Lo que nos hace humanos

Por Venezuela Real - 9 de Junio, 2007, 15:45, Categoría: Libertad de Expresión

ANA JULIA JATAR
El Nacional
09 de junio de 2007

A pocos sorprende que la juventud proteste.

En todos los rincones del mundo, así como en los de la historia, existen ejemplos de rebeliones de lo nuevo ante lo viejo y de lo que comienza frente a lo que muere. En estos días los universitarios venezolanos han demostrado que no son la excepción.

Sin embargo, creo que a pesar de las similitudes con otros movimientos juveniles, vale la pena entender las características únicas de estas manifestaciones como expresión de la realidad venezolana. Veamos.

En primer lugar este es un movimiento estudiantil que se rebela contra un proyecto "revolucionario". En otras palabras, lo que se le pretende imponer a los venezolanos como un socialismo novedoso tiene un olor tan fuerte a absolutismo viejo, que la juventud decide no identificarse con él. Como ya se había quedado esta supuesta revolución sin trabajadores, sin intelectuales y sin artistas, al no contar ahora con los estudiantes, pareciera que a este experimento marxista sin talentos sólo le quedan los petrodólares para sostenerse...
por ahora.

Con estas manifestaciones, el Gobierno se ha encontrado de frente con una crisis política que no tendría razón de ser si en Venezuela se respetaran los derechos civiles de una democracia. El movimiento estudiantil está en la calle porque exige que se respete la Constitución, ni más ni menos.

El cierre de un canal de televisión por razones políticas y la confiscación arbitraria de sus bienes por parte del Gobierno, terminaron de activar los anticuerpos al autoritarismo en gran parte de esta sociedad.

Una de las mejores consignas de esta protesta resume el sentir de la gente ante el proyecto hegemónico del Presidente: "Lo que nos hace humanos es poder escoger".

Estas protestas no sólo rechazan abiertamente las expresiones absolutistas de este régimen sino que las han puesto en evidencia una vez más: los estudiantes en la calle provocaron que el Presidente arremetiera con la insólita amenaza de una guerra civil.

Por ello, también se denuncia el absolutismo con documentos escritos y entregados en multitudinarias marchas al Tribunal Supremo de Justicia, a la Fiscalía, a la Defensoría del Pueblo y a la Asamblea Nacional por su complacencia ante el Ejecutivo. Y es que el Presidente de Venezuela se ha convertido en una suerte de monarca absolutista cuyos deseos se tornan realidad con sólo manifestarlos en sus monólogos televisados. Más aun, al mejor estilo de Luis XIV, los poderes públicos se han convertido en una corte que sólo se preocupa por complacer al monarca y observarlo con admiración enfermiza.

El Presidente ha cometido un error estratégico para el cual no se había preparado.

El país que tenía arrinconado se vuelve a levantar a través de sus hijos. El Gobierno, sorprendido, apela a tácticas viejas y utiliza contra este movimiento estudiantil las mismas descalificaciones que usó para apabullar a la oposición democrática.

Como discos rallados repiten "traidores a la patria", "vendidos al imperialismo", "oligarcas" y "golpistas", mientras el Presidente se encadena y se vuelve a encadenar para decirlo mil veces. Pero esta vez no les funciona, el mundo no les cree y la mayoría de los venezolanos lo ve con una mezcla de suspicacia y rechazo.

Presidente, escuche lo que le están diciendo los jóvenes, "lo que nos hace humanos es poder escoger". Entonces ¿por qué, en vez de responderles con gritos de guerra civil en interminables cadenas, no empieza por dejarlos ver el programa de televisión que les provoque? ¿Será eso pedirle mucho a esta democracia?





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog