Pásalo

Por Venezuela Real - 12 de Junio, 2007, 14:44, Categoría: Política Nacional

Elizabeth Araujo
TalCual
12 de junio de 2007

“Las ventanas se abren, las cacerolas suenan, y el hombre, autoinvestido de Ministro de la Gobernación, sale a denunciar a los manifestantes, en estilo del más rancio autoritarismo”. La frase, consignada por un tal “anónimo 3”, hizo parte de las crónicas que describían la furia colectiva sesenta horas después del 11M, cuando el gobierno de Aznar, a pesar de haber detenido a los autores del atentado en la estación de Atocha, insistía en acusar a ETA y sacar dividendo electoral de la más grande tragedia que conmovió a España. Nadie sabe cómo pero alguien se valió de su celular para convocar a miles frente a las sedes del PP en las principales ciudades y exigir que dijeran la verdad.

Así se iniciaba la pequeña revuelta que más tarde bautizaron como la “rebelión del pásalo”, y que desconcertó a la clase política, porque sorteaba mediante un ardid tecnológico la ruta natural del verticalismo partidista.

Quizás sea este el fenómeno que explique en parte el éxito de las movilizaciones efectistas y pacíficas de los universitarios que defienden la libertad de expresión y protestan contra el cierre de RCTV. Nada más sencillo que eso: se mandan un mensaje y terminan con el ¡pásalo! De modo que cuando el ministro Carreño vende la tesis de la conspiración, e incluye como elementos del plan las manifestaciones, no hace más que confirmar que la revolución está cada vez más lejos de la gente, de la que estudia o trabaja, arriesga su vida en paradas de las camionetitas y no halla azúcar en el abasto.

Carreño insiste: las cifras de homicidios bajaron notablemente, pero el trabajador chavista que llega a casa y celebra haber subido sin contratiempo la escalinata, sabe que el ministro se traslada en una camioneta blindada, con otros vehículos que les protegen y un sistema de control conectado a los cuerpos policiales que resguardan su familia.

Mientras eso pasa, en la morgue de Bello Monte se reúnen, en cuclillas porque no hay donde sentarse, los familiares de las decenas de jóvenes que caen por balas del hampa o de los ajustes de cuenta. Allí, en ese lugar sombrío, se juntan los padres de los jóvenes ricos y de los pobres, los que viven en Prados del Este o los Sin Techo; los de ojos azules y los de pelo ensortijado, para compartir una misma tragedia, de la cual el gobierno no se ocupa, porque sus prioridades continúan siendo el imperio y sus nuevos agentes juveniles.

Por eso, el pásalo.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog