Es muy fácil, desde el poder, arrasar con una programación, sacar del camino a un canal.

Por Venezuela Real - 28 de Mayo, 2007, 18:02, Categoría: Derechos Humanos

ALBERTO BARRERA TYSZKA
EL NACIONAL
27 de Mayo de 2007   

Cualquiera se levanta, critica, insulta, se burla...
Lo difícil es hacer televisión

La pantalla del televisor suele ser implacable.

Lo que ves es lo que hay. Tú puedes empeñarte en poner a Ignacio Ramonet frente a la cámara y promocionarlo diciendo: vengan y vean, ¡qué castañuela!, no se pierdan otro entretenidísimo programa sobre la recontrasemántica del socialismo del siglo XXI. Puedes, incluso, anunciarlo con fanfarrias y rodearlo de muchachas en tanga. Puedes ponerlo a bailar can-can, no importa. Lo que tendremos en pantalla no será otra cosa que Ramonet en retórica, disertando sobre la recontrasemántica del socialismo del siglo XXI.

Me explico: a partir de mañana, en esa esquina donde antes se veía RCTV, tendremos un retrato nítido del naufragio que vamos siendo. El gobierno del presidente Chávez lleva ocho años tratando de encontrar una épica que, entre otras cosas, justifique un discurso tan guerrillero en unos nuevos magnates petroleros. En ese tránsito, el país ha ido coleccionando highlights, eventos de clímax, de alto contenido simbólico que, sin embargo, parecen siempre deshacerse rápidamente. La "toma" –a media noche, con soldados de la Fuerza Armada y personal rojo rojito de Pdvsa– de las instalaciones de Jose son un buen ejemplo. Ahí aparece claramente la fascinación oficial por ofrecer una versión melodramática de cualquier acción. Convierten un acuerdo financiero en una revuelta popular, una operación bursátil en una victoria militar.
 
Esta sensación de vivir sobre constantes triunfos ofrece, por supuesto, bastante gratificación. Todos los días hay algo que expropiar, que conquistar, que repatriar, que refundar... Todos los días hay una oportunidad para un nuevo éxito revolucionario.

Sin embargo, poco sabemos los venezolanos de lo que ocurre después de cada victoria.

La confrontación y las conquistas constantes también nos han regalado un aire de rara provisionalidad. Todo es tan gigantesco y, sin embargo, tiene tan pocas consecuencias tangibles.

Dentro de este contexto es que pienso que la pantalla del televisor no ofrece demasiados camuf lajes. Suspender, sin justificación legal, a RCTV, a cuenta de ofrecer un canal distinto, con una programación entretenida y de calidad... es una promesa que no puede evaporarse fácilmente. La señal no lo permite. Ahí estará, día a día, encendida. Desnudando el poder. Confirmando o no todo lo que se ha señalado sobre este caso. No hace falta ir muy lejos. Este jueves, en el centro de Caracas, en una asamblea de calle, el ministro Lara habló de la nueva televisión donde "el humor eduque". Un rato más tarde, el comediante Pedro Soto ofreció una muestra de esa oferta: unas rimas cuyo único chiste era un juego de doble sentido a partir de la pepa del mamón y de una vagina. El verbo usado, por supuesto, fue el verbo mamar.

Aplausos revolucionarios.

Todos aquellos que trabajamos en televisión sabemos que esto no es fácil. Que la creatividad es un ejercicio compartido, que el público es móvil y que hay que buscarlo entre todos. Es muy fácil, desde el poder, arrasar con una programación, sacar del camino a un canal.

Cualquiera se levanta, critica, insulta, se burla...Lo difícil es hacer televisión. El oficialismo ha tenido canales y dinero, pero todavía no lo ha logrado. Por eso mismo, ahora, tal vez necesita un canal más y todavía más dinero. Son como niños ricos con juguetes nuevos.

Dice Lil Rodríguez que TVES nace con ovarios. Para hacer televisión hacen falta, más bien, buenos luminitos, tramoyeros, guionistas, gerentes, carpinteros, maquilladores, productores, actores, administradores...

Para hacer televisión hace falta trabajo en equipo, negociación, respeto. Y humildad. Sobre todo, mucha humildad.

Esta noche, después de la 12, asistiremos, de nuevo, a otro capítulo de la guerra contra el imperio. La soberbia del Gobierno, sin justificación y aun en contra de lo que quiere la mayoría de la población, ha decidido imponer su imagen, su única versión de la realidad. El riesgo, sin embargo, es grande. Quizás por fin podamos ver una obra del Gobierno, en vivo y directo, sin disfraces. Quizás por fin podamos estar ante un espacio que no tiene excusas, que se puede observar en cualquier momento, que puede ser continuamente evaluado sin la intervención de un funcionario.

Puedes poseer el mejor espacio radioeléctrico. Puedes tener todos los dólares del mundo. Puedes contratar estrellas famosas. Pero no puedes controlar mi gusto.

Puedes decidir qué quieres que yo vea o no vea, pero no me puedes obligar a mirarte. Cuidado. Hago click. Te apago.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog