Hacia la militarización policial

Por Venezuela Real - 21 de Mayo, 2007, 13:07, Categoría: Seguridad/Inseguridad

Pablo Fernández Blanco
El Universal
21 de mayo de 2007

Los mundos policial y militar no se conjugan cuando se trata de brindar seguridad ciudadana

Como producto del amplio análisis sobre la situación policial en Venezuela elaborado por Conarepol, se destacan numerosos aspectos que deben ser considerados de cara a un proceso revolucionario de reforma policial integral y en consonancia con la Constitución Bolivariana de Venezuela. Uno de esos aspectos polémicos y prioritarios es la desmilitarización del mundo policial.

Un ejemplo puede servirnos para entender la dimensión del problema. En una policía estadal marcada por un modelo de formación militarizado, se observa que las prácticas de orden cerrado copan el tiempo efectivo de aprendizaje de los aspirantes a policía. Horas bajo el sol marchando culminan con jóvenes que mantienen una perfecta sincronía en sus movimientos. Sin embargo, esos aprendices presentan una contradictoria conducta de indisciplina, desorganización y falta de respeto a la autoridad constituida fuera de esos espacios formales, especialmente cuando entran en contacto con el ciudadano o ciudadana en la calle.

En otros espacios formativos, esos muchachos que marchan al unísono por los patios son incapaces de trabajar ordenadamente en equipo, seguir instrucciones de manera efectiva y actuar con suficientes niveles de eficiencia y eficacia en la labor policial. La actitud demostrada por los funcionarios y funcionarias en cuestión evidencia que el verdadero concepto de disciplina (la que nace del interior de la persona y se construye desde las convicciones) está totalmente ausente.

Otro aspecto peligroso de la militarización policial ha sido y sigue siendo en muchos casos la aplicación de criterios de sanción disciplinaria históricamente muy comunes en el mundo militar, donde prevalecían acciones degradantes y contrarias a los derechos humanos (someter al escarnio público a determinados aspirantes, aplicar castigos físicos que pueden generar secuelas graves y que teóricamente están prohibidas, discriminación por género, sanciones que afectan la condición laboral del funcionario o funcionaria sin respeto al debido proceso).

La militarización se refleja como un aspecto negativo en la formación de la mayoría de las policías, donde la lógica del "cuartel" se impone con toda una carga de "valores" contrarios al respeto a los derechos humanos: agresividad en las relaciones de superiores jerárquicos y subordinados o subordinadas, disciplina mal entendida, imposición de la autoridad desde el miedo más que desde el respeto efectivo, priorización de prácticas propias del mundo castrense (como el excesivo tiempo dedicado al orden cerrado) colocadas por encima de la enseñanza de otros elementos fundamentales y mucho más necesarios para la labor policial (como el uso progresivo de la fuerza, cursos de tiro, estrategias de resolución de conflictos).

Cuando nos referimos a este tema no descartamos ni ignoramos los aportes que el mundo militar ofrece a la construcción de la sociedad, especialmente en tiempos de paz. Pero está claro que el mundo policial (civil, preventivo y concebido para el servicio comunitario) y el mundo militar (concebido para la defensa y la guerra, combatiendo al enemigo) no se conjugan cuando se trata de brindar seguridad ciudadana.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog