Rincón del autor: Los carajos de Chávez

Por Venezuela Real - 10 de Junio, 2007, 10:38, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Mariella Balbi
El Comercio - Perú
10 de junio de 2007

Los desengaños en política cuestan caro, mucho más cuando los dictadores buscan ser ídolos, caen de más alto y la grieta no se cierra

"Que se vayan largo al carajo", les dijo en público a sus opositores el presidente venezolano Hugo Chávez. Tenía rabia, pero la grosería denota también evidente desesperación, las cosas se le están escapando de las manos. Y es que --como bien sabemos los peruanos-- no hay dictadura perfecta, por más que cuando uno la vive y combate siente la impotencia de no mover ni un pelo al régimen con la justa protesta. Las dictaduras ya no son como antes que duraban décadas (salvo la de Fidel Castro que siéndolo se desvía del modelo clásico) y controlaban absolutamente todo --la prensa incluida--, además de ser fuente de inspiración para novelas extraordinarias sobre la tiranía como "Yo el Supremo", "La fiesta del Chivo" o "El recurso del método", por citar algunos.

Chávez, nuestro dictador latinoamericano de turno, erró el tiro del lenguaje y de su fuerza. Cree que insultando a troche y moche ataranta a todos. Dentro de su ilusa omnipotencia nadie puede responderle porque si no él comienza con una escalada de improperios a la que ningún jefe de Estado quiere llegar. Sin embargo, está frente a la paradoja de todo dictador: Si se calma y baja el tono de afrenta siente que se debilita. Si acelera hasta el descontrol que vemos se va abriendo frentes que ya no puede manejar; como le ocurrió con el Parlamento brasileño. En un inicio el presidente Lula guardó un ominoso silencio frente al cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV) y terminó arrastrado en la colada por el propio Chávez. De haber tomado un Nervocalm nada de esto habría sucedido.

Pretender achacar todos sus males a la oligarquía venezolana, internacional y planetaria es bastante primitivo e infructuoso, y lo coloca en otra encrucijada: Si no cerraba RCTV, según él un bastión oligárquico, tenía un opositor permanente y sus excesos, atropellos y arranques los conocía todo el país. Pero al clausurar la televisora se echó encima a la opinión pública, el 85% de los venezolanos estuvo en contra. Dentro de ese porcentaje están los que lo miraban con simpatía y que ahora ya tienen sus dudas de que el déspota sea bueno y tolerante; los desengaños en política cuestan caro, mucho más cuando los dictadores buscan ser ídolos, caen de más alto y la grieta no se cierra.

Demócratas y tiranuelos tienen tentaciones provocadas por el ejercicio del poder. A Chávez le pica la mano para zumbarse a Globovisión, otra cadena crítica. Lo acecha una nueva trampa de la fe: si la respeta, los estudiantes rebeldes tendrán un soporte mediático y será una ventana democrática. De revocarle la concesión quedará evidenciada su prepotencia, su miedo --ningún dictador es tan macho como se pinta-- y su debilidad. En cualquiera de los casos y para decirlo en lenguaje 'chavista' se va "largo para el carajo". No hay sátrapa que dure cien años ni país que lo resista.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog