Remedio para la intolerancia

Por Venezuela Real - 28 de Junio, 2007, 20:07, Categoría: Dimensión Social

LIAMAR RAMOS
El Mundo
28 de junio de 2007

Los altos niveles de polarización en el país han generado una transformación del imaginario social del venezolano y el despegue de la violencia. He aquí un decálogo con el que podrá empezar a desarrollar la tolerancia

Caracas. Victoria es hija de dos profesores y, como una familia normal, los problemas siempre han existido, a pesar de ello sus relaciones no se resquebrajaron. Pero de unos cuantos años para acá hay un tema que entró a su casa y al que no se le ha encontrado una solución satisfactoria como en las otras ocasiones.

Después de los hechos del 11 de abril y el paro petrolero, los epítetos, divisiones y el aislamiento han marcado la dinámica en el hogar.

Ante esta situación consideraron que la mejor opción era dejar de hablar de política, pero el problema seguía allí y estaba latente, esperando cualquier suceso para que el fantasma de la intolerancia saliera a relucir.

Y así fue, pues la salida del aire de Rctv y las últimas medidas ejercidas por el Gobierno han hecho renacer aquella polarización que se creía superada.

En otro punto del país unas comadres dejaron de visitarse sólo porque una le reclamó a la otra que estaba viendo el canal del Estado. Mientras en Caracas una pareja se divorcia por las marcadas diferencias políticas y toma la solución más fácil, la separación.

Según la psicóloga social Mireya Lozada, esta situación que se vive en los hogares venezolanos se produce debido a "la profunda crisis sociopolítica y económica", ya que la polarización ofrece un escenario poco alentador y favorable para la construcción de espacios de tolerancia y vivencia democrática.

Lozada explica que el impacto de esta polarización en el seno de la familia depende de una variabilidad de factores que van desde la clase social, el nivel de radicalización hacia una u otra posición, la ubicación geográfica de la población (capital, regiones), hasta variables de edad, sexo, estado de salud, cercanía o exposición a situaciones de violencia directa y problemas existentes previamente en el ámbito doméstico.

"Este fenómeno no sólo se encarga de fracturar un grupo social, sino en ocasiones es la oportunidad propicia para pasar factura, es decir, que salgan a relucir problemas de fondo. Se busca obtener poder y el dominio del otro, hasta llegar al límite de la situación, la violencia".

LA VIOLENCIA SE HACE NATURAL

En el contexto venezolano actual se viene produciendo una transformación del imaginario social referido al espíritu de convivencia que ha caracterizado a los habitantes del país en las últimas décadas.

Ante la polarización y violencia política, la población sufre un proceso de cambio que afecta su vida, asumiendo como normal lo que no es.

"Con la avalancha de sucesos de agresión, muerte y destrucción material y simbólica se transforma en cotidiana la violencia, y se trastoca tanto la identidad del individuo como sus relaciones sociales", alerta Lozada.

Ante este panorama, la tensión dentro de los grupos sociales presiona a las personas a fijar posición sobre los temas. Y, lamentablemente, en este escenario se excluye a terceros que se ven afectados por la situación de conflicto.

Para el psicólogo social José Antonio Guevara, lo más importante en estos casos es mantener los vínculos afectivos, pues si hay alguien que cree que deben preservarse, entonces se podría revivir la tolerancia. El problema, según este especialista, es que se está generando un fenómeno muy particular, ya que la parte afectiva está por debajo de la polarización.

"Estamos viendo que los sentimientos no son fuertes y no pueden luchar con esa confrontación que se está generando. El liderazgo del Presidente ha tenido como fórmula mantener la polarización política e ideológica, por encima de los valores".

Guevara asegura que es por ello que se han generado situaciones límites, que cambian los conceptos de solidaridad, justicia, esperanza, paz, verdad, confianza, dignidad y ética.

"De esta manera puede llegarse a justificar la violación de los derechos humanos, los homicidios, la tortura y los juicios populares", puntualiza.

Es decir que se legitima el recurso a la violencia como modo de poder y control social y la guerra se convierte en un fin en sí misma.

EN BUSCA DE LA TOLERANCIA

Si para desarrollar altos niveles de tolerancia existiera la misma cantidad de medicamentos que curan la gripe, quizás los conflictos por diferencias raciales, ideológicas y políticas no formarían parte de la historia del mundo. Sin embargo, y para lástima de muchos, la cura para la intolerancia no está a la vuelta de la esquina y menos en un país como Venezuela donde la polarización está a flor de piel.

Los especialistas reconocen que la tolerancia no es una virtud que se desarrolla de la noche a la mañana, es cuestión de paciencia y poner en práctica la voluntad para evitar que los problemas lleguen a mayores o se susciten separaciones entre familias, amigos o allegados.

Si bien actualmente se vive un período de "tregua" en la expresión de la polarización, en los ámbitos privados y públicos de la sociedad venezolana aún persisten las huellas subjetivas y objetivas de la división.

Los psicólogos sociales creen que es necesario darle prioridad a los procesos de reconstrucción del tejido social que se ha fracturado, como la promoción de grupos que gestionen la conciliación.

Otro de los desafíos que los expertos plantean para Venezuela es crear espacios de diálogo y negociación política que faciliten la interacción y el logro de consensos que permitan la convivencia entre grupos que defienden posiciones políticas contrarias, lo cual mitigará el sufrimiento ético-político.

También consideran prioritario recuperar la confianza en las instituciones democráticas y ahuyentar las amenazas de corrupción, clientelismo y populismo. Ante las recomendaciones, Mireya Lozada reconoce que muchas de estas propuestas requieren de tiempos y escenarios propicios que permitan la despolarización. "Tiempos para asumir el desafío histórico de la política entendida como negociación de la diversidad, tiempos para recrear y significar el imaginario `nosotros’, con sentido y norte de futuro común. Tiempos para construir un país donde quepamos todos".

Sin embargo a pesar de que la tolerancia debe empezar por el individuo, también es primordial que los ciudadanos exijan a sus líderes evitar la dinámica de la confrontación y polarización social, y un cambio de cultura política por parte de los grupos e instituciones que hayan apoyado o silenciado la violencia.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog