La cola de RCTV

Por Venezuela Real - 8 de Junio, 2007, 14:57, Categoría: Política Internacional

Patricia Torres Uribe
TalCual
08 de junio de 2007

El cierre del canal 2 le ha ganado a Venezuela críticas en todo el mundo. De los gobiernos antagónicos y sectores cercanos a la derecha era previsible. No así de naciones aliadas y entes ideológicamente afines

Una carta con sello postal de la República Checa está por llegar a Miraflores.

En el espacio del destinatario se lee el nombre de Hugo Chávez, y en el del remitente los de 40 parlamentarios de esa nación de Europa del Este. Fue enviada ayer por vía de la embajada de Venezuela en Praga. Su objetivo es uno y claro:
solicitar al primer mandatario nacional revisar la decisión de no renovar la concesión a RCTV. “Tenemos vivos recuerdos de los métodos que utilizaba el régimen comunista para monopolizar la información”, escribieron en la misiva los diputados, que desean que “Venezuela siga siendo modelo de democracia en América Latina”.

Doce días después de ejecutada la medida de cierre contra el canal de Bárcenas, en el exterior el asunto sigue dando de qué hablar.

Aunque en el caso de los checos, alguien podría descubrir pelos de la mano del imperio (el texto fue suscrito un día después que el presidente de EEUU, George W. Bush, durante la conferencia internacional Democracia y Seguridad, celebrada en la capital checa, denunciara un intento de Caracas de “desestabilizar la democracia” ), sería difícil utilizar el mismo argumento contra aliados políticos e ideológicos como la Unión Europea (UE), el Gobierno español, el partido PRD mexicano, y el Partido Socialista francés. De hecho, cuando Venezuela lo hizo contra los senados brasileño y chileno, le tocó probar unas gotas de su propia medicina. Palabras más, palabras menos, Luiz Inácio Lula Da Silva y Michelle Bachelet, con toda la amistad que profesan por Chávez, salieron raudos a defender la soberanía y autonomía de sus cuerpos legislativos, y a exigir disculpas y respeto.

Gobiernos, parlamentos, partidos políticos, ONG, gremios, opinadores y personalidades en todo el mundo han expresado preocupación por el cese de las transmisiones de RCTV, por sus consecuencias sobre la salud de la libertad de expresión, ergo, la democracia.

HASTA LOS AMIGOS

Las reacciones han sido también de distinto tono y pelaje, y van desde la condena abierta, como en el caso de la organización Reporteros sin Fronteras, la SIP, el gobierno de Oscar Arias en Costa Rica, el Senado estadounidense o el PAN mexicano (partido gubernamental de derecha) ; a la nota diplomática que cuando no dice sin decir, toma distancia, que a los efectos viene a ser lo mismo. Allí se ubican, por ejemplo, los mandatarios de los gobiernos aliados de Brasil y Chile, que respetan la decisión de Caracas, pero recordándole que sin libertad de expresión no hay democracia.

En el medio, la preocupación legítima, que invita a reconsiderar el fallo administrativo para ajustarlo a derecho no ha quedado por fuera, que es lo que hicieron la UE, España y el Partido Socialista galo.

Miraflores mientras tanto se empeña en restar importancia a las críticas, cuando no las mete en el saco de la conspiración internacional y el “golpe suave”.Y Hugo Chávez, siempre fiel a su estilo, aprovecha cualquier arenga pública para mandarlos a todos allá donde el diablo (el de verdad) perdió la chola.

Pero estos esfuerzos se vacían y lucen poco sinceros, cuando se observa el corre-corre en el que están sumidas todas las delegaciones diplomáticas criollas del planeta, y las agencias de lobby y lobbystas que contrata Caracas, para contrarrestar el flujo internacional adverso.

No fue una decisión política, sino un acto soberano. Acá no hubo cierre, simplemente se extinguió una concesión. El país demandaba, y así lo exige la Constitución, un verdadero canal de servicio público, son algunos de los argumentos esbozados.

La opinión pública internacional escucha, pero se sigue preguntando:
¿por qué no hubo competencia abierta y licitación para asignar la señal? ¿Por qué si RCTV no estaba de acuerdo con la medida, no se le permitió defender su posición ante un tribunal? ¿Por qué si es verdad que el canal 2 conspiró contra el Gobierno en abril de 2002, nunca se le juzgó, y se le trató diferente que a Venevisión, que tuvo una actuación similar? Encima, poco ayudan al oficialismo las declaraciones de funcionarios como el embajador de Venezuela en Canadá, Roy Chaderton, diciendo a medios internacionales que como el canal 4 rectificó, sí se le renovó la concesión, y claro que esa sí fue una decisión política.

SE ABREN VENTANAS

Este balde de agua fría internacional, coinciden los internacionalistas María Teresa Romero y Carlos Romero, lo llenó la crudeza de la medida. Hasta la fecha del apagón de RCTV, el Gobierno había atacado a algunos periodistas o directores de medios, casi a título personal, “pero esta es la primera vez que se arremete contra un medio de comunicación para silenciarlo por su posición crítica”, dice Carlos Romero. Además no se trata de cualquier canal, sino del de mayor penetración y sintonía entre los sectores populares. Para completar el cuadro, las deficiencias de contenido y técnica del sustituto TVes, hacen flaco favor a la posición gubernamental, que cada vez se descubre más proclive a establecer “un proyecto hegemónico de control de las comunicaciones”.

Para la opinión internacional, donde existe el consenso de que la libertad de expresión es pilar fundamental de la democracia, cuesta mucho asimilar la decisión contra la estación de Bárcenas, sin levantar suspicacias.

En el caso de los gobiernos y entes aliados o afines ideológicamente al gobierno de Caracas, que son los que más deben doler a Miraflores, María Teresa Romero atribuye su actitud a evitar que se ensucie la imagen de la izquierda.

“Los gobiernos de izquierda democrática no quieren que el socialismo se desvirtúe, y se distancian de la izquierda radical, más cercana al comunismo” a la soviética.

Los dos analistas comparten también la visión de que esta coyuntura abre puertas, hasta ahora cerradas, a la oposición democrática en el país.

“Hasta hace poco, la comunidad mundial democrática había mostrado gran pasividad cuando se denunciaban las limitaciones a la libertad de expresión en Venezuela.

Ahora con este jalón, se abren ventanas para exponer la situación real de los derechos humanos en el país”, dice Carlos Romero. “Se ha roto el consenso de que el gobierno de Chávez es democrático”. Esto –agrega- significa que la lucha no se hará ahora sólo en Venezuela.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog