El falso dilema de la izquierda y la derecha

Por Venezuela Real - 15 de Junio, 2007, 9:25, Categoría: Cultura e Ideas

Marcos R. Carrillo P.
El Universal
15 de junio de 2007

¿Deben ser los gobiernos de izquierda o derecha? Esta última promueve fundamentalmente la libertad y un modelo de economía de mercado. Los izquierdistas alegan trabajar por la igualdad y la justicia, estar del lado de los pobres, en contra del abuso de los poderosos y del modelo de libre mercado. Además de estas pretendidas diferencias sustantivas, obviamente, hay infinidad de diferencias adjetivas. Las pretensiones de la izquierda despiertan expectativa, alegría, esperanza por su connotación altruista, mientras que el liberalismo genera sospechas por su cruda interpretación de la sociedad.

Esta distinción de carácter horizontal es engañosa. El debate es estéril y arcaico. Luego de la construcción y desarrollo de la idea de Estado social de Derecho la diferencia pierde relevancia teórica y práctica, siendo útil sólo como herramienta retórica y demagógica. El Estado social de Derecho asume la necesidad de promover la igualdad, la justicia y el bienestar como sus fines principales. Hasta aquí la coincidencia de valores con la denominada izquierda. La diferencia radica en que esos valores se desarrollan en un ambiente de libertad y respeto a los derechos ciudadanos, que es la condición necesaria de cualquier Estado democrático.

Modernamente el problema no es horizontal sino que hay que analizarlo verticalmente. Dando por sentado que todo Estado democrático tiene el deber de promover loables valores que tradicionalmente eran atribuidos o reclamados como exclusividad de los rojos, lo importante es analizar los métodos que se utilizan para lograr los fines. Así el centro de la discusión debe ser si los gobernantes cumplen o no con garantías de respeto a las libertades ciudadanas y las protege, inclusive, de la misma acción del Estado. En definitiva, el problema es si el gobernante se sitúa arriba del ciudadano para aplastarlo, abrumarlo, constreñirlo o si, por el contrario, se ubica debajo del ciudadano para sostenerlo, apoyarlo, impulsarlo.

Los gobiernos que se ubican arriba jamás lograrán los altruistas fines que dicen defender, pues parten de una premisa que no valora al ciudadano, a pesar de que proclame apreciar (¡o hasta amar!) tan grandemente a los integrantes de la sociedad que deba someter las libertades para lograr la utopía.

Por el contrario, el Estado que se ubica por debajo del individuo, poco a poco, construirá una sociedad que procure, de forma realista, los fines que pretende monopolizar falsamente la industria de la izquierda. Esto lo logrará mediante la prosperidad y la libertad que no son tesoro exclusivo, ni invención, de la mentada derecha (concepto también falaz en este contexto).

No puede aceptarse esta sofista y vetusta distinción  que nos divide horizontalmente. Debe voltea





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog