Chávez y Pérez: Dos caras de una moneda

Por Venezuela Real - 1 de Junio, 2007, 16:37, Categoría: Política Nacional

JORGE RUEDA
The Associated Press
27 de marzo de 2007

CARACAS - Presidente carismático, bonanza petrolera y nacionalizaciones... Una tríada familiar para los venezolanos.

Esa combinación hace pensar a algunos en uno de los períodos de mayor prosperidad económica que ha vivido el país, pero otros recuerdan que en ese tiempo el gobierno usurpó en grande el papel del sector privado en la economía y administró mal esos activos, lo cual desembocó años después en una de las peores crisis económicas y políticas de la historia venezolana.

El presidente Hugo Chávez, un ex teniente coronel del ejército, repetidamente ha dicho que una de las situaciones que lo motivaron a encabezar el fallido golpe de estado en 1992 contra el presidente Carlos Andrés Pérez fue la que llamó su política de "entregar el país por pedazos en manos extranjeras" a través de las privatizaciones, irónicamente lo contrario de lo que hizo Pérez años antes.

Chávez evita recordar a sus seguidores que en el primer mandato de Pérez (1974-1979), casi dos décadas antes, éste era un paladín de las nacionalizaciones.

Pérez, que entregó una daga a Chávez en la ceremonia de graduación de éste en la academia militar en 1975, fue un líder nacionalista empeñado en pasar al control del estado las ingentes riquezas naturales del país. En su discurso de toma de posesión, en 1974, anunció la nacionalización de la rica industria petrolera.

Ese compromiso quedó cumplido en enero de 1976, cuando el petróleo pasó del control de las multinacionales al estado venezolano. Fue un quinquenio de gastos a manos llenas, gracias a los precios internacionales del crudo que superaron incluso los 36 dólares por barril.

Para fines de 1976, la deuda externa ya superaba los 14.000 millones de dólares. Se construyeron autopistas, escuelas, hospitales y enormes edificios de gobierno, pero también se crearon cientos de miles de puestos burocráticos y se subsidió casi todo, incluidas las tarifas de los servicios públicos, lo que a la postre derivó en un déficit fiscal inmanejable y en un aparato estatal gigantesco e ineficiente.

Hoy algunos temen que el actual mandatario venezolano este repitiendo muchos de esos errores y añadiendo algunos propios, al tiempo que resaltan lo que dicen son notables diferencias entre Pérez y Chávez.

"La economía venezolana siempre ha sido mixta, lo que pasa es que, cuando el estado ha tenido muchos recursos, ha buscado adueñarse de todo", dijo a la AP el economista y profesor universitario Maxim Ross.

"Lamentablemente hay pocos que recuerdan la historia en Venezuela, algo parecido a lo que ocurre ahora pasó entre los años 1974 y 1978. Entonces, al igual que ahora, se podía ver al gobierno metido a banquero, carnicero... a cualquier cosa", añadió.

El economista Domingo Fontiveros, por su parte, destacó que Pérez "esencialmente concentró las nacionalizaciones en el sector petrolero", para asegurarle al estado una fuente mayor de ingresos, con los que creó numerosas empresas y compró empresas privadas, en su mayoría en bancarrota.

Chávez ha ido más allá que Pérez, estatizando empresas de servicios "que funcionan bien", indicó. En los últimos años el gobierno ha expropiado algunas haciendas, edificios residenciales y empresas ociosas, en lo que según sus críticos representa una amenaza a la propiedad privada y desalienta la inversión.

Chávez asegura que en Venezuela "siempre habrá espacio" para el amplio sector privado venezolano y que se respetará la propiedad de los particulares, aunque ha dicho que impondrá un impuesto a los bienes suntuosos, incluidas segundas viviendas y colecciones de arte.

También ha implementado una serie de medidas para aumentar el control estatal de la economía, incluyendo un férreo control de cambios, que hace difícil el ingreso de capitales y dificulta cada vez más adquirir dólares para efectuar pagos en el extranjero.

A principios de enero el gobierno venezolano acordó la estatización de la mayor empresa telefónica del país, la CANTV, y la Electricidad de Caracas, controladas por las empresas estadounidense Verizon y AES Corporation, respectivamente.

A semejanza de Pérez, pese a que Chávez previamente anunció lo contrario, la nacionalización fue negociada con las compañías extranjeras, principalmente estadounidenses, y hasta el momento esto no ha causado mayor impacto en la economía. El gobierno ha prometido mantener las estructuras administrativas y productivas de las empresas.

"La nacionalización del sector energético venezolano es una medida estratégica en lo político y adecuada en lo económico porque permite socializar los beneficios", dijo el economista y legislador Ricardo Sanguino.

"Hasta ahora en manos de unos pocos, la riqueza del país sólo ha ayudado a los oligarcas y multinacionales extranjeras, que en nada o muy poco han contribuido al bienestar de la poblacion", añadió.

En ese sentido, el diputado oficialista Luis Tascón afirmó que "no hay punto de comparación" entre ambos mandatarios.

"Pérez traicionó al pueblo, los beneficios de las nacionalizaciones fueron a parar en manos de los poderosos en forma de subsidios, préstamos que nunca fueron devueltos, compras del estado", dijo Tascón.

Pérez, quien durante su gobierno solía ser considerado como corrupto e insensible a las penurias de la población, enfrentó en 1989 una revuelta popular conocida como "Caracazo", en la que murieron unas 300 personas o más y por la cual la Fiscalía anunció recientemente que pedirá su extradición para procesarlo por las atrocidades que cometieron los cuerpos de seguridad.

Chávez, por el contrario, es elogiado por muchos venezolanos por sus esfuerzos para mejorar las condiciones de vida de los pobres.

Sus opositores, en tanto, lo acusan de autoritario y de administrar mal la economía por el afán de asumir la amplitud de funciones que se ha atribuido el sector público.

Chávez ha defendido esa política. Considera que es necesaria la existencia un gran sector público para revertir la tendencia previa de "privatizar la república", las empresas y servicios prestados por el estado, que según él, fue desastrosa para el país, siguiendo -como fue en el caso de Pérez- las recetas del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional.

Pero persisten las dudas de que las empresas estatizadas mantengan los niveles de eficiencia. Debido a la ya excesiva burocracia, la capacidad del estado para impulsar la actividad económica y para atender las demandas básicas de la población se ha hecho ineficiente.

El ex presidente del Fondo de Inversiones de Venezuela, Gerver Torres, quien tuvo a su cargo la privatización de la CANTV en 1991, comentó que las necesidades millonarias de inversión para modernizar los equipos fueron las razones que llevaron al gobierno a privatizar la mayor telefónica del país.

Torres advirtió que el actual proceso de nacionalización desembocará en que "otros inversionistas no vendrán al país", y el dinero invertido en la compra de acciones de las empresas estatizadas alimentará la fuga de capitales.

"Ese capital se va, es dinero público que se transforma en dólares, que se fuga. Lo lamentable es que son recursos escasos que están siendo necesitados en otras áreas", concluyó.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog