La conversión al bolívar fuerte tiene fuerte impacto en los sistemas informáticos

Por Venezuela Real - 14 de Junio, 2007, 17:18, Categoría: Economía

FROILÁN FERNÁNDEZ
El Nacional
14 de junio de 2007

Primera fase comienza en octubre
Empresas venezolanas trabajan contra el reloj para adecuar su software a la reforma monetaria

Aunque en el decreto-ley sobre la reconversión monetaria del 6 de marzo de este año se establece que el primero de enero de 2008 los sistemas informáticos deben estar adaptados para manejar la nueva moneda, la fecha que preocupa a todos los gerentes de sistemas, de organizaciones tanto públicas como privadas, está mucho más cerca.

El primero de octubre de 2007 todas las comunicaciones en las cuales se oferten bienes y servicios, y las que expresen importes monetarios, como las facturas y los estados de cuenta, deberán enunciar esos montos en las dos monedas, el bolívar actual y el bolívar fuerte.

Hace siete años también ocurrió una adecuación masiva de los sistemas informáticos para manejar las fechas con cuatro cifras para el año, en vez, de las dos posiciones que contemplaban los sistemas.

Aunque la transición del año 2000 no resultó en el desastre que muchos anunciaron, la adecuación de las plataformas tecnológicas sí representó un gasto importante para las empresas, y hubo más tiempo para planificar el cambio que el disponen las empresas con la conversión al bolívar fuerte.

Doble cambio.

Hay una doble transición en este proceso, dice Pedro García, de la unidad de negocios de la empresa venezolana DBAccess. "La transición de 2000 involucraba la adecuación del manejo de las fechas por parte de los sistemas, mientras que en el caso de la reconversión monetaria hay que pasar de una plataforma estable que maneja bolívares a una que maneja bolívares fuertes, con tres puntos de transición".

García se refiere al primero de octubre, fecha cuando cambia el formato de los reportes a terceros; al primero de enero, cuando entra en circulación el bolívar fuerte, pero se manejarán las dos monedas, y al paso a una plataforma estable con sólo la nueva moneda.

"Para el primero de octubre deben generarse los reportes en las dos monedas, pero no necesariamente los sistemas tienen que estar adecuados en su totalidad. Para el primero de enero sí se requiere que todos estén alineados".

DBAccess intervino en el ajuste de sistemas en 2000, con más de un centenar de ingenieros y programadores, y prestó sus servicios a decenas de empresas en la región andina, señala García.

"Esta experiencia, junto con el estudio de otros casos similares de conversión monetaria, como fue el del euro, nos sirvió para estructurar una propuesta que ayude a las empresas a evaluar el análisis de impacto de los cambios en sus sistemas informáticos y en la posterior adecuación de éstos".

El caso corporativo.

La primera fase incluye un inventario de la plataforma tecnológica de la empresa y la documentación del impacto de la reconversión en cada uno de sus componentes, aplicaciones y bases de datos, dice García.

"La adecuación implica una estrategia de ingeniería de software, y el desarrollo y pruebas sucesivas de éste hasta lograr una versión estable".

Lo más complicado de este proceso estriba en la dependencia entre los sistemas.

Como los resultados de un proceso alimentan a su vez a uno o más procesos, hay que planificar la secuencia de los cambios, señala el especialista. "Cada sistema debe ser estudiado por separado para evaluar su grado de integración con los otros componentes de la plataforma. Hay sistemas que manejan montos, pero que no emiten reportes a terceros y hay otros, que sí lo hacen".

García recalca que DBAccess es la única empresa venezolana que tiene la certificación internacional CMMI, un modelo diseñado para el mejoramiento continuo de los procesos.

Caminos del redondeo.

La preocupación más visible ante la reconversión está en el posible efecto inflacionario que tendrá el redondeo de cifras, especialmente en el caso de montos pequeños, cuando las cantidades perderán tres ceros. La conversión de millones a miles no representa mayor problema, pero las centenas y decenas de bolívares actuales pasan a la escala de los céntimos en la nueva expresión monetaria.

Los montos pequeños casi siempre son múltiplos de 100 -plátanos a 1.000 y llamadas a 200-; con el bolívar fuerte también existirá la tentación de redondear a la unidad más cercana.

La moneda de denominación más pequeña, la "locha fuerte", o Bs. F. 0,125, ya representa 25% más respecto a los 100 bolívares actuales, la unidad mínima en términos prácticos.

La norma establece la expresión de montos en bolívares fuertes con al menos cinco cifras decimales en el caso de la gasolina, servicios públicos, la unidad tributaria, acciones del mercado bursátil y otros rubros.

El costo del kilovatio hora, por ejemplo, entre 89 y 90 bolívares (tarifa residencial), expresada en bolívares fuertes resulta en Bs. F. 0,089699762. Los sistemas pueden trabajar con 8 o más decimales, necesarios para producir un consumo en el mes que pueda reflejarse al menos con 5 decimales.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog