"Crunch" y "puff"

Por Venezuela Real - 22 de Mayo, 2007, 9:15, Categoría: Economía

José Toro Hardy
El Universal
22 de mayo de 2007

¿Es sustentable el crecimiento que estamos experimentando? La respuesta es: ¡No!

El andamiaje económico venezolano ya siente los efectos de la revolución que pretende conducirnos hacia el Socialismo del Siglo XXI. Ignorando los principios más elementales que rigen las leyes de la economía, los dirigentes de esta revolución intentan imponer cambios que nos llevan a un futuro incierto.

Los voceros oficiales se ufanan, con razón, de que el Producto Interno Bruto creció en un 8,8% en el primer trimestre del presente año. Tal expansión es el resultado de un crecimiento enloquecido del gasto público, el cual a su vez está fundamentalmente alimentado por el ingreso petrolero que ha dotado al Gobierno de un volumen nunca antes imaginado de recursos.

La pregunta que necesitamos plantearnos es la siguiente: ¿es sustentable el crecimiento que estamos experimentando? La respuesta es un contundente: ¡No!

Veamos. Hoy en día Venezuela es más dependiente que nunca del sector petrolero, porque ese es el sector que aporta los recursos que nutren el gasto fiscal, que a su vez alimenta la "burbuja" de consumo que se traduce en un crecimiento económico temporal.

Sólo el consumo explica ese crecimiento, porque en el país las inversiones resultan absolutamente insuficientes como para garantizar una expansión sostenida de la economía.

El incremento del consumo sin duda es un indicador favorable del bienestar de una sociedad. Eso nadie puede ponerlo en duda. Ahora bien, si ese incremento es el resultado de una política de "pan para hoy y hambre para mañana", entonces vale la pena detenerse para analizar lo que está ocurriendo.

Hay un dato que salta a la vista en cualquier análisis. Todos los sectores de la economía se han expandido con una sola excepción: el sector petrolero, que es precisamente el que aporta los recursos. Si bien el PIB experimentó un importante crecimiento en el primer trimestre del 2007, las cifras del Banco Central de Venezuela ponen en evidencia que en ese mismo lapso el PIB petrolero sufrió un descenso del 5,6%. Lo mismo ocurrió a lo largo del año pasado.

¿A qué se debe esa merma de la actividad petrolera?

La respuesta es bien sencilla. Se debe a que la producción petrolera está cayendo. Aunque el Gobierno sigue hablando de niveles de producción superiores a los tres millones de barriles diarios, las cifras de la OPEP y de la Agencia Internacional de la Energía ubican nuestra producción en un nivel del orden de 2.350.000 barriles por día.

Y mientras tanto, deslumbrado por el espejismo del alto precio del petróleo, el Gobierno sigue incrementando su gasto. Como resultado de ello, la sociedad demanda cada vez más bienes. Lo malo es que nuestro aparato productivo ya no está en capacidad de producirlos, entre otras cosas, porque las incertidumbres derivadas de las políticas económicas gubernamentales han contribuido al cierre de más del 50% de las industrias que existían en Venezuela.

Un porcentaje cada vez mayor de los bienes que consumimos tiene que ser importado. De hecho, durante el primer trimestre del 2007, las importaciones aumentaron en casi un 47% en tanto que nuestras exportaciones cayeron en cerca de un 12%.

La situación descrita es en buena medida responsable de la aguda caída de nuestras reservas internacionales que en las últimas semanas han sufrido una merma de casi 13.000 millones de dólares, a lo cual también han contribuido los traspasos al Fonden, que se están utilizando para incrementar el gasto público. Como ya se dijo, ese gasto es al final del día el responsable de estimular la "burbuja" de consumo, que a su vez propicia un incremento de las importaciones, provocando en una caída de las reservas internacionales. Hablamos pues de una cadena de eventos que se retroalimentan.

Por lo demás, la inflación en Venezuela es una de las más altas del mundo y en el 2007 los precios en el sector de los alimentos amenazan con escalar hasta casi un 40% y la escasez tiende a agudizarse. Mientras tanto nuestra moneda cuenta cada vez con menor respaldo de las reservas internacionales.

Muchos nos angustiábamos por lo que podría ocurrir si llegaban a caer los precios del petróleo. La realidad está demostrando ser mucho más dramática. El problema para Venezuela no es la posibilidad de que los precios del petróleo bajen. El problema es que si los precios no suben de manera substancial, inevitablemente caeremos a un abismo.

Nuestro andamiaje económico ya comienza a sonar "crunch" por los cuatro costados, en tanto que la burbuja de consumo amenaza con estallar en medio de un sonoro "puff".







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog