Mandar obedeciendo: misión policía

Por Venezuela Real - 25 de Junio, 2007, 15:10, Categoría: Seguridad/Inseguridad

Soraya El Achkar
El Universal
25 de junio de 2007

Un comienzo puede ser la formación de una generación de policías radicalmente demócratas

Es muy frecuente encontrar un "departamento de asuntos comunitarios" en los cuerpos policiales donde trabajan los funcionarios y funcionarias calificados como "blandos" porque no les gusta la confrontación, pero estos efectivos no son los que más se destacan, ni los que ascienden con facilidad, ni los que tienen mayor prestigio a lo interno de la institución. Los más aplaudidos son los que están en "los grupos comando" o "brigadas motorizadas" porque son los más "rudos", los consagrados al llamado "entrompe callejero".

Esto nos indica que hay trabajos policiales más valorados que otros y que la idea del policía está más relacionada con acciones de confrontación. Mientras esto siga así, será difícil instalar una policía comunitaria, porque esta no se refiere a los pocos funcionarios o funcionarias dedicados a labores comunitarias internas, ni se trata de crear "departamentos de acción comunal" ocupados en tareas asistencialistas. Si queremos una policía comunal, es necesario superar la dicotomía entre policías buenos y malos y asumir que todos deben responder a una filosofía institucional cuya misión es velar por la seguridad ciudadana y garantizar el libre ejercicio de los derechos con una metodología donde la comunidad juega un papel preponderante.

En ese sentido, la institución debe tener una visión estratégica de policía comunitaria y promover ciertas capacidades institucionales, como: a) la consulta permanente de las expectativas ciudadanas sobre los problemas de seguridad; b) habilidad para trabajar con víctimas y comunidad; c) mediar en los conflictos de forma diferenciada; d) proporcionar información sobre estrategias para prevenir faltas y delitos; e) habilidades de comunicación interpersonal y grupal; f) búsqueda, organización y análisis de información; g) establecer alianzas con organismos públicos y privados que cooperen en la misión institucional; h) aplicar la ley y la fuerza correctamente; i) revisar los códigos de comportamiento de la organización y supervisar a cada miembro en particular y j) dejarse escrutar para aumentar los niveles de transparencia.

Esto implica un cambio no sólo en la formación sino en la estructura administrativa y gerencial de la policía, porque supone que esta se entienda como una agencia que traduce las expectativas de la gente en planes y programas de seguridad ciudadana; es decir, que planifica (poco común en las policías) según el mandato popular, respetando los principios de una cultura de paz y los derechos humanos. Una agencia que capta, por vía del diálogo, las necesidades y códigos de comportamiento de los grupos que hacen vida en la comunidad, los contextos que potencian la violencia y las características de dicha violencia para responder atinada, ética y profesionalmente.

Este enfoque de policía comunitaria implica un cambio en la cultura organizacional de las instituciones policiales porque los alcaldes, gobernadores y ministros de turno deben estar sometidos a la ley y luego a la voluntad popular. Jamás al revés. Un buen comienzo puede ser la formación de una nueva generación de policías radicalmente demócratas que mande respetando el Estado de Derecho y obedeciendo la voluntad popular.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog