¿Adónde va Venezuela, señor Chávez?

Por Venezuela Real - 5 de Junio, 2007, 18:01, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

RAFAEL DEL NARANCO
El Mundo
05 de junio de 2007

Respetado Presidente de la República: En todo instante y lugar usted personifica a Venezuela; aún así, desde que gobierna nunca orientó sus ideas al servicio del pluralismo democrático. Cuando habla dice hacerlo en nombre del pueblo, convirtiéndolo en algo hipotético, una especie de ficción teatral, "un populismo de televisión" en términos de Humberto Eco, mientras hace del hemiciclo de las inquietudes ciudadanas -la Asamblea Nacional- una especie de eunuco mudo, sordo y ciego.

Le sobra politiquería y le falta altura de estadista. Se ha empalagado de lecturas socializantes y siente la convicción de que la Patria se encarna en su persona, jurando, cuando los divergentes de su entelequia la acechen, salvarla. La verdad efectiva, señor Presidente, es que esa revolución se halla sin plataforma ideológica, y sus actos signados, la mayoría de las veces, por la precipitación. Lo de Rctv ha sido así, y sus consecuencias le están moviendo el piso. No se debería, cuando se está al mando de la jefatura del Estado, actuar sobre resentimientos o viejas rencillas.

Al proceder por encima de los valores republicanos -y la libertad de información es uno de sus soportes, aun pudiendo sobre el papel tener visos de rectitud, éstos pierden legitimidad con medidas arbitrarias. Debería haber dejado actuar a la Justicia; no lo hizo, y ahí se equivocó.

Mal que nos inquiete, nuestra situación actual como país posee en sí algo de protervo, de tenebroso y ruin, al estar su Gobierno extremistamente parcializado hacia el sector oficialista y, por lo mismo, merecedores ellos de las franquicias de la Constitución.

Mientras, discrimina a los que no piensan igual a usted, llamándolos enemigos, no opositores. Y ya se sabe: con el adversario apátrida, no se dialoga, se le responde con arremetidas.

Toda decisión que concierne a los venezolanos emana de Miraflores, no de las instituciones representativas.

"Un hombre honrado tendría que reprender y aconsejar seriamente a Su Majestad en persona". Aún peregrino, esto se lo dijo Hitler al káiser. El Führer no asimiló su propio consejo, y una vez en el Reich, se rodeó de aduladores. El ejemplo no es baladí. La más terrible enfermedad del poder es la obnubilación de la realidad.

El error, señor Presidente, asume dos salidas: avalarlo por encima de la cognición, o convertirlo en una razón de Estado y actuar en consecuencia.

Los signos de interrogación en el título merecerían, al respecto, una respuesta. El país se la merece.








TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog