la tesis de la dicotomía entre los opresores e imperialistas españoles y los indígenas y negros oprimidos es la introducción de la segunda sala, la que describe la conformación del estado nacional con el tercer viaje de Cristóbal Colón como punto de partida.


La franja baja de la lámina que alude a la expedición del navegante genovés señala que los españoles "nos sometieron" con sus armas poderosas pero que la resistencia indígena fue tan fuerte que los aborígenes siguieron "haciendo casabe, pescando y contando cuentos".

Arriba, se cataloga a la traída de esclavos negros al continente como Holocausto Africano.

La docente e historiadora del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello, Lucía Raynero, señala que la exposición obvia, en todos sus niveles de lectura, los legados ibéricos: el idioma castellano, la religión católica, las instituciones e incluso la traída al continente de frutos como la naranja.

Advierte que, como plantea la exhibición, el 19 de abril de 1811 no se planteó crear un Gobierno sino que sirvió para conformar una Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII: "Eso se va a plantear más tarde, cuando muchos de los miembros de la Sociedad Patriótica proponen que, para aprovechar la coyuntura, se debe instalar una República según los modelos de la época".

INDEPENDENCIA REDUCIDA.

Sólo dos alusiones tiene el Libertador Simón Bolívar en el apartado que refleja el proceso independentista. Y la lámina de Héroes establece que "la mayoría invisible" el pueblo, es la responsable de la liberación de unos españoles que no volverán.


Raynero dice que al hablar de una unión sin cortapisas entre los venezolanos contra el imperio español se deja de lado la división entre realistas y patriotas de la población venezolana entre 1812 y 1814, refl ejada por el Decreto de Guerra a Muerte: "¿Quién siguió a José Tomás Boves sino el pardaje? Aquí hubo una guerra civil".

Sanoja responde que el poco espacio llevó a su equipo a darle mayor importancia a la Guerra Federal que al inicio de la Tercera República: "La Guerra Federal fue un verdadero parte aguas".

Raynero considera que exaltar el conflicto encabezado por Ezequiel Zamora se compadece con el discurso ofi cial actual de lucha por los desposeídos.

Antonio Guzmán Blanco es una referencia de reforma y de consolidación de clases pudientes sobre explotadas y desposeídas.

EL PASADO ABOMINABLE.

Curiosamente, 1945 es la fecha que identifica, unas láminas más adelante, el arranque de la Cuarta República (los libros de historia fijan 1830 como su inicio). "Esto es un descubrimiento", declara Raynero. "Lo único que puede resultar de ver esta exposición es confusión".


A continuación, Eleazar López Contreras e Isaías Medina Angarita sólo entran relato como parte del collage fotográfico de una sociedad que se moderniza aceleradamente, a la vez que se hunde en la miseria. El contraste entre progreso (liderado por Marcos Pérez Jiménez) y pobreza es el espíritu del juego de imágenes que va a continuación.

Los gobernantes de Venezuela entre 1958 y 1998 no van acompañados por ningún texto que refl eje lo sucedido en 40 años de historia. Sanoja considera que "desde Rómulo Betancourt hasta Rafael Caldera, todos son conocidos y por eso no hace falta colocar sus nombres", y defi ende que el presidente Hugo Chávez sí sea aludido porque "es un proceso clave que no se puede negar y que estamos viviendo".

Raynero cree que hay una estrategia para el olvido de ese lapso histórico y desecha la posibilidad de que los estudiantes de básica, incluso universitarios, identifi quen los rostros de los presidentes que antecedieron a Chávez: "Ellos tienen como referencia esa versión de la historia que apunta que la Cuarta República es el criadero de todos nuestros males".

A un lado, los expositores acusan al Puntofi jismo de profundizar "nuestra relación de dependencia neocolonial con el gobierno de Estados Unidos" y se menciona que la lucha armada intentó, sin éxito, imponer un gobierno antiimperialista.

EL HURTO REPETIDO. Raynero postula que la intención de reescritura histórica de la exhibición se cristaliza al llegar a la última de las láminas, titulada Hacia una nueva sociedad y diseñada por el artista plástico, Régulo, para describir la Quinta República.

La parte baja del último panel, la que deben leer los niños, reza: "Y aquí estamos hoy. En una misión necesaria. Sabemos muy bien entonces QUIÉNES SOMOS los venezolanos". Este extracto refl eja, para Raynero, la existencia de "un tratamiento histórico con un fi n político" y que la narración lleva a postular que el presidente Hugo Chávez es el hombre que podrá conducir al país a una nueva sociedad: "En un momento de la exposición se habla de un héroe colectivo y luego se indica que Chávez es el único líder".

Asegura, por otra parte, que los niños no pueden sacar una lectura histórica de una exposición como ésta y que se ha podido hilvanar mejor.

"Los venezolanos siempre fuimos actores protagónicos, pero ignorados, de una historia que otros escribieron como suya", es la frase que refiere a la coyuntura actual en el último panel. Un párrafo que bien podría, según Raynero, aplicarse al ánimo de reescritura de esta exposición.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog