Palabras idiotas

Por Venezuela Real - 10 de Junio, 2007, 15:51, Categoría: Cultura e Ideas

MASSIMO DESIATO
El Nacional
10 de junio de 2007

"A semejanza de las piedras lanzadas al azar, las frases idiotas no vuelven hacia atrás. Salen del abismo de la no-expresión y no se dan paz hasta precipitarnos en él quedándose dueñas de una realidad cadavérica. (...) Una vez echadas a rodar por la ladera escrituraria pueden infestar toda una lengua. Enfermarla hasta la mudez absoluta. Deslenguar a los hablantes. Volverlos a poner en cuatro patas. Petrificarlos en el límite de la degradación más extrema, de donde ya no se puede volver. Monolitos de vaga forma humana. Sembrados en un carrascal. Jeroglíficos ellos mismos".

Así escribe un príncipe de las letras latinoamericanas.

Así actúa otro rey del mismo continente: ¡Pum! ¡Zum! ¡Trazó el gran señor, después del enésimo vuelo marcial, en su avión, ¡zum!, revolucionario.

Ilusionarlo todo, prebenda tras prebenda, repartiendo oro negro a diestra y más a siniestra, y nunca plata desgastada, con lo que gobierna gozando sin escribir mucho, por eso de que la teoría es jodida siempre por la práctica. Su pensamiento simplemente vuela, piedra lanzada al azar, a ver si coge al socialismo del siglo XXI, el que no vuelve hacia atrás, el que sale del abismo de la no-expresión, el que no se da paz si no precipita al país entero, para apoderarse de la realidad cadavérica de un pertinaz resentimiento.

El país, ya enfermo de oligárquico desdén, enferma ahora más por la infestación de la lengua, por la mudez absoluta de una oposición puesta en cuatro patas, petrificada en el límite de la degradación más extrema, de donde –como dice el príncipe de las letras y como hace el rey de la acción– ya no se puede volver. Sin oposición no hay democracia, sino sólo una forma política actuada por monolitos de vaga forma humana. Jeroglíficos ellos mismos.

¡Eso es! Jeroglíficos. Ruedan del centro hacia la "x" revolucionaria del siglo XXI, tejida de palabras que, en un rápido violar, saquean toda teoría, ese desdeñable producto de las clases altas –dirían los revolucionarios– vendidas al más rapaz imperialismo y eurocentrismo. A la teoría imperial hay que contraponer la práctica liberatoria del eructo "a la Carlés", o esas palabras-piedras que en lugar de habladas son lanzadas contra todo aquél que se atreva a dudar de las bondades del nuevo curso. Y recordemos que dudar forma parte de la libertad de expresión del fuero interno. Dudar es pensar de manera más profunda y terrible, pero, a veces, más sistemática, o fragmentaria, a tal punto que estos miles de fragmentos se reúnen en un solo coherente discurso.

Jeroglíficos. Vale decir desconocidos, incomprensibles sin un código que los aclare.

Así aparecen los ciudadanos frente al majestuoso volar del rey, en su "¡zum!", "¡pum!" avión estelar. No hay voces que contrarresten las palabras idiotas cuando uno no se ha educado para las expresiones en argumento. Encadenados por la idiotez de la palabra real, de la única palabra que cuenta, la oposición es contada como un cuento de hadas para infantes. Comienza así: "Érase una vez un país libre con o-posiciones diversas".

Realidad cadavérica. Esta revolución ha erigido un cadalso para la palabra, ya maltrecha de oligárquica arrogancia, la que, desde su "exquisitez" de palabra refinada, no se ha ocupado de las palabras-piedras encubiertas de aparente mudez, aquéllas que querían ser incluidas, escuchadas, entendidas. Así fueron tomadas en cuenta por el avión del "¡Zum!", "¡Pum!" revolucionario y cadáveres de palabras yacen en el piso haciendo que la nada sea una realidad, que el silencio triunfe por doquier. Palabras idiotas.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog