El pequeño secretario

Por Venezuela Real - 12 de Junio, 2007, 11:29, Categoría: Política Internacional

Asdrúbal Aguiar
El Universal
12 de junio de 2007

El nuevo secretario ha decidido escribir su historia dentro de la OEA con "s" minúscula

La Corte Interamericana, en sentencia algo reciente, dio cuenta del axioma que sirve de columna al Derecho internacional de la democracia. Se lee así: "Existe... una coincidencia en los diferentes sistemas regionales de protección a los derechos humanos y en el universal, en cuanto al papel esencial que juega la libertad de expresión en la consolidación y dinámica de una sociedad democrática. Sin una efectiva libertad de expresión, materializada en todos sus términos, la democracia se desvanece, el pluralismo y la tolerancia empiezan a quebrantarse, los mecanismos de control y denuncia ciudadana se empiezan a tornar inoperantes y, en definitiva, se empieza a crear el campo fértil para que sistemas autoritarios se arraiguen en la sociedad".

El traslado de la cita no tiene propósitos especulativos. Destaca por contraste, eso sí, el daño irrogado al Sistema Interamericano, a sus fundamentos históricos y a su razón de ser, por la última Asamblea de la OEA en Panamá, que concluyó sin debatir el cierre de RCTV: cuya señal y bienes confiscó nuestro dictador para sumarla a su culto, en fraude abierto de la ley y manipulándola con ayuda de sus áulicos en el Supremo Tribunal.

La circunstancia se revela más desdorosa cuanto que, en paralelo, ante los enmudecidos gobiernos americanos esta suerte de "gaucho malo" también secuestró la función legislativa para ejercerla por decreto, de espaldas a la Constitución y contando otra vez con los jueces que le sirven y a quienes controla. La Presidenta del TSJ, cabe recordarlo, sin desprenderse de su función judicial ejerce como secretaria del dictador para la reforma que afirmará la dictadura y le dará su rango constitucional.

La señalada omisión de la OEA revela no solo hipocresía, que es mucha la que ya medra en su seno por motivos pecuniarios - el dinero que le aporta a varios de sus gobiernos miembros el negocio petrolero venezolano - y que la ha llevado al aplazamiento de los principios. Muestra, mejor y con crudeza, su grave falencia de conducción.

Las organizaciones internacionales de ordinario no son distintas en su comportamiento al comportamiento de los Estados que las forman; que en el caso de la OEA y en una mirada rápida sobre su geografía, con las excepciones del caso, no es que éstos sean un reservorio ético y de virtudes democráticas.

Pero de tanto en tanto, con todo y sus deficiencias y a despecho de uno que otro gobernante de turno autoritario o corrupto, las cabezas visibles de tales organismos, sus Secretarios, cuando brillan con luz propia y conciencia de sus elevadas responsabilidades logran salvarlos del tremedal, incluso en los momentos menos favorables.

Tales funcionarios han hecho historia en las Naciones Unidas, en la Unión Europea, en distintas entidades de cooperación y desarrollo, y en la propia OEA, por haber desempeñado sus secretarías con "S" mayúscula.

Cuando César Gaviria asumió la Secretaría de la OEA, previamente se había hecho de un plan para el fortalecimiento de las democracias y la salvaguarda de los derechos humanos en el Continente. Aspiraba relanzar la institución en consonancia con sus propósitos remotos -situados en el Congreso Anfictiónico de Panamá- y aquellos desarrollados luego bajo inspiración de la Carta de Bogotá de 1948.

Concluía su mandato como Presidente de Colombia, lo que de suyo le permitió alcanzar perfil propio y un trato no subalterno frente a los presidentes de las Américas o sus emisarios en el Consejo de la OEA. Ni les temía ni los ofendía.

Sea cual fuere el juicio que se tenga de su gestión, como legado y acumulado de las tendencias desprendidas desde 1959: cuando nace la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y también es adoptada la primera Declaración de Santiago sobre los elementos de la democracia y de su ejercicio efectivo, durante ella y por aclamación nació la Carta Democrática Interamericana. Nada menos.

No es esta la circunstancia corriente, empero, bajo el mandato del nuevo secretario, quien ha decidido escribir su historia dentro de la OEA con "s" minúscula y a costa de la democracia en el hemisferio.

El camarero del Presidente Lula, Marco Aurelio García - ¿acaso amigo de este "secretario" desde cuando se exilara en Chile y junto a él militara en la izquierda radical que sembró la caída de Allende? - ha confesado ahora, para solaz del dictador y de su grosero atropello a la libertad de expresión de los venezolanos, que "Insulza es secretario, por los votos de Brasil y de Venezuela".

¡Huelgan los comentarios!





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog