80% de indigentes provienen de familias en pobreza extrema

Por Venezuela Real - 16 de Junio, 2007, 19:34, Categoría: Dimensión Social

ROCÍO CAZAL
El Mundo
16 de junio de 2007

Trabajadores de minpades evalúan valores de nuevos misioneros
20% de las personas de la calle fueron de un estrato económico medio, pero se convirtieron en nómadas por reveses en los negocios y por adicción

Caracas. En la carpa de Los Caobos, donde funciona la Misión Negra Hipólita, se respira entusiasmo entre los voluntarios y el personal que atiende a quienes decidieron dejar las calles para recuperarse.

Su misión: desintoxicarlos, evaluar su entorno familiar, valores, vicios y situación psicosocial, para luego enviarlos a un centro de rehabilitación o granjas militares.

Los estudios son contundentes: 80% de quienes decidieron tomar las calles como vida provenían de familias de pobreza extrema y el resto se trata de personas que eran de buen nivel económico, pero que no controlaron ciertos elementos en su vida como negocios en bancarrota, adicciones a las drogas o el alcohol, por ejemplo, e incluso por la pérdida de viviendas en tragedias ambientales.

Sin embargo, el hecho de que el grueso de la población de indigentes provenga de bajo estrato social no es un condicionante para caer en ese mundo, según asegura Yuoarary Carrizalez, psicóloga clínica de la Misión. El problema está en lo que hay detrás de la pobreza como la falta de arraigo en los valores y las depravaciones socioculturales.

"Casi 70% de la población de indigentes cayó en esa situación por consumo de drogas. Un porcentaje menor por un mal negocio o pérdida de la familia, o son personas extraviadas por enfermedades como el alzheimer, demencia o problemas mentales fuertes. La mayoría viene de extrema pobreza con bajos valores".

ENTRE DROGAS Y DELITOS

En las instalaciones de Los Caobos laboran cerca de 40 personas para atender a los nuevos misioneros.

Se trata de un psiquiatra, un psicólogo, cuatro médicos generales, cuatro enfermeras, la misma cantidad de paramédicos, 10 educadores de calle, 10 vigilantes, un abogado y un readaptador social, por nombrar algunos. Del estudio que han realizado en la población de mendigos que han atendido, se encontraron con una media en sus edades: la mayoría se trata de jóvenes entre 18 y 30 años.

"Sí hay niños y adolescentes en situación de indigencia, pero son pocos y, cuando se les aborda, ahí actúa la Lopna (Ley Orgánica de Protección al Niño, Niña y Adolescente) porque sus derechos son vulnerados. En la mayoría de las ocasiones se les otorga una medida de protección y se busca una familia sustituta si sus padres no buscan rehabilitarse o dejan al niño en abandono", manifiesta Carrizalez.

Lo que también han notado los trabajadores del Ministerio de Participación Popular y Desarrollo Social (Minpades) es que un gran número de quienes cayeron en la indigencia presentan registros policiales y antecedentes penales, sobre todo por robo -que es el delito que más predomina-, aunque no falta la violación y el homicidio.

"Son personas evadidas, solicitadas, con medidas cautelares y hasta en juicio", indica Cañizalez.

Ante esta situación, le ofrecen ayuda jurídica y hacen contacto con el tribunal a cargo del caso, asegurando que se le realizará la rehabilitación y que continuará con el proceso judicial.

VOCACIÓN DE LOS VOLUNTARIOS

Lo más impresionante para quienes realizan esta labor social es que sólo 30% de los indigentes están indocumentados. De todas maneras, si llegaran a portar los papeles de identificación, a todos le realizan las reseñas de huellas dactilares, que luego envían a la Oficina Nacional de Identificación y Extranjería (Onidex) para la verificación y autenticidad de su identidad. La mayoría se trata de venezolanos.

Asimismo, se pudo conocer que de aquellas personas en situación de calle que entran a la Misión, 46% se retira y vuelve, y así sucesivamente, pues no controlan la abstinencia a las drogas.

Considerando que se trata de centros de rehabilitación a puerta abierta -pues no se trata de una cárcel y ellos acuden a la Misión por voluntad propia-, lo importante es que 54% se queda en el programa por más de un año y medio para regenerarse.

La idea es superar ese porcentaje y en eso trabajan los voluntarios de la Misión, pues están allí dedicados enteramente por pura vocación.

William Abbate, técnico medio en Trabajo Social y educador de calle, lleva un año y cuatro meses en la Misión Negra Hipólita y expresa que la experiencia ha sido sorprendente.

Se siente satisfecho por su labor, pero aún ve situaciones que le rompen el corazón: "He visto casos de casos. Hace poco, en un operativo, abordamos a una niña de 11 años de edad. Tenía cinco meses de gravidez y, por su nivel de intoxicación, era narcodependiente. Se dejaba practicar el sexo por drogas y, ante eso, se infectó de VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana). Caí en shock y me senté a llorar. Ahora ella está en rehabilitación".

Por eso, como todos los voluntarios, ve ese trabajo como una gestión social. La vocación y la constancia de ellos hace de la Misión Negra Hipólita la "punta de lanza", como la califican, pues lo importante es ayudar al prójimo.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog