UNA TARDE EN LAS AFUERAS DE RCTV

Por Venezuela Real - 24 de Mayo, 2007, 18:22, Categoría: Dimensión Social

ANDREA DAZA TAPIA
El Mundo
24 de Mayo de 2007

Por estas calles extrañarán a la gente del canal
Areperas, ferreterías, estacionamientos y demás comercios crecieron del "tronco" de la televisora de Bárcenas. Estas tardes son aciagas. Algunos no pierden la esperanza, otros temen mayor inseguridad personal, pero todos se preguntan cómo serán los días sin el inquieto vecino

Los cuellos giran a la derecha. El autobús está por abandonar la calle Sur 4 de Santa Teresa y los pasajeros no despegan la mirada del edificio, como si fuera una de las paradas del tour urbano, como si el lunes amaneciera demolido y más vale verlo ahora, que nunca más. Hombres en bragas cruzan la calle. Grandes chaquetas negras, con el logo de Radio Caracas Televisión van de un lado para el otro.

Una rubia pide un bolibomba, un fornido moreno un chocolate edición especial, "de los azules.

No. Mejor de los morados". Y Yaneth Araque despacha, como lo ha hecho desde hace nueve años en el kiosco que comparte calle con la planta televisiva, allí, todo blanco, desde 1986.

"Son como mi familia. Mi mayor clientela es Rctv", comenta mientras cobra una tarjeta de 20 mil bolívares. "Es como una ciudad", dice señalando la fachada llena de pintas en apoyo, estampadas por sus trabajadores, al día siguiente de que grafittis rojos la cubrieran con consignas del mismo tinte político. "Por dentro, ese canal es una ciudad".

LA ACERA DE ENFRENTE

Sí. Y piden visa. A metros de la entrada principal, con un fotógrafo y una libreta que delatan la misión periodística, un hombre con lentes y radio en la mano se acerca: "¿De qué medio vienen?", "¿qué los trae por acá?" Informa con las claves típicas de estos artefactos que tranquilos, que el dúo no pide acceso al canal.

En Quinta Crespo están a la defensiva. Al frente se encuentra Pollos Tío Pilón, haciendo esquina, "arepera y comida para llevar".

Igual. "A mi no me fotografíen", advierte de primeras el portugués detrás de la caja, con aires de autoridad. Con el intermedio de dos café con leche, la tensión se disipa. Y Antonio Santos, oriundo de San Juan de Madeira, al norte de Oporto, como decir "de aquí a Charallave", se relaja. "Cuando yo llegué ese era el único canal que existía. Claro que afecta. A toda esta zona". La ciudad se extiende y Santa Teresa es un satélite, una villa extramuros adscrita al coloso de Bárcenas.

CALLE 500, RUMBO A LA BARALT

Alejandro González vive en Caricuao, su ciudad dormitorio. Es técnico electricista. Viste una braga color crema, su uniforme, de la Gerencia de Ingeniería y Operaciones de Rctv. Tiene 22 años en la televisora. Luego de almorzar, vino por un café a la lunchería Cacao y Canela, sobre la calle 500.

"Personalmente creo que quitarán la señal por dos días y luego la mandarán a poner para decir que aquí hay democracia". Y no. Tampoco se deja fotografiar. "¿Cómo? Si ni siquiera he aparecido frente a las cámaras del canal".

Se pone nervioso cuando lo mandan en asignación lejos de la oficina. Alerta a las agresiones, con más sentidos de los que tiene, encendidos. Agotado. Sólo cuando está de regreso, baja la guardia.

Anda aturdido por los rumores. "Arrecho será el viernes", pronostica. Y el sábado. Y dígame eso el domingo. Por eso sale, a espantar las angustias con cafeína, en negocios donde lo conocen desde hace tanto tiempo, que le dan crédito: "Mira, vale, no tengo real. Cobro mañana", y listo. En las emergencias también, cuando necesitan un tornillo grueso que Producción no tiene, sale el que sea y de su propio bolsillo, llena la falta. "Los trabajadores respetamos las ideas del otro", asegura. Porque hay debate, disenso. Pero "a la hora de trabajar, somos uno solo".

LA FERRETERÍA DE AL LADO

"Yo empecé aquí el 11 de noviembre de 1971", cuenta Emilio Rojas en el mostrador de la Ferretería Tecno-Color, antes pequeña venta de pinturas. "¿En qué le puedo servir?", frase tantas veces repetida, primero con un inmenso afro, más tarde con una chaqueta de cuero, hasta hoy, con chemise corporativa y calva pronunciada. Uy, cómo no.

Recuerda a las chicas de Renny, los comerciales de la Seven Up y las bocanadas de Viceroy que aspiraba Ottolina frente a la pantalla de su televisor. "No son los principales clientes, pero sí los principales vecinos", explica Ysalislay Moreno, gerente de la tienda. La pared es el lindero con Rctv. "Quinta Crespo se ha convertido, que Dios me perdone, en un nido de pura escoria". Y termina la frase para que un motorizado pase gritando: "¡A llorar al valle!".

Rojas y Moreno han visto a un indigente en patines en línea. Recogieron a otro en la entrada de su local, llorando y pidiendo un teléfono para comunicarse con su familia, en La California, que ya lo daba por muerto. Elio Saureque, otro trabajador de antigüedad, encontró a un mendigo de cabeza en un pipote de basura. Al principio pensó que era obra de Loco, video loco.

Después de todo están al lado. Pero no. Era una versión del Chavo del Ocho, con barril por casa.

Aquel día de abril cuando encontraron el frente de Rctv pintarrajeado, les vendieron pintura blanca por cantidad. Ella teme por un aumento en la inseguridad y se pregunta: "¿Qué tienen que ver los empleados con el odio hacia el presidente del canal?".

UNA CUADRA ABAJO, LA POSADA

"Artistas, camarógrafos, muchos vienen", relata Manuel Canales, encargado desde hace una década de la Posada de Quinta Crespo. En sus mesas almuerzan y en la barra, a qué dudarlo, descargan las penas.

Como lo hace en la otra esquina, Aroldo Betancourt, a las cuatro de la tarde, con un whisky en la mano.

"Es que es un militar", deja escapar exaltado. Y Edgar Mejías, asesor de la Gerencia de Dramáticos, escucha con atención. "Que sí, que el ambiente es muy tenso", apunta Mejías, mientras Betancourt evoca a Yannis Chimaras para decir "aquí el presidente llama a la muerte en lugar del aplauso".

Dejan morir la tarde en la "taguara de los caballos", en ambiente, con todos los mesoneros ganados al discurso. "En 25 años de trabajo, ¿cómo me puedo sentir?", atiza Betancourt, con la cabellera completamente blanca, pero tan poblada como cuando protagonizó Por estas calles, que por supuesto, repasa. "Mira que hemos tenido malos gobiernos", en horario estelar como los representados en la telenovela y en vivo y directo, como una suerte de happening político: "Esa novela nos enfrentaba a la vida cotidiana". Le produce una gran tristeza: "Un país con silencio no tiene garantías de ser feliz. Un país sin información es un país necio. No se trata sólo de Rctv.

Es la libertad de expresión que se reduce a lo que dice un señor".

HASTA EN LA PUERTA

A las cinco de la tarde una camioneta de Un Nuevo Tiempo, con el nombre y rostro del ex candidato cubiertos por el logo de la planta, se prepara para salir. Suena el jingle de Tenemos con qué, tan duro, que el conductor no escucha la corneta y casi choca al carro de atrás. De súbito, apagan la música y lo golpean por los lados para evitar la colisión.

Vuelve la estridencia, esta vez reggetón con letras alusivas a la causa de Rctv. Cinco borrachos que yacían horas antes frente a un kiosco, resucitan. "Está pegao, con el pueblo está pegao". Se paran a bailar.

Willmar García, taxista, observa el espectáculo. "No es sólo este canal. A Globovisión también lo van a cerrar. Lo que viene para este país es impresionante", se lamenta. "Y te está hablando un chavista". Pero su decepción evitó que se inscribiera en el Partido Socialista Unido de Venezuela.

García le trabaja a Rctv. "Fíjate la contradicción", anuncia. "Mi esposa está a favor de la medida.

Insólito.

Yo pongo la comida en la mesa con eso", su trabajo. "Pero es demasiado el amor a una doctrina".


No sale de su asombro: "Son los nuevos botados de Pdvsa". Para él, la situación traerá miseria, más hambre y en lo personal, competencia: "Más taxistas".







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog