Cada día es más difícil ejercer el periodismo

Por Venezuela Real - 25 de Junio, 2007, 19:36, Categoría: Libertad de Expresión

Alejandro Botía
TalCual
25 de junio de 2007

Para el nuevo presidente de la Cámara Venezolana de Radiodifusión, Nelson Belfort, la libertad de expresión y el derecho a la información se restringen cada día más en el país. Ante el vencimiento de las concesiones de las emisoras AM, confía en que el gremio, cuyas concesiones están vencidas ya en su mayoría, tenga una mejor suerte que RCTV. Desde la presidencia del Circuito Nacional Belfort (CNB) el dirigente no duda en calificar de cierre el fin de la concesión del canal de Bárcenas y al igual como ocurrió en España, Chile y Perú, confía en que volverá al aire su señal

Desde la sede de su imperio radial, el presidente del circuito CNB, Nelson Belfort no titubea al afirmar que el gobierno nacional ha violado su propia ley. Como nuevo “capitán” de la Cámara Venezolana de la Radiodifusión, el dirigente gremial trata de llevar a buen puerto a una comunidad de emisoras inmersas en un limbo jurídico y cuyas concesiones se vencieron hace casi un mes.

Enfrentar los retrasos administrativos, el incumplimiento de las normas legales y la arbitrariedad con que actúa Conatel, es el reto que Belfort debe afrontar para mantener las señales de radio activas sin sucumbir a las presiones oficiales ni dejarse arrinconar en el callejón sin salida al que pretende conducir el gobierno nacional al periodismo y la libertad de expresión.

–¿Cómo ve la situación de libertad de expresión en Venezuela?
–Restringiéndose, diría yo. En el camino se han ido complicando las cosas.

Lamentablemente no tenemos un parámetro establecido pero obviamente cada día es más difícil ejercer el periodismo.

–¿A qué obedece esta dificultad?
–Son varias razones. La primera, la más sencilla de todas, es el tema de las habilitaciones administrativas y las concesiones, porque realmente aquí se manejan las cosas por lo que se suele llamar “el silencio administrativo negativo”.

Uno hace una petición y si no te contestan, se supone que el que no te contestó tiene la razón. Eso definitivamente no promueve el diálogo ni el entendimiento de las partes. Ahora, qué pasa: No tenemos concesiones o las tenemos de hecho.

Nosotros pensamos que las tenemos pero a veces el silencio prevalece.

–¿Acaso la ley no los protege de ese silencio?
–Bajo la antigua Ley de Telecomunicaciones, las concesiones se llamaban así: concesiones y permisos.Con la nueva ley que se promulgó en junio del año 2000 éstas debieron haber sido transformadas en habilitaciones administrativas. Incluso la misma ley dice que eso debía ocurrir en no más de un período de dos años, con las mismas condiciones anteriores pero bajo el nuevo régimen legal. No obstante, han pasado casi siete años desde junio de 2000 y no ha pasado nada.

–¿Puede decirse entonces que el gobierno ha violado la ley?
–Sin duda. Se puede decir, no. Es así.

–¿Con exactitud, qué prevé la legislación en materia de concesiones?
–Cuando se iban a promulgar las nuevas FM en 1988, las emisoras que estaban en ese momento operando, es decir, las AM, le dijeron al gobierno:

ponnos al menos un papelito que diga que estoy al día, por lo menos antes de que empieces con tus nuevas habilitaciones.

Entonces en el 87 Lusinchi sancionó el famoso decreto 1577 que estableció para aquellas estaciones activas hasta ese día, una concesión de 20 años y una extensión de 20 años más con derecho de preferencia (es decir, que el que está siga), a menos que hubiera cometido una falta grave.

Y entonces ¿qué pasó?.
-En este maremagnum se unieron dos cosas: las transformaciones con las renovaciones y ahora Conatel dice que no es lo mismo transformar que renovar y todo lo maneja a su conveniencia. Eso por supuesto te pone en jaque.


–Eso es el mismo caso de RCTV
–Exactamente el mismo caso, igualito.


–¿Estamos entonces frente a una acto de injusticia perpetrado desde el Estado?
–Por supuesto, y es exactamente lo mismo que estamos afrontando nosotros (las radios). Además, porque no es que te agarren por un formalismo:
que si no pagaste un impuestico de tres bolívares, que si te retrasaste un día en un pago.O sea, nada meramente formal, porque el problema es que de hecho, la nueva ley trae casitos que con tres faltas prácticamente te pueden revocar la concesión.

–Pero a Rctv la sacaron del aire sin que hubiera ninguna falta –Sin tener una sola falta grave por procedimiento administrativo que se hubiera llevado a su última instancia y que fuera inapelable. Estamos hablando de que se está comparando una renovación (de concesión) contra dos derechos fundamentales más esenciales como son la libertad de expresión y el derecho a estar informado. Son dos cosas que no se comparan con un procedimiento administrativo.

–¿A la luz de esas consideraciones estamos entonces frente a un cierre en el caso de RCTV?
–A mi juicio si. Es un cierre, Como lo quieran llamar, para mí el adjetivo que usen es lo de menos. Hoy los venezolanos no pueden ver un canal que antes solían ver.

–Ustedes tiene el mismo problema.

-¿Podrían aplicarles la misma medida?
–La radio siempre ha sido un medio muchísimo más plural. A diferencia de la televisión que a lo mejor está concentrada en seis u ocho medios en la radio somos, sólo privados, 426 emisoras inscritas en la Cámara (de Radiodifusión) y habrá una 500 y tantas más, sin contar las del gobierno y las comunitarias.

–¿Cuál es entonces la situación actual de la radio?
–La situación hasta el día de hoy es que hay cinco (radios) que fueron llamadas para firmar sus contratos. Entiendo que hay unas 21, al menos por voz de Conatel, que hasta el viernes 8 de junio ya habían sido llamadas y el resto, algo más de 100 emisoras, están sin firmar.

Esto, de una base de 156 que tenemos reportadas en su mayoría AM, porque eran las existían para el año 87.

–A Venevisión y VTV, se les renovó la concesión por cinco años. ¿Eso tiene algún basamento jurídico?
–Ninguno.El basamento es totalmente discrecional y de hecho, la ley lo único que estipula es un límite máximo de concesión, que es 25 años, en contraposición a la ley anterior que preveía un máximo de veinte. Las podrían dar por un día si ellos quisieran, pero lo que se está haciendo es totalmente arbitrario... Si vamos a legislación comparada, el promedio de una concesión son 20 años. Además, el mecanismo para la no continuación de una radio no ha sido tradicionalmente nunca -y por eso has visto la reacción nacional e internacional- el vencimiento de la concesión. Hay otros mecanismos para acallar una voz, que son otro tipo de actos, administrativos, penales.

–Los vencimientos de estos periodos de cinco años coincidirían con las próximas elecciones. ¿Qué efecto tendría esto sobre el periodismo?
–El de siempre, el tener que poner sobre la mesa principios. Si fuese un acto meramente administrativo y el Estado hubiera demostrado que realmente es imparcial es ese sentido, no habría ningún problema. Pero cuando la libertad de expresión y el derecho a estar informado se ponen en la misma mesa de negociación, realmente el conflicto de cada radiodifusor será ¡qué prefiero: libertad o supervivencia!.

–Y ustedes están en un limbo jurídico. Ya se les vencieron las concesiones y no las han renovado ¿qué les espera?
–Lo que ha manifestado CONATEL es que no hay problemas con las radios.

Ahora somos muchas emisoras y muy poca concentración.Hay demasiados radiodifusores con quienes pelear, entonces no es el caso para la radio. Ellos nos han dicho que no hay problema, que es u retraso administrativo.

–¿Acaso no entregaron ya todos la documentación respectiva en el plazo estipulado?
–La tramitación de la renovación es lo que ellos ya tienen (Conatel) más una carta 90 días antes del vencimiento de la concesión que decía: quiero retener mi derecho a preferencia, más nada.

–¿Eso se cumplió y ellos no han respondido?
–En algunos casos llamaron a decir que la carta tenía que ser con la palabra técnica “renovación” y nosotros decimos que no, que lo que estamos pidiendo es una “extensión” porque así era como lo teníamos en el (decreto) 1577. Hasta que no se nos transformen nuestras concesiones (en habilitaciones) gozamos de ese derecho.

–¿Visto el panorama, cuál es el panorama de la libertad de expresión en los medios de comunicación?
–Bueno, ese es un tema, Después tenemos otro que tiene que ver con el acceso a la información. El acceso a las fuentes gubernamentales no es transparente, no es claro y eso obviamente perjudica la libertad de expresión y el derecho a estar informado. Después tenemos el tema de todo lo que tiene que ver con la reforma del Código Penal. Cuando la tendencia mundial es permitir la crítica de los funcionarios públicos con mayor amplitud, aquí si tu dices: este señor es tal o cual cosa, tienes que demostrarlo y durante la demostración, eres culpable.


Eso cohíbe a cualquier comunicador y hace que la gente se sienta intimidada, que prefiera la alternativa de no meterse en nada.

–¿En los casos de la radio también les han dicho que las renovaciones serán también por sólo cinco años?
–Las primeras cinco de las cuales tenemos conocimiento son sólo por cinco años.Y Hubo un acuerdo de asamblea de la Cámara de Radio donde se exhortó a que se nos trate más bien como extensiones que vayan acorde a la intención que se tenía tanto en la nueva ley, de 25 años, como de lo que había sido el decreto 1577, que estipulaba 20 años.

–¿Cómo afecta esto el negocio de la radio?
–Esto afecta las políticas para el desarrollo de la radio digital, para la compra de receptores. Es tal como ocurrió en el caso de la televisión a color. Los canales estaban absolutamente listos porque ya no se conseguían aparatos en blanco y negro porque no había pero el Estado no se decidía. No sabía que norma aprobar y prohibía la importación de televisores a color, hasta que por fin escogió el formato CTSC y abrió las importaciones.

En el caso de la radio digital es lo mismo.

Hay unas dos o tres normas, hay que definirlas y una vez que esto ocurra los operadores tendrán que hacer las inversiones en los quipos.

Además hay que tener una política de importación, de fabricación para poder tener los receptores.

Hay que sentarse a hablar en conjunto pero con concesiones de cinco años, es muy difícil emprender esas inversiones.

–¿Qué casos concretos de limitación de acceso a las fuentes oficiales han tenido en CNB?
–Bueno, yo creo que es con todos.

Cuando tu ves en televisión una declaración de algún ministros, los tres o cuatro micrófonos que se ve son de emisoras gubernamentales y no porque no queramos ir. Obviamente lo que hacemos es repetir las voces de lo que transmiten las otras emisoras de radio oficialistas, pero eso no da posibilidad a la repregunta, el contacto, la comunicación.

–¿Cuál es el futuro para el ejercicio del periodismo en el país?
–Ese tipo de presión: el que poco a poco se vayan polarizando los medios de comunicación entre oficialistas y no oficialistas... .Te pongo un ejemplo: cuando arrancó Aló Ciudadano, que originalmente comenzó como producción CNB, aquí vinieron Iris Valera, Luis Tascón, Pedro Carreño, aquí vino Barreto, todos, porque en ese momento se les dejaba opinar. Más bien, era al revés, todo el mundo decía: ¡Oye! ese Leopoldo Castillo esta metido a chavista y yo decía, ¡no mira, vienen, se comunican, se expresan, porque el gran crítico de ese programa son las llamadas telefónicas!. Leopoldo lo que hacía es moderar. Entonces de repente ahora se dice: no, es que tu eres de oposición, porque ahí los únicos que van son opositores...

–¿Entonces el futuro sería cada vez mayor polarización?
–Que se sienta la polarización cada vez más al aire, pero no porque sea la intención del propietario del medio. Si tu llamas a la gente y no viene, no participa, evidentemente quien ejerce su opinión le da el sabor a lo que está al aire.

Si tu llamas a alguien y no te declara, bueno, el periódico estará lleno de artículos de una tendencia porque son los que pudiste entrevistar y el periódico tiene que salir.

–¿Cómo ve las protestas de los estudiantes a favor de la libertad de expresión?
–Como toda manifestación de libertad me parece excelente. Están ellos y todos los que sienten que de alguna manera tienen algo que opinar. Todo esto comenzó justo con el cierre de RCTV y creo que las encuestas han mostrado que un 80% de la población o más, rechaza la medida. No creo que haya sido la manera de hacerlo. Creo que el 28 de mayo hemos debido tener un canal más, o dos, o tres o diez, pero no uno menos.

La regulación más poderosa que debiera existir, es la del radioescucha, la del televidente. Porque es el crítico más severo, el que realmente dice: vales o no vales la pena.

–¿Cree posible que vuelva al aire RCTV?
–Creo que sí. Nosotros hemos mantenido conversaciones con otros directivos, ya no digamos de Venezuela sino chilenos, peruanos, españoles, que han vivido procesos, no digo parecidos, pero que sí han tenido algún tipo de similitud con este. Por decirte algo:
los chilenos, en el caso de la Radio Comunitaria, nos dijeron: estuvimos siete años fuera del aire, luego que la cerró Pinochet y ahí está, al aire. El caso de Baruch Ivcher en Perú, fue algo parecido, con la diferencia de que el mecanismo como lo hicieron fue igual de burdo: resulta que Ivcher era un inmigrante y a él le quitaron la nacionalidad para poder decirle, mira ya no eres ciudadano peruano y por consiguiente ya no puedes tener un canal.

 Las encuestas han mostrado que un 80% de la población o más, rechaza el cierre de RCTV. No creo que haya sido la manera de hacerlo. Creo que el 28 de mayo hemos debido tener un canal más, o dos, o tres o diez, pero no uno menos










TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog