Empresarios sin privilegios

Por Venezuela Real - 28 de Mayo, 2007, 14:15, Categoría: Gente de Chávez

Kenna Narváez M
TalCual
28 de mayo de 2007

El presidente de la Confederación de Empresarios Socialistas, José Agustín Campos, sostiene que el sector privado vive un buen momento gracias a las políticas del gobierno. Asegura que rebasan en número, preparación y formación a la gente de Fedecámaras

José Agustín Campos es especialista en zootecnia, productor, abogado, presidente de la Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Venezuela (Confagan) y ahora presidente de la recién creada Confederación de Empresarios Socialistas. Está convencido de que en el ámbito empresarial se viven cambios radicales ante el fracaso estrepitoso del sistema capitalista que imperó en Venezuela.

Asegura que acompañan de frente el modelo que propone el Gobierno porque "nosotros no tenemos conductas hipócritas".

Y define a un empresario socialista con una metáfora. "La mano del empresario y la mano del trabajador son como la mano de Dios. En cada cosa, al trasformarse, están las manos del hombre. La idea es que ambos crezcan juntos".

–¿No es contradictorio ser empresario y a la vez socialista?
–El empresario tiene una naturaleza a la cual no puede renunciar, pero debe adaptarse a las exigencias del país. La función de un empresario no es tumbar gobiernos sino generar empleo, dar seguridad, tranquilidad, paz, estabilidad social y política. El empresario debe luchar por la tranquilidad psíquica del venezolano.

–¿Qué busca y qué ofrece una empresa socialista?
–Bueno, cada cual debe cumplir con su tarea, y la tarea del empresario es dedicarse a la producción. La del gobierno es dedicarse a abrir caminos a los empresarios como productores. En la medida que uno abra camino y el otro haga caminos construiremos una gran avenida.

– Como empresarios, ¿cómo ven la situación de seguridad en el país?
–Nosotros no estamos exentos de nada como empresarios socialistas.

No necesitamos privilegios del gobierno ni queremos privilegios. Respaldamos al gobierno desde el punto de vista ético, teórico y práctico, y esto no es ninguna contradicción. A nosotros nos secuestraron al presidente de Confagan hace poco en el Zulia las trasnacionales del crimen que allí operan.

Somos unos venezolanos más a quienes les tocan los alambres de la inseguridad igual que a todos. En el control de la seguridad se ha fallado. Pero el empresario venezolano está pasando por un buen momento y ese buen momento no se puede malograr.

–¿A qué se refiere con un buen momento?
-Por ejemplo, las tasas de interés que ha puesto el gobierno para que el empresario sea eficiente y exitoso. Antes estaban sobre el 75% capitalizando intereses cada tres meses. Para que una actividad de ganadería fuera importante las vacas tenían que producir en vez de leche, cocaína. Las tasas están hoy al 12% . Esto es un tremendo estímulo para el sector empresarial, así como la reducción del IVA, la democratización del financiamiento, la masificación de los microcréditos, el apoyo institucional de las cooperativas y la ayuda que se le ha dado a empresas tradicionales privadas con la cogestión.

SINDICATOS DEL PASADO

–¿Hay cosas que mejorar?
–Hay que declararle la guerra a muerte a la burocracia, tanto pública como privada, pues son como tenazas que estrangulan la vida del empresario. Se debe mejorar y garantizar la seguridad personal y jurídica. Y tiene que importarnos que la gente pase hambre, que no tenga empleo, la inseguridad desbocada.

– Una representación de Empresarios Socialistas va para la reunión de la OIT este martes. ¿Se ven ustedes como la contraparte de Fedecámaras?
–No somos contraparte de nadie.

Somos una cantidad de hombres y mujeres que rebasamos en número, en preparación y formación a la gente de Fedecámaras. Nos diferenciamos por la concepción que tenemos del país.

Nosotros sí creemos que Venezuela estará siempre formando parte importante del concierto internacional en cualquier materia.

–¿Apoyan la lucha de los trabajadores a partir de los sindicatos?
–Hay formas de organización que se quedaron en el pasado. Otras formas de organización pueden ser las cooperativas, las empresas de acción social, las empresas de cogestión. Los sindicatos siempre estuvieron aprisionados con el peso y el poder de los partidos. Nosotros quisiéramos que el partidismo no metiera sus narices en el modelo que estamos construyendo en el país. Nosotros no apoyamos a los sindicatos que tengan las mismas conductas del pasado.

Cultura de capos sindicalistas.

Los sindicatos como tal no son malos. Pero mientras los organismos tengan un proceso de adaptación, ya están las cooperativas.


Es un modelo nuevo, si a usted no le interesa un sindicato puede militar en una cooperativa, o en una empresa de producción social.

AQUÍ SÍ SE COME CARNE

–¿Usted como productor podría contarnos qué ocurre con la carne?
–Hay una realidad buenísima: tenemos 5 millones de venezolanos que antes no podían comer ni sardina y hoy están comiendo carne, pues su poder adquisitivo se elevó por la masificación del empleo a través de las misiones. La gente come más carne por el control de precios.

– Pero los productores se quejan por el control de precios. Aseguran que todo les sale más costoso..
–Los mejores precios que pueden tener los productores de ganado a puerta de corral son éstos. Si usted le pregunta a un ganadero si está de acuerdo con el precio de 3.990 bolívares le dirá que sí, y que está ganando platica. Ningún ganadero ha salido de su finca porque sea mal negocio. Ahora, es cierto que tenemos el verano más largo de Venezuela en los últimos años y el ganado en vez de producir 500 litros de leche produce 200. La otra variable es que los comerciantes estaban acostumbrados a ganarse de una mano a otra el 50% de la venta.

–¿El problema radica entonces en los distribuidores?
–Está en todo el proceso. El matadero se dedica a prestar el servicio y se quedan con los demás elementos de la res. Luego, a los comerciantes se les reduce la ganancia y chillan. Los distribuidores también quieren ganar mucho y apenas pasan dos horas con la carne en el camión.

–¿Qué se puede hacer para resolver la situación?
–Considero que esos sectores deberían tener en estos momentos licencias de importación. Ante la demanda insatisfecha hay que darle cobertura con importaciones puntuales, que estarían entre 20% y 25% .Yo soy enemigo de las importaciones, pero hay que apoyarse en ellas. Esto no es ninguna contradicción, porque necesitamos buena genética, que puede estar en Uruguay Argentina o Brasil. Además, creo que los mataderos deberían no sólo prestar el servicio sino crear una correa de comercialización. Que compren la carne a los productores y se la vendan directamente a los pequeños comerciantes para hacer menos costosa la distribución. Y si el matadero no tuviese flujo de caja, que se monte una agresiva política de financiamiento.

Y remata: "Hay que acabar con los monopolios. En el país son cinco los grandes mataderos. En cuanto a los huevos, hay un solo señor que fabrica los cartones. En cuanto a los pollos, hay una cadena, los integradores, que financian completamente al campesino, pero al ver que este microempresario crece, le mandan la medicina veterinaria podrida. Es un sistema perverso, al crecer te aplastan".


 
   
   








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog