Indices del BCV demuestran que controles no estabilizan precios

Por Venezuela Real - 18 de Junio, 2007, 13:52, Categoría: Economía

Alfredo Fermín
El Carabobeño
17 de junio de 2007

Si no hay diálogo la sociedad convulsionará

La doctora Ruth de Krivoy, quien presidió el Banco Central de Venezuela entre 1992 y 1994, advierte que "si no hay diálogo con los que toman decisiones, la economía seguirá mal, no habrá inversión y tendremos una sociedad convulsionada con calor excesivo en la política".

"Lo primero que falta, para poder ajustar la política económica -afirma- es la capacidad de diálogo. Porque si eso se da entre quienes toman decisiones y el sector privado, los legisladores, al menos, tendrían la oportunidad de justificar muchas cosas".

Ruth de Krivoy, experta en política monetaria y financiera internacional, es egresada -summa cum laude- de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela de la cual es profesora titular. Durante su visita a Valencia, para dictar una conferencia sobre el Panorama Económico de Venezuela, en el tradicional

Almuerzo de los Contralores, la doctora Krivoy afirmó que en estos momentos hay una economía con un gasto público muy vigoroso, donde se han incorporado al consumo sectores sociales en una forma muy acelerada.

"Ese dinero tiene que buscar una salida y una de ellas es el mercado de bienes. ¿Qué pasa? Hay un excedente de demanda. Pasamos por un período en el cual la tasa de inflación, medida por todos los índices del Banco Central, fue cayendo mientras se iban gestando los factores que iban a la reversión del proceso. Hubo un episodio en el que la desaceleración fue más acentuada y después más lenta. El quiebre fue a comienzos de 2005.

-¿Por qué hubo ese quiebre?
-Porque la política antiinflacionaria, basada en controles de precios, importación, tasas de cambio sobrevaluadas, importaciones directas del Gobierno y Mercal, al comienzo, fueron relativamente efectivas. Pero, en un contexto en el cual se fueron generando distorsiones en la oferta de bienes, la liquidez monetaria y el gasto público crecieron aceleradamente, por lo que esa política antiinflacionaria perdió efectividad.

-Se hizo más lento el proceso de deflación y, después, parece que pasó algo y se destapó el proceso inflacionario.

No fue un cambio gradual fue que, como de repente, cambiaron las cosas.

-Usted ha observado que en mayo de 2006 sucedió un cambio en la economía nacional. ¿Qué pasó en ese momento?
-Se empezó a pedir la solvencia laboral y se frenó el proceso de aprobaciones de Cadivi. El país, acostumbrado a un flujo constante de importaciones, que ayuda a subsanar el excedente de la demanda interna, se desajustó. El flujo de bienes empezó y los inventarios de las empresas comenzaron a sufrir, mientras la tasa de inflación seguía para arriba.

-Al mismo tiempo, la tasa de permuta, que se había mantenido estable en 2006, empezó a crecer. Se puso en práctica la estrategia de estabilización, implementada con los bonos en dólares pagaderos en bolívares y los bonos argentinos. Esto llevó a la tasa de inflación al 20 por ciento interanual.

-Hubo un pequeño descenso en marzo de este año, por la confluencia de la reducción de la tasa del IVA, la espera de la emisión de los bonos de Pdvsa y un aumento en las aprobaciones de Cadivi en enero y febrero.

-Pero al mes siguiente retomó su camino. El problema es que, así como vemos que, en el sector financiero, se está produciendo una subutilización del potencial que tiene para equilibrar la economía nacional, estamos viendo las consecuencias de escasez, de la discontinuidad e imprevisibilidad de las aprobaciones de Cadivi y los desajustes que conducen a que la oferta se limite. Los índices del Banco Central demuestran que un control no estabiliza los precios.

-¿Por qué el área de los alimentos y de las medicinas se hizo tan crítica?
-La tasa de crecimiento del precio de los alimentos siempre ha sido mayor que la del resto de los productos de la cesta básica. El subíndice de los alimentos representa casi 30 por ciento del presupuesto familiar, que usa el Banco Central para el cálculo del índice de precios.

-Esto nos dice que, socialmente, la inflación es un factor sumamente sensible y, a menores ingresos, mayor peso tiene, por lo cual no es de extrañar que los grupos de menores ingresos, según el Banco Central, sean los que experimentan la tasa de inflación más alta.

-Esto sucedió a pesar de que las divisas autorizadas por Cadivi para importar alimentos, es 37 por ciento más que la del año pasado, pero se quedan cortas con la demanda.

-El sector salud ha tenido problemas severos, desde hace décadas, por la capacidad de atención, calidad del servicio, disponibilidad de personal. Pasó a primera plana porque, cuando estalló la inflación, a comienzos de este año, subió el índice de salud junto con el de alimentos. De allí que son los dos sectores que tienen mayor ataque político en este momento.

-Sin embargo, varias encuestas reflejan que la gente ha mejorado de situación económica.

-Según las empresas encuestadoras, estamos viviendo el Nirvana, todo el mundo está feliz, compra lo que sea, hay menos pobreza, la tasa de desempleo cae, hay optimismo en la economía.

-En las empresas hay oportunidades de negocio, a pesar de que el entorno es hostil. Ciertamente, los consumidores expresan preocupación por la seguridad personal y el empleo. Pero están molestos por la escasez.

-No hay problemas de inflación, a pesar de que tenemos un año con altas tasas. Eso no aparece en las listas de los temas importantes. Pero todo esto es porque no hay colapso de precios del petróleo en el horizonte.

-Entonces hay la expectativa general que esto puede continuar. Es como un barquito que va navegando en un mar que, si baja la marea, no se hunda aunque por debajo haya corrientes que son tan profundas como para moverlo.

-Porque las insuficiencias del sector financiero y de la cadena productiva se subsanan con operativos y, en el fondo, ha habido un ingreso importante de los ingresos.

-Todo esto es factible por las importaciones que han batido récords y continuarán. Van camino a los 39 millardos, o quizás más, este año. Realmente, es difícil no ajustar esas proyecciones, cuando las importaciones son la válvula de escape de la presión del mercado interno. Realmente son imprescindibles, para que la tasa de inflación no pase de la cota de 20 a 30 y para que el resto del aparato productivo no se desajuste más.

-¿Hay preocupación en el Gobierno por este panorama?
-Esto causa preocupación. En el seno del equipo de Gobierno hay ambivalencias y en el sector privado hay preocupación, porque no está claro, tampoco qué se puede esperar.

-En el gobierno hay dos corrientes. Los que piensan, y han demostrado que las importaciones son importantes y que hay que darles dólares de Cadivi, como una forma de transformar la riqueza petrolera en bienes tangibles para la atención del consumidor. Pero hay quienes piensan que lo que se necesita, es la sustitución de importaciones porque es malo importar tanto.

-Por eso, aparecieron la solvencia laboral y el certificado de no producción insertado en la cadena de Cadivi. Esa es la forma de implementar la tesis de freno a las importaciones.

-Aunque el Gobierno es impredecible, ¿como será su comportamiento frente a la economía, en los próximos meses?
-Tengamos en mente que nos espera algo. Tenemos una Ley Habilitante, aprobada a comienzos de este año con vigencia de 18 meses. Hasta ahora esa ley ha producido: la Condecoración del 4 de Febrero, la Ley Contra el Acaparamiento y la Especulación, la Ley de la Reconversión Monetaria y la Ley para la Toma de Control de la Faja del Orinoco.

-Todo lo demás, que se ha aprobado bajo la Ley Habilitante, publicado en Gaceta Oficial, es una minucia que ha podido ser aprobada por la Asamblea Nacional.

-Si la reforma constitucional entra en 2008, es posible que, en algún momento, se produzca una nueva Ley Habilitante que extienda la capacidad legislativa del Presidente por un tiempo más.

-Pero hay otra cosa, si la Constitución trae nuevos términos para los funcionarios electos, cambios en las normas de reelección, en la división política administrativa del país, en el régimen constitucional de los Consejos Comunales, se van a necesitar elecciones que, probablemente, arropen a las de octubre de 2008, de gobernadores y alcaldes. Porque ya las gobernaciones de estados no tendrán las mismas jurisdicciones.

-Le Ley Habilitante, además del tema político de la división de poderes, tiene, para el sector privado, implicaciones serias. Se trata de un proceso legislativo poco transparente, con pocas oportunidades para interactuar, dialogar y conocer. Mal que bien, en una comisión de la Asamblea Nacional, se puede asistir, se puede monitorear y entender por donde van los tiros.

-¿Los sucesos de los últimos días podrían contribuir a que el presidente Chávez cambie su política económica?
-Hay distintas áreas en las que podrían hacerse cambios de mucho significado. Una estrategia para el mercado de permuta, una estrategia clara en Cadivi, un manojo más ágil en los temas regulatorios que sean administrados con el debido anuncio y diálogo. Son pequeños cambios que podrían ayudarnos y reducir, un poco, esos huecos en el aparato productivo.

-Hay que ser realistas, hay que estar conscientes de las oportunidades que se presentan. La era actual es la era del manejo de riesgos. Esto nos representa un riesgo y, en la toma de decisiones, hay que valorarlo, medirlo y ponerlo en su justa dimensión.

La reconversión

-¿Era necesaria la reconversión?
-La reconversión monetaria arrancará en octubre con la fijación de precios en las dos monedas, que tiene a todo el mundo de cabeza planificando la mecánica para ese proceso. En enero comienzan a correr las dos monedas y canje que, según se ha dicho, durará lo que tenga que durar.

-El Banco Central le daba a la reconversión monetaria no menos de cuatro años de planificación, pero lo están obligando a hacerlo en seis meses.

-La reconversión monetaria será un problema operativo costoso, complejo y con mucho riesgos de implementación. Hay que estar pendientes y vigilantes. La duda está en si la reconversión ayudará a bajar la inflación. Eso no sucederá, a menos que haya un reenfoque de la política fiscal y monetaria.

-Mientras estemos todos complicados con la reconversión monetaria, estará sucediendo la reforma constitucional, la Ley Habilitante, el referendo y las elecciones. Pero la cosa no se queda allí porque mientras avanza la reconversión monetaria la inflación seguirá subiendo.

-El ministro de Finanzas, cuando presidía la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional dijo que la reconversión monetaria bajaría la tasa de inflación al 2 ó 3 por ciento. La meta oficial de inflación del Banco Central, reiterada por su presidente, es de 12 por ciento.

-Pero la inflación va camino del 20 por ciento. ¿Qué va a pasar cuando el país entienda que hemos pasado por la reconversión monetaria y la inflación no bajó? Aquí hay un largo período de complicaciones políticas, de búsqueda de culpables, de regulaciones adicionales tratando de enfriarle la temperatura a los distintos segmentos del mercado.

-Estamos en esta carrera y nos estamos distrayendo y no terminamos de ver que hay un mercado financiero y un mercado cambiario que necesitan estrategias, una inflación, que podría ser menos si hubiese las estrategias adecuadas.

-En conclusión, tenemos condiciones financieras afectadas por regulaciones, estrategias que atacan los síntomas y falta de estrategias para atacar las causas de los desequilibrios que estamos viendo. Hay una serie de indicadores que demuestra que hay desequilibrios en los mercados que hacen a la economía más débil. A ello se agrega el nivel de incertidumbre, que afecta derechos civiles básicos, el derecho de propiedad y las decisiones de inversión.

-Por lo tanto, nos hacemos más dependientes de las importaciones, de las decisiones de Cadivi y de los precios del petróleo. Si en el Medio Oriente siguen peleando seguiremos importando. Si la prima de riesgo del petróleo baja, nuestra balanza de pagos entrará en rojo muy rápido y la economía venezolana perderá su capacidad de aterrizaje suave. Porque, a medida que se vayan debilitando las patas de este tinglado, el aterrizaje será una caída de sopetón.

 







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog