Un sismo nos agarraría desprevenidos

Por Venezuela Real - 29 de Mayo, 2007, 10:26, Categoría: Dimensión Social

DANIEL RICARDO HERNÁNDEZ
EL UNIVERSAL
29 de mayo de 2007

Entrevista Rogelio Altez, antropólogo
"Si los desastres ocurren, es porque siempre se cruzan dos variables: la amenaza y el contexto vulnerable"

"Históricamente la sociedad venezolana no ha tenido suficientes elementos de respuesta para poder enfrentar exitosamente eventos adversos potencialmente destructivos, porque cada vez que ocurre algo es una demostración de que los recursos que se tienen son superados por los desastres naturales", así lo estima el antropólogo Rogelio Altez, profesor de la UCV, quien hizo libro su tesis de grado El desastre de 1812 en Venezuela, donde plasma su investigación sobre la pérdida de la Primera República a partir del terremoto que sacudió a varias partes del país en aquel entonces.

"Si los desastres ocurren, es porque siempre se cruzan dos variables: la amenaza y el contexto vulnerable, por eso hay que comprender los desastres naturales desde el punto de vista contextual y por eso no se puede decir que el pasado se portó mal porque entonces no se conocía lo que conocemos hoy en día", dice el profesor de la UCV y destaca que la tragedia de Vargas de diciembre de 1999 "fue muy aleccionadora porque a partir de entonces se comenzaron a construir recursos para la prevención; desde entonces se generaron al menos recuerdo, que no es lo mismo que memoria. El mal recuerdo ha generado impactos que leemos como positivos".

Entre esos recursos de prevención a los que Altez hace referencia está la organización en las comunidades: "Cómo actuar antes del desastre, el saber qué tenemos en casa, cómo comportarnos durante el evento, cómo comportarnos colectivamente. La gente debe saber cuál es el sitio de refugio, debe reconocer las amenazas con las que vive y cómo intervenirlas. Las instituciones que toman decisiones deben generar cambios para la prevención y esa fue la lección que se aprendió después de 1999, porque antes fallaba la memoria".

Sin embargo, pese a todo el aprendizaje que se generó a partir de los sucesos de 1999, el antropólogo considera que si ocurriera una tragedia como un sismo, ahora mismo cuando Venezuela está viviendo una situación de mucha tensión, "nos agarraría muy desprevenidos porque la gente está impactada subjetivamente y está más sensible a todos los desastres".
Historia ligada a la tragedia

Altez recuerda que la tragedia de Vargas "se desenvolvió en un contexto político convulso, al igual que el terremoto de 1812, cuando se vivió una coyuntura desastrosa que acompañó al proceso violento tras la ruptura con el sistema colonial". Por ello insiste en que si sucediera un evento natural en los momentos actuales, el impacto social se vería magnificado porque la gente está ocupada en los asuntos que están sacudiendo en el país y poco o nada de atención le pone a la prevención de desastres.

"El impacto de Vargas, además -dice el investigador-, coincidió con una coyuntura internacional en la que se estaba y aún se están consolidando las metodologías que tienen que ver con riesgos y desastres, que permiten modelar estrategias para ponerlas a disposición de los especialistas".

Impredecibles pero seguros

De acuerdo con el científico de la UCV, "existen estudios en los que se maneja escenarios como el de los terremotos de 1812 y 1967; en ellos se prevé desde el punto de vista material grandes destrucciones por el crecimiento indiscriminado de la población y por las condiciones naturales de algunos sitios muy vulnerables. Esto debe llamar la atención para generar aun más recursos de prevención, para que las comunidades actúen de manera proactiva".

Recuerda que tragedias como las de Vargas "se repiten de cuatro a cinco veces por siglo, sin que ello indique una periodización de los desastres. Muchos de esos sucesos no son registrados por la memoria del colectivo, pero sí por los estudios científicos. Lamentablemente esto no está siendo suficientemente tomado en cuenta por las instituciones y eso es lo que hace que nos agarren desprevenidos ". Igualmente advierte que "cualquier terremoto es impredecible; no se puede asegurar que va a suceder en cinco minutos, en cinco o diez años; pero lo que sí es seguro es que van a suceder en algún momento u otro".

Pese a la inminencia de este tipo de desastres, el antropólogo subraya que son de carácter "potencialmente destructivos, no siempre todos llegan a ser destructivos. Su capacidad destructiva viene dada por la vulnerabilidad de la sociedad donde suceda. Por eso todo desastre amerita de la amenaza como tal y del contexto vulnerable para ser considerado como tal".

Altez insiste, además, en que es "el kit de prevención lo que va a generar las condiciones necesarias para enfrentar el evento y la sociedad deben estar preparada para eso".







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog