Precios en el agro siguen su vaivén

Por Venezuela Real - 5 de Junio, 2007, 15:55, Categoría: Economía

Ramón Sahmkow
TalCual
05 de junio de 2007

El aumento de los insumos agrícolas viaja por debajo de la inflación, son las deformaciones de algunos canales de distribución las causantes del incremento de costos, de acuerdo con Roberto Latini, vicepresidente de Fedeagro

En el campo, la especulación y la distorsión en las cadenas de suministros golpean más fuertemente que la inflación contra los costos de producción. Sin embargo, en la tierra del control de precios, ya los agricultores saben que cualquier encarecimiento de insumos o servicios implica pérdidas seguras.

Los alimentos registran un encarecimiento de 30,2% en los últimos doce meses, según cifras oficiales, pero de eso nada saben los granjeros, que venden la cosecha a precios regulados a las industrias o los comercios.

Cada año, desde 2003, demandan infructuosamente al Gobierno que afloje la regulación que pesa sobre los precios de los productos, pero siempre la respuesta es negativa.

“El efecto inflacionario se ve en muchos insumos, principalmente los repuestos de maquinaria, y ahí se ve un alza desmesurada en los fletes”, dijo Roberto Latini, vicepresidente de Fedeagro, pero en general la inflación campesina tuvo un “aumento discreto y en márgenes razonables”, según el directivo.

La inflación acumulada entre enero y mayo llegó a 5,9%, pero según Latini, el incremento de los costos agrícolas osciló entre 2% y 5% . “Los insumos han ido creciendo con el tiempo, pero por debajo de la inflación, algunos al mismo precio del 2006”, aclaró.

El encarecimiento general de los alimentos, que en el caso de los productos agrícolas llegó a 7,4% entre enero y mayo, se produce en el eslabón final de los mercados y puntos de venta, “consecuencia de la carestía y la especulación”. En el campo, en cambio, la mayoría de los rubros se siguen vendiendo a los mismos precios de hace tres años.

La cartera agrícola se ha incrementado en los últimos años, pero el PBI agrícola se ha mantenido igual. “Lo que se produce vale lo mismo, pero lo que cuesta es mayor”.

RUTAS DESVIADAS

Si la inflación ha sido leve, la escasez y la especulación sobre repuestos e implementos agrícolas se encargan de estropear la cosecha.

Los sacos de urea, que se venden normalmente en 19 mil bolívares, se consiguen hasta en 26 mil bolívares, debido a una falla de suministro por Pequiven.

Las mangueras y otros equipos de riego escasean, dijo Marcos León, presidente de la Federación de Fruticultores. Además, los fletes se disparan debido a las dificultades para encontrar repuestos para las unidades de transporte, así como de maquinarias.

“Es un efecto especulativo.

Cualquier incremento para nosotros significa que nos tenemos que meter las manos en los bolsillos”, dijo Latini.

ANCHA CANASTA

En mayo, la Canasta Alimentaria escaló 31.980 bolívares, es decir 3,7%, empujada por el repunte de frutas, hortalizas, carnes, granos, huevos y aceite. El azúcar y los pescados, en cambio, disminuyeron el ritmo inflacionario.

El empuje de los víveres influyó principalmente en el alza de la canasta básica, que escaló hasta 2.051.269 bolívares en mayo, 2% más respecto a abril, cuando sólo varió en 0,3% . En los primeros cinco meses del año, subió 137 mil bolívares, es decir 7,2%, mientras que durante el mismo período de 2006, el incremento fue de 5% .

El ensanchamiento de la cesta de los gastos básicos mensuales se debe también al incremento en los artículos de aseo personal y del hogar (1,2% ), vivienda (1,1% ), seguidos por el vestido y calzado (0,4% ) y servicios públicos (0,2% ). La educación y salud mantuvieron los costos del mes pasado.

Para cubrir la canasta básica con holgura, una familia venezolana tendría que devengar cuatro salarios mínimos, pero esa no es la regla. La realidad, estima el informe del Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda), es que dos de cada cinco hogares se alimentan con dos sueldos mínimos de 614.790 bolívares cada uno, es decir 1.229.580 bolívares. La suma se queda corta por 821.689 bolívares para llenar la cesta de los gastos básicos mensuales.

 • PAPA PARA ARRIBA
Los productores de papa todavía esperan recibir 400 millones de bolívares por las pérdidas de la cosecha de 2006, cuando las vaguadas afectaron 400 hectáreas en Carabobo.

La Asociación de Paperos del estado espera lograr un acuerdo de compensación con el Ministerio de Agricultura y Tierras, porque el Estado importó las semillas con un mes de retraso, lo que afectó el ciclo del tubérculo, dijo Aldemaro Ortega, presidente del ente gremial en Carabobo. “Si no respetas los ciclos de producción estás condenado al fracaso”.

“La semilla debe estar en Venezuela a finales de octubre, y llegó los últimos días de noviembre. Y después hay que esperar 15 días, de manera que se aclimate para luego sembrarla. Sembramos tarde y perdimos”.

El tema se tratará el 14 de junio, en Mérida, durante un encuentro entre la Federación Nacional de Paperos, representantes del MAT y diputados de la Asamblea Nacional. Igualmente se discutirá la colocación de excesos de papas, indicó Ortega.

El cultivo de la papa soportó en los últimos años el incremento acelerado de los insumos y la caída de los precios debido al contrabando de papa desde Colombia. El saco de abono para la siembra de papa costaba 26 mil bolívares en 2005, y ahora se consigue en 53 mil bolívares. Desde 2006, los sacos de 25 kilos de semillas pasaron de 70 mil a 92 mil bolívares, y los insecticidas y pesticidas doblan su valor del año pasado.












TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog