Resistencia pacífica

Por Venezuela Real - 22 de Junio, 2007, 16:13, Categoría: Libertad de Expresión

Gerardo Blyde
El Universal
22 de junio de 2007

Cuando la historia sea escrita, ¿dónde serán colocados aquellos medios que se plegaron al poder?

Amaneció Caracas sin diarios y con todas las radios transmitiendo sólo música. La mayor protesta pacífica que se hubiera conocido en Venezuela estaba siendo protagonizada aquel 14 de febrero de 1936 en contra de la creación, por parte del General López Contreras, de una Oficina de Censura y la aplicación de un decreto de suspensión de garantías constitucionales. Así se conquistó la libertad de prensa en el siglo XX.

A quince días de haber muerto Gómez, López Contreras dio su primera rueda de prensa, el 3 de enero de 1936. En ella prometió completa libertad de expresión: sólo los medios debían imponerse los límites. Incluso declaró que "Algunos me proponen que para defenderme de los ataques de la prensa, funde un periódico. He respondido que considero míos todos los periódicos pues cuento con la honradez de todos. Sólo necesito la Gaceta Oficial". Extraordinarios y democráticos pensamientos que sólo duraron 48 horas.

Inexplicablemente, dos días después, cambió de opinión y dictó un decreto de suspensión de garantías constitucionales (entre ellas la libertad de prensa y el derecho a la protesta pacífica) y estableció una Oficina de Censura en donde se ordenaba a las gobernaciones vigilar "que no se publique ningún escrito de carácter político, social o económico sin la aprobación de la autoridad".

Los primeros en protestar dicha medida fueron los estudiantes agrupados en la Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV) presidida por Jóvito Villalba. A ellos se unió la Asociación Nacional de Empleados (ANDE). El 9 de enero, en contra de la prohibición presidencial, se celebró una pequeña protesta pública reclamando el restablecimiento de las garantías constitucionales y la libertad de prensa. El 12 de enero el diario La Esfera rompió la censura y publicó un polémico artículo titulado "¿Democracia o Dictadura?".

El 13 de febrero la FEV dirigió a López Contreras una comunicación en la cual exigían el inmediato restablecimiento de las libertades ciudadanas. Allí expresaron: "La actitud del estudiantado no puede ya más continuar siendo expectante, sino beligerante y responsable. Alarma igualmente a la ciudadanía la constante práctica de acudir al expediente (inventado por Arcaya en 1928) de acusar de actividades extremistas a toda persona no grata al Gobierno, con el objeto de justificar su secuestro".

Horas más tarde, los editores y directores de los diarios, semanarios y propietarios de estaciones de radio de Caracas se expresaron mediante un comunicado público protestando la censura y respaldando a los estudiantes. En dicha comunicación expusieron que "corresponde a la prensa en todo el país democráticamente constituido, una elevada misión de crítica, de enseñanza y de justicia que tienda a corregirloserrores, señalar los elementos perniciosos, desenmascarar los manejos ilegales ... Estamos convencidos de que en tales condiciones (la censura), la misión del periodista queda falseada y sin objeto, y, en consecuencia, hemos resuelto suspender desde hoy la publicación de nuestros diarios, hasta tanto no se restablezca un orden de cosas que permita a la prensa desenvolverse de acuerdo con los justos reclamos de la opinión pública". Firmaron El Universal, los diarios Ahora, La Esfera, El Heraldo y La Religión. También se sumaron Radio Caracas, Radiodifusora Venezuela, Ecos del Ávila y Ondas Populares.

El 14 de febrero Caracas amaneció sin diarios y con sólo música en las estaciones de radio. Los estudiantes habían convocado mediante volantes a una gran concentración invitando a todos los caraqueños. Treinta mil personas se agruparon en la Plaza Bolívar (en una ciudad de un poco más de 100.000 habitantes). La FEV y la Asociación de Empleados se turnaban los oradores hasta que desde la Gobernación se disparó sobre la manifestación pacífica y cayeron muertas 6 personas. Decenas más resultaron heridas.

La indignación de los manifestantes no derivó en violencia como respuesta; por el contrario, en la tarde se reagruparon y se produjo una manifestación de aún mayor dimensión. Hombres y mujeres de todas las edades y clases sociales salieron a solidarizarse con ellos. Llegaron hasta el Panteón Nacional, encabezando la manifestación el rector de la Universidad, Dr. Francisco Antonio Rísquez. Del Panteón se dirigieron a Miraflores. López Contreras los recibió, destituyó al Gobernador de Caracas y ofreció restituir las garantías. A los pocos días lo cumplió y se terminó la censura.

Releyendo y resumiendo esta historia nuestra, escrita por la pluma magistral de Jorge Olavarría, nos asalta una pregunta: Cuando la historia de hoy sea escrita, ¿dónde serán colocados aquellos medios que se plegaron al poder y no han acompañado la lucha por la libertad de expresión?







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog