EL FÚTBOL ES TIERRA FÉRTIL PARA EL PROSELITISMO

Por Venezuela Real - 21 de Mayo, 2007, 14:26, Categoría: Política Nacional

KELVY PIRELA
El Mundo
21 de Mayo de 2007

• Alcaldes, gobernadores y ministros: nueva camada de goleadores
• La economía de 12 de los 18 equipos de Primera División dependen del erario público, una nueva era en la historia del "deporte rey" en Venezuela

Caracas. El Fútbol Venezolano, que con sus 50 años de existencia se presenta joven ante sus parientes del continente, ha vivido épocas de épocas.

Su andar, a veces agitado, a ratos torpe, dependió en sus inicios del afán de integrantes de las colonias extranjeras que anclaron en el país durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

Motivados por entretenerse de la manera que lo hacían en sus lugares de origen, italianos, españoles y portugueses le dieron vida a su pasión, en una país que influido por los asuntos petroleros, era más atento al béisbol.

La flama no se apagó de un soplido, pero fue dando espacio para que luego le correspondiera a familias apasionadas invertir su patrimonio en el "deporte rey" criollo, en pro de su satisfacción y de mantener viva la alegría deportiva.

Alguna vez RCTV se las jugó invirtiendo tiempo y dinero en el Caracas FC, pero el experimento duró poco.

Más hacia la actualidad empresas arriesgadas, decididas a creer en su consolidación y un par de soñadores a ultranza que apuestan a los goles y a la emoción, se atrevieron a cotejar al balompié criollo.

Pero la expansión del fútbol venezolano de 10 a 18 equipos, deja claro que cada época que ha vivido la disciplina, ha dejado su huella. Caracas FC pertenece ahora a una familia. La existencia del Deportivo Italia mantiene latente la influencia del fútbol de colonias y el surgimiento de clubes como Guaros de Lara o Anzoátegui FC, convocan la participación de grupos empresariales que tienen representación también en el baloncesto profesional.

Mientras cada fase de vida del fútbol criollo se ha cumplido o se ha corrido cual arruga, la idea de que la conformación de clubes sociales consolidaría a los equipos y que les daría larga vida al campeonato, ha sido como un tornillo flojo, que parece no hacer falta, pero que se debe chequear constantemente, como los altibajos económicos que acompañan a varios de los equipos.

UN NUEVO ¿PROTAGONISTA?

La descentralización del poder, que se inició a principio de los 90 y que le dio vida propia a gobernaciones y alcaldías, arrimó a dichos entes como patrocinadores de la disciplina.

A principios del 2000, los entes que apenas aparecían como auspiciadores de uno que otro club, comenzaron a asumir otras responsabilidades y desde entonces aparecen como amos y señores en dominios que parecen suyos y que juran, con cada acción, extenderlos.

En el 2002 hizo su aparición en la Primera División el UA Maracaibo, un equipo con personalidad jurídica propia, pero que todos saben es alimentado por la Alcaldía de Maracaibo.

Un par de años luego el mundo del fútbol venezolano se sorprendió cuando se hizo público que Mineros de Guayana pertenecía a un ex alcalde de Caroní (ya no).

La misma alcaldía marabina promovía las latidos del extinto ItalMaracaibo y del Maracaibo B.

Animado por tanto fútbol, la gobernación del Zulia fundó Zulia FC, reciente campeón de la segunda B y que, como es de suponerse, depende del quince y último de la gobernación occidental.

PICA Y SE EXTIENDE

De los diez equipos que iniciaron el pasado campeonato sólo Caracas, Mineros y Táchira no eran propiedad de algún ente público, el resto: Trujillanos, Monagas, Maracaibo, Carabobo, Zamora y Portuguesa, dependían del erario.

Con el transcurrir de la justa, Trujillanos fue adquirido por un grupo empresarial y los derechos del Zamora pasaron a manos del ministro de Interior y Justicia Pedro Carreño. La misma suerte corrió Portuguesa, cuyas acciones fueron compradas por un grupo empresarial regional. Táchira se convirtió en mitad "gubernamental" y mitad privado, pues sus derechos fueron adquiridos por un sociedad mixta y su presidenta la viceministra de alta competencia Juana Suárez. Cuando parecía que la existencia de equipos dependientes del erario público era un asunto para el olvido y que la conformación de la sociedades anónimas iba a darle paso a una nueva era del fútbol, la expansión explicó que el país no está preparado algo que no sea depender del Estado.

Estrella Roja, uno de los recién ascendidos es "patrocinado" por la Alcaldía Mayor; Llaneros "pertenece" a la Alcaldía de Acarigua.

Estudiantes es de la gobernación de Mérida. El Vigía, tiene como patrono a su alcalde. De la nueva camada, Guaros, Anzoátegui e Italia, no son propiedad de entes públicos. Además del desmedro del tema competitivo, este aparataje podría sufrir un daño irreparable si el Gobierno Nacional concreta la nueva división territorial.









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog