Productos agrícolas han aumentado 43,5% en un año

Por Venezuela Real - 4 de Junio, 2007, 13:49, Categoría: Economía

BLANCA VERA AZAF
EL NACIONAL
04 de Junio de 2007 

Falta de inversión impulsa escasez y alza en los precios al mayor
Parte de la demanda se cubre con las importaciones de productos, lo que afecta a la industria nacional

Los anaqueles de los abastos y supermercados vacíos que fulminan la paciencia de las amas de casa en particular, y del resto de la población en general, no sólo son el resultado de años bajo el control de precios sino también de la gran desinversión que se ha producido en el sector agroalimentario –producto, en gran parte, de las amenazas al capital privado–, lo que ha conducido al Gobierno a suplir la demanda a través de las importaciones que, en el primer trimestre del año, aumentaron 30% con respecto al mismo período de 2006 y cerraron en más de 10 millardos de dólares.

El Banco Central de Venezuela reporta que el Índice de Precios al Consumidor de mayo subió 1,2%, para acumular en lo que va de año 7,2% de incremento en todos los productos y un alza de 18% en los últimos 12 meses.

Curiosamente, la inflación ha atacado más a los productos nacionales al acumular un aumento de 20,6% en el último año; mientras que los importados sólo lo hicieron 9,7%. Pero tales incrementos resultan irrisorios cuando se observa el alza en los precios de los rubros agrícolas, que se ubica en 43,5%; los avícolas y pecuarios 43,7%; y los pescados y mariscos 33,6%; todos estos aumentos en solo un año.

¿Qué está pasando?

El economista y profesor de la Universidad de los Andes, Raúl Huizzi, explica que el desmontaje del aparato productivo –como resultado de la falta de inversión generada por la amenaza política contra el capital privado– está conduciendo a un problema de escasez agroalimentaria que no puede ser cubierto a través de las importaciones.

Para explicar la raíz de esta situación, Huizzi hace referencia al punto de quiebre que se produjo en mayo de 2006 cuando el Gobierno perdió el control de la inflación, luego de haber logrado cierto éxito reduciendo el indicador, apoyándose en las compras en el exterior.

Pero con la vorágine electoral el gasto público se disparó, y al presupuesto de la nación, calculado en 87 billones de bolívares, se le sumaron 40 billones más.

En enero de 2007 la alarma se activó al registrarse una inflación de 2,2%, lo que condujo a la adopción de las medidas antiinflacionarias "equivocadas", según el criterio de Huizzi. Fue así como se anunció, con el fin de alcanzar la meta de inflación de 12% para el cierre de 2007, la reducción en 3 puntos de la alícuota del IVA (de 14% a 11%) en marzo y otros 3 puntos en julio (de 11% a 9%); además de una extensión del control de precios para toda la cadena productiva de algunos productos como pollo y un plan de importaciones masivas. Igualmente, se le ordenó a Petróleos de Venezuela efectuar en divisas el pago interno de dividendos e impuestos para disminuir la liquidez monetaria que impulsa los precios al alza.

Adicionalmente –según explica el economista– se intentó recoger la liquidez monetaria (billetes y monedas en circulación más depósitos bancarios) que superaba los 117 billones de bolívares, a través de las emisiones de los bonos el sur y el de Pdvsa. Sin embargo, no se logró el efecto esperado y actualmente la cantidad de dinero circulante alcanza los 116 billones de bolívares, pues el gasto público, al contrario de lo que se calculó, está siendo mayor al del año pasado y la balanza de pagos muestra desniveles al registrarse hasta marzo un déficit fiscal de 5,1 billones de bolívares.

Si bien ha habido un boom del consumo, producto precisamente de esa liquidez monetaria, la gente se ha dedicado a gastar el dinero, pues no hay manera de ahorrarlo para preservarlo de la inflación, ante la imposibilidad de comprar dólares o de depositarlo en el sistema financiero con tasas de interés tan bajas.

En contraste, la producción nacional, en este caso la agrícola, no se ha incrementado a los niveles del consumo por factores como el control de precios, falta de inversión, inseguridad, amenaza de intervención de tierras y al capital privado.

"Hay un problema de oferta de la economía. Hay sectores que no están creciendo, sobre todo el de alimentos, al ritmo de la economía". Señala como ejemplo el sector construcción y servicios financieros.

Destaca Huizzi que se ha producido una gran demanda de productos agrícolas y alimentarios en general, pero hay una crisis importante de producción nacional, y la salida que ha encontrado el Gobierno es a través de las importaciones, que no soluciona el problema de fondo. Al ritmo actual, el año 2007 podría cerrar con un promedio de importaciones de entre 45 y 50 millardos de dólares.

Aclara que aunque hay variación de precios, resultado de la estacionalidad de algunos rubros, el Gobierno "no ha logrado crear los incentivos de confianza para que se puedan hacer grandes inversiones en el agro y se pueda satisfacer la demanda. Hay mucha plata en la economía, pero la oferta es limitada".








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog