Autopsia del periodismo venezolano

Por Venezuela Real - 27 de Junio, 2007, 13:58, Categoría: Libertad de Expresión

JOSÉ ROBERTO DUQUE (*)
El Mundo
27 de Junio de 2007
   

No hay matices, no hay excusas, no hay justificaciones, disimuladores ni suavizantes. Eso que todos leemos en la prensa, vemos por televisión o escuchamos por radio en forma de noticias, no son trabajos periodísticos. Son objetos propagandísticos destinados a destruir un proyecto de país o adular al líder de ese proyecto. Ambas aplicaciones del periodismo son inaceptables: el periodismo debería servir para registrar la verdad, no para ensalzar o destruir personas o proyectos.

El periodismo venezolano se acabó cuando un sector de los periodistas de este país decidió que todo lo que haga el gobierno de Chávez y sus seguidores es un asco, que es preciso desprestigiar y asesinar moralmente, y otro sector de periodistas decidió que la mejor respuesta a eso era adular a Chávez y a su equipo de Gobierno.

Todo lo anterior, demolición y adulancia, se ha perpetrado en los espacios informativos disponibles para los ciudadanos hasta límites grotescos, escabrosos, repugnantes. Periodista que no le hace el juego al gran capital le jala bolas a Chávez.

De esta manera, cuanto "consumimos" y "compramos" los venezolanos en forma de noticia es en realidad un pastel indigno, compuesto de mucho miedo, mucha negligencia, mucha mediocridad. A los venezolanos comunes se nos ha escamoteado el derecho a saber la verdad. Antes de la patada a Rctv hubo una marcha de sifrinos y pobres adulantes de los ricos, la cual llegó a Quinta Crespo. Globovisión y el resto de los medios de la derecha aseguraron que a esa marcha concurrieron 800 mil personas.

Venezolana de Televisión, los medios del Estado y unos cuantos alternativos aseguraron que no había allí más de 7 mil personas.

Es evidente, obvio, de cajón, que alguien mintió descaradamente en esa ocasión: En esa marcha no había 800 mil personas y tampoco 7 mil. ¿Qué clase de rango o margen de error es ése? Hay que ser un mentiroso, por decir lo menos, para estafar con semejantes especies "noticiosas" a un pueblo ansioso de conocer la verdad, y hay que ser bien bolsa, fanático para creer cualquiera de las dos versiones.

Un sentido absurdo, vomitivo, despreciable y hasta criminal de lo que es la política y de lo que es la sociedad ha permitido que un sector de venezolanos se coma, sin cuestionarla, la mentira de Globovisión, y otro sector se coma, también sin cuestionarla, la mentira de Venezolana de Televisión. Los licenciados en comunicación social al servicio de los medios privados de la derecha procesan informaciones con miedo a decir algo bueno del zambo que despacha en Miraflores, y que amenaza con acabar con sus privilegios de clase.

Los licenciados en comunicación social al servicio de los medios del Estado procesan informaciones con miedo a decir algo que moleste a Chávez y a su entorno.

Los periodistas, licenciados o no, que pergeñan en medios comunitarios y alternativos, procesan informaciones con miedo a decir algo que moleste al funcionario que les otorga la pauta publicitaria. Son vergüenzas para una sociedad que reclama un periodismo independiente, aguerrido y sobre todo, apegado a la verdad.


(*) Misión Boves






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog