Reconversión monetaria

Por Venezuela Real - 21 de Junio, 2007, 8:37, Categoría: Economía

Rafael Durán
Junio de 2007

I.- Alcance de la reconversión monetaria.

El Banco Central de Venezuela y el Ejecutivo Nacional iniciaron el proceso de reconversión monetaria, que le  permitirá al país  contar, a partir del 1 de enero del 2008, con una nueva familia de billetes (Bs. F 100,00;  50,00; 20,00; 10,00; 5,00 y 2,00)  y monedas (Bs. F 1,00; 0,50; 0,25; 0,125; 0,10; 0,05 y 0,01). El proceso se llevará a cabo mediante la eliminación de tres ceros de la actual moneda y durante la etapa de transición, la nueva unidad monetaria se llamará Bolívar Fuerte y se representará con el símbolo “Bs. F”. Esta reforma tiene los siguientes objetivos:

1.-   Recuperar el poder adquisitivo de la moneda.

2.-   Reducir la tenencia per cápita de papel moneda.

3.-   Simplificar el cómputo de las transacciones económicas y los manejos financieros y presupuestarios del país.

II.- Análisis de los objetivos de la reconversión monetaria

La reconversión monetaria ha creado una gran expectativa  en la población venezolana, por ser la primera vez que en el país se plantea un mecanismo de esta naturaleza; además, se está realizando dentro de un proceso inflacionario, que de acuerdo con las estadísticas del Banco Mundial, es uno de los más altos de América Latina.

1.- Recuperación del poder adquisitivo de la moneda.

La reforma monetaria por sí sola no puede lograr que la moneda  recupere su poder adquisitivo; se necesita que el Ejecutivo Nacional  aplique un conjunto de políticas fiscales, monetarias y cambiarias, así como también en la producción de bienes y servicios que permitan reducir la inflación y estabilizarla.

El aumento de los precios se debe al crecimiento desproporcionado del gasto fiscal en los últimos años, que ha originado que la liquidez monetaria se incremente considerablemente, causando  un aumento de la demanda agregada en la economía, la cual no ha tenido una contrapartida en la oferta interna de bienes y servicios, capaces de hacerle frente. Las importaciones, en este tipo de coyuntura de alta demanda, han sido la variable que ha complementado la oferta interna. En esta oportunidad, a pesar de que ha crecido,  no fue capaz de contrarrestar la demanda registrada durante el 2006.

Este desequilibrio entre la oferta y la demanda de bienes y servicios, mantiene viva la inflación. En esta situación, al introducirse la reconversión monetaria se erosionará rápidamente el nuevo cono monetario. Se ha planteado, como un punto importante, la necesidad de realizar los ajustes de política económica, antes de que se introduzca las nuevas monedas que permitan reducir la inflación y estabilizarla; pero si esto no es posible, es de elemental juicio económico que junto con la incorporación de la nueva familia, se apliquen los ajustes necesarios para hacer la corrección que requiere el proceso inflacionario. En este último escenario, se debe tener presente que el tiempo que duren los precios altos, en esa medida se va lesionando el poder adquisitivo de las nuevas monedas y billetes; además, al no introducir las políticas necesarias, no se recuperará el poder adquisitivo de la moneda, que es lo que se busca con esta reconversión, por lo  que rápidamente se deberá cambiar el billete de más baja denominación por moneda y habrá que eliminar la moneda de más baja e introducir de nuevo el billete de quinientos bolívares. Dicho de una manera más directa, la reconversión monetaria está expuesta a un fracaso, con el costo en dinero y  tiempo que eso significa para el BCV y la economía en general.

2.- Reducción de la tenencia per cápita del papel moneda.

Se estima que con la reforma monetaria se reducirá la tenencia per cápita de papel moneda. Tal vez este objetivo sea difícil de alcanzar por cuanto la Reforma consiste en eliminar los tres ceros a toda la economía, y eso no significa que las operaciones de cada persona vayan a disminuir ni que la moneda vaya a tener una  reevaluación al momento de hacer la Reconversión.

La economía ha tenido unos crecimientos importantes en los últimos años y se  espera que siga en el futuro. Esto origina mayor incorporación de mano de obra al proceso productivo y, además, que se deben realizar mayor número de transacciones, que aumentan la demanda de billetes y monedas.

La reconversión monetaria se está implantando en una economía donde existe una inflación de dos dígitos, y la que ha sido difícil de reducir a uno durante los primeros seis años de este siglo. El año con menores incrementos de precios  correspondió al 2001, cuando se ubicó en 12,3%; pero, se han tenido años con fuertes incrementos, como fue el 2002, cuando esta variable alcanzó un 31,2%. Este fenómeno erosionará el nuevo cono monetario y se traducirá en una mayor demanda de medios de pagos.

El Estado cada vez le da mayor poder de compra a personas que antes no disponían  de recursos, como son las que forman parte de las misiones, donde se ha incorporado población joven y adulta, que reciben recursos que son pagados en efectivo por el Gobierno Nacional y PDVSA. Además, el Instituto Nacional de los Seguros Sociales está adelantando un programa de pensiones y jubilaciones para empleados públicos y privados que ya cesaron sus funciones; pero, que no tenían  el número de cotizaciones suficientes que exige la Ley para permitirles gozar de este beneficio; una vez cancelado, hoy disponen de una pensión. Este mecanismo se continuará adelantando y se estima que muchas de las personas que están en esta situación, se verán beneficiadas. Se debe recordar que los montos que reciben son pequeños; pero, el volumen de venezolanos incorporados a esos programas es grande; por lo tanto, el monto en circulación debería ser respetable y el número de transacción aumenta. Esto se traduce en que los de billetes y monedas en circulación debe aumentar por estos conceptos.

Además,  durante este año y en los próximos, entran a funcionar los Consejos Comunales  a  plenitud y este nivel de gobierno manejará un monto considerable de dinero, que también producirán un conjunto de transacciones, que demandarán medios de pago, originando un aumento de billetes y moneda en circulación.

Como se puede observar, la reconversión monetaria no reducirá el per cápita de billetes en circulación. Las monedas  y los billetes lo que hacen en la economía es facilitar el intercambio de bienes y servicios. Si estos aumentan, por la mayor producción o por incrementos de precios, los medios de pago deben incrementarse.

3.- Simplificar el cómputo de las transacciones y los manejos financieros y presupuestarios del país.

Con la disminución de los tres ceros en la economía se debe reducir el tamaño de las cifras de todas las operaciones que se realizan en el país, en especial las financieras y presupuestarias. Este último es el mejor ejemplo. El monto de los presupuestos de la Nación, en los últimos años, ha llegado al billón de bolívares y el correspondiente al 2007, tiene quince dígitos, lo que hace engorroso su manejo. Con esta decisión, de nuevo las cifras presupuestarias se colocan en el millón con el bolívar fuerte; pero, se siguen manejando doce dígitos. Igualmente, sucede con otras operaciones de la economía, que no son del tamaño del presupuesto; mas, se hacen difíciles por la cantidad de número que tiene cada una. Esta decisión mejora, en algo, el uso de las cifras.
 
III.- Otras consideraciones sobre la reconversión monetaria

1.- El diseño de los billetes y monedas.


Es importante que el nuevo cono monetario tenga un diseño muy diferente a todas las monedas y billetes que existieron antes, para evitar confusión y posibles estafas. Durante la implantación del nuevo cono monetario, estará en paralelo con el actual y no faltarán las personas inescrupulosas que quieran introducir las viejas monedas, que ya han sido desmonetizadas por el BCV. Esto ha sucedido, con mucha frecuencia, en países que han realizado la reconversión monetaria y han permitido que subsistan dos conos monetarios diferentes al mismo tiempo. En el caso venezolano, la situación es aun más compleja porque regresan las viejas denominaciones como el bolívar, el real, el medio, la locha, los diez centavos, los cinco centavos y la puya. Estas  nuevas monedas se diferenciaran por el diseño y el símbolo de “Bs. F.”

  2.-El conocimiento de la reconversión monetaria.

Una parte importante de la población no ha podido entender la eliminación de los tres ceros, que es la base de la reconversión. Parece algo sencillo; sin embargo, cuesta que el venezolano común entienda con claridad que a toda la economía se le quitaran los tres ceros y, por lo tanto, así como a los salarios se les eliminan, también a todos los bienes, servicios y obligaciones que tiene que pagar con ese salario. Por lo tanto, no existe ningún problema práctico porque todo continúa igual. El conocer con claridad en qué consiste la reforma le permitirá al venezolano común convertirse en un defensor de la reconversión, en especial, lo del redondeo y que no lo engañen con tantas monedas que estarán en circulación al inicio.

3.- La fecha para colocar en la economía todas las monedas y billetes del nuevo cono monetario, es difícil de predecir.

A la fecha, no se conocen los diseños de las nuevas monedas ni de los billetes. El período que va desde la aprobación de los diseños por parte del instituto emisor y se inicie la acuñación de las monedas y la impresión de los billetes, es bastante amplio, difícil de precisar. Eso va a depender de muchos factores que no estén al alcance del Banco Central de Venezuela; indiferentemente que el BCV contrate parte de las monedas y billetes a casas de monedas del exterior y que la venezolana haga algunas denominaciones. La preparación de los originales de los billetes y monedas, actualmente, se contratan en el exterior; así como las materias primas más importantes como el papel, la tinta  y  los cospeles. Todo esto lo suministran empresas diferentes y deben someterse previamente a un proceso de licitación.  Una vez que se tengan los originales  aprobados por el BCV y los insumos se inicia el proceso de acuñación e impresión de billetes. Es importante recordar que el nuevo cono monetario tiene siete monedas y seis billetes, que totalizan 13 piezas y todos requieren materia prima diferente, amén de los originales. Por eso, es imposible definir una fecha con exactitud para que todo el cono monetario entre en circulación y se pueda desmonetizar las monedas y billetes que actualmente están en circulación. Es difícil pensar que el 1 de enero del 2008 se tendrán nuevas monedas y billetes.

4.- Análisis de la estructura del nuevo cono monetario.

Se decidió que el cono monetario esté formado de siete monedas y seis billetes. En  el caso de las monedas, la que tiene mayor valor será el Bs. F 1,00 y en los billetes el que tendrá la menor denominación es de Bs. F 2,00. A nivel internacional la moneda de mayor valor debería ser igual  al tipo de cambio de la moneda nacional con respecto al dólar. En el caso de esta Reconversión, no es una moneda, sino el  billete de Bs. F 2,00.

En la práctica, el mercado paralelo está indicando que el verdadero tipo de cambio de la moneda nacional se está moviendo inexorablemente por encima de los Bs. 3.600,00 y de esa manera lo está reconociendo el Estado cuando hace las emisiones de bonos de la deuda pública. El tipo de cambio implícito en la emisión de los bonos de PDVSA es de Bs./USA$ 2.929,59. Esto significa que los comerciantes han venido descontando esa diferencia y lo están incluyendo en los precios de los bienes y servicios. Los casos  más emblemáticos son el de los pasajes del trasporte y el de los periódicos, ambos están por encima de Bs. 1.000,00 y en el nuevo cono monetario se ubicarán por encima del Bs F 1,00. Esto se analiza con el fin de plantear de una manera directa que el billete de Bs. F 2,00, por estar ocupando el lugar de una moneda, será utilizado intensamente y durará poco en el mercado, porque físicamente se deteriorará muy rápido y el BCV tendrá que cambiarlo por una  moneda, de su  misma denominación, a muy poco tiempo de haber iniciado la Reconversión, lo que originará críticas por no haber logrado los objetivos planteado para este proceso. El  problema consistirá en no haber tomado una decisión acertada desde el inicio.

5.- La Locha.

La locha regresa al nuevo  cono monetario. Fue una moneda muy popular y se prestó para unos cuantos refranes en la época que estuvo circulando, tales como «La pregunta de las 64 mil lochas», que fue popularizado por un programa de alta audiencia en la televisión venezolana. También existía otro como «eso no vale cuatro lochas», cuando una persona quería disminuir el valor de un bien. Tal vez  tenga algo de romántica entre la población adulta, porque recuerdan cuando compraban un papelón por tres lochas o iban al cine y la entrada les costaba real y cuartillo, que no era otra cosa que un real y una locha. Pero traerla a integrar el nuevo cono monetario no tiene sentido, porque se está tratando que los precios tengan sólo dos decimales y, por encima de todo, que no se preste al redondeo. Esta moneda no aporta ningún beneficio a estos objetivos porque tiene tres decimales (Bs. F 0,125) y se puede prestar al redondeo. La inclusión en el nuevo cono monetario, fuera de lo romántico, lo que puede servir es para encarecer la Reconversión por el costo que implica la acuñación de la moneda e incrementar el número de piezas a siete.

Primer Director de la Casa de la Moneda
Gerente Técnico del BCV por Treinta Año
s






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog