Germán y el cierre

Por Venezuela Real - 6 de Junio, 2007, 15:30, Categoría: Política Nacional

Javier Conde
TalCual
06 de junio de 2007

No hay duda de que el Defensor del Pueblo cumple con dos de las cuatro condiciones exigidas para el cargo que ocupa: es venezolano y tiene más de 30 años de edad

En su despacho, vestido con la pulcritud que exige su alta investidura, Germán Mundaraín, el Defensor del Pueblo, atiende a los periodistas:
-¿Qué le parece, doctor, el pronunciamiento del Senado de los Estados Unidos sobre RCTV?
-Una intromisión, un abuso.

-¿Y lo que dijo la organización Freedom House, doctor?
-Es un organismo que presiona gobiernos, que corrompe periodistas.

-Doctor, también está la resolución del Parlamento Europeo.
-Eso fue un grupo de parlamentarios muy reducido.

-¿Y qué opina sobre la designación de la directiva de TVes?
-Estoy muy satisfecho, la integran varios comunicadores sociales.

-Hay efectivos de la Guardia Nacional conduciendo motos y autos de cuerpos policiales en las principales vías de la ciudad, ¿qué le parece, doctor?
-A mí me gusta que haya seguridad en las calles.

-¿Y las protestas estudiantiles, doctor?
¿Se las esperaban?
-El plan es exhibir a estos nuevos actores como si fueran una especie de nueva generación impoluta, de corazón henchido y desprovisto de motivaciones subalternas como el dinero o el control absoluto de los medios, que no tienen que ver con el Pacto de Punto Fijo. Ese es el plan de la oposición.

Sólo los que tienen el corazón verdaderamente henchido, absolutamente desprovisto de motivaciones subalternas, entienden a Mundaraín y reconocen la coherencia de sus declaraciones, de sus oportunas intervenciones. Atributos que pondrá una vez más en la escena pública cuando responda las peticiones que los estudiantes — la nueva generación impoluta, como la mienta— entregaron en su Despacho la semana pasada. “En unos días les responderemos”, fijo Germán, henchido, sin prisas, aflojándose el nudo de la corbata.

Si uno se toma la molestia de contraponer sus declaraciones —veraces, como las arriba transcritas— con las atribuciones que le confiere a su cargo el artículo 281 de la Constitución nacional, Mundaraín queda muy mal parado. La primera evidencia es que a quien defiende es al Gobierno cuando está llamado a ejercer la representación del pueblo frente “a las arbitrariedades y desviaciones de poder”. Defensor del Gobierno, ese es su rol, el que ha cumplido, sin mezquindades, con cuidado celo.

Las malas lenguas han preferido en todo caso otra denominación pero que para no herir susceptibilidades aquí se omite.

Figura novísima de la “mejor Constitución del mundo”, la Defensoría del Pueblo fue concebida para garantizar la “promoción, defensa y vigilancia de los derechos y garantías establecidas” en esa Carta Magna, en el entendido de que es —y ha sido históricamente— el propio Estado el primer violador de sus preceptos.

Fue el Estado el que se excedió en el uso de la fuerza durante los trágicos sucesos de febrero de 1989; fue el Estado el que liquidó a humildes ciudadanos en El Amparo; fue el Estado a quien se le pasó la mano en numerosos casos de investigación policial y torturó, desapareció y ultimó a ciudadanos frente a quienes tenía la responsabilidad de hacer cumplir la ley sin menoscabo de sus derechos. Sobre esos hechos, aquellos trágicos episodios del pasado, hoy Mundaraín, henchido, certificará la vergonzante actuación estatal. Pero no ha aprendido de esas enseñanzas y, por eso, desvirtúa la función para la que fue designado y, por la cual, “goza de inmunidad”.

Sus declaraciones recientes, que se suman a otras tantas desventuras acumuladas en el ejercicio de su alta investidura, guardan una estrecha similitud con la de los principales voceros del Gobierno, palabras más, palabras menos, ironía aquí, chistecito propio, como ese de corregir a una periodista que insistía en hablar del cierre de RCTV. “Perdone, señorita, no hay ningún cierre, salvo que se refiera al cierre del pantalón”.

Siempre tan detallista.

Pero aun así, identificado como está en sus opiniones y línea de actuación, hacen bien los estudiantes en ponerlo en el aprieto de recibir su petitorio y obligarlo, una vez más, a comportarse como lo que ha venido siendo: el Defensor del Gobierno.









TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog