Autonomía e instituciones

Por Venezuela Real - 29 de Junio, 2007, 15:07, Categoría: Educación

RAMÓN PIÑANGO
El Nacional
29 de junio de 2007

El viejo tema de la autonomía universitaria ha emergido con renovada fuerza, a raíz de las recientes expresiones de la protesta estudiantil. Por declaraciones del mismo Presidente, se ha sentido la amenaza a la autonomía universitaria.

Pero no se necesitaba de tal amenaza ni del cierre de un canal de televisión para que alguien se percatara de que cualquier institución o práctica social relacionada con la libertad de pensamiento y expresión tiene una existencia cada vez más precaria.

Es así en cualquier régimen que actúa basado en el principio de que tiene la explicación verdadera, única y definitiva de cómo se comportan y deben ser organizadas las sociedades humanas.

Tal noción es lo más reñido que puede haber con el derecho de la gente a pensar y decir lo que le parezca.

Es bueno que tengamos clara esa noción todos los venezolanos, quienes nos gobiernan y de manera especial quienes creemos en la democracia, para percatarnos a plenitud de lo que este sistema de gobierno significa en la práctica. Me motiva a decir esto el recuerdo de los ataques que la autonomía universitaria ha recibido a lo largo de los años, de parte de diversas personas y grupos de las élites venezolanas, con mucha influencia en la vida nacional.

Unos cuantos de esos actores sociales hoy se alegran, y con mucha razón, de la fuerza del movimiento estudiantil que ha nacido en las universidades. Es bueno darse cuenta de que, gracias a que todavía existe autonomía universitaria, ese movimiento ha podido actuar y podrá seguir actuando en la medida en que siga existiendo autonomía.

Si hubieran triunfado quienes en años pasados se oponían a la autonomía universitaria, porque constituía un estorbo para el desarrollo del país debido a la irracionalidad del creciente gasto universitario, difícilmente tendríamos un baluarte tan importante como las universidades contra las intenciones hegemónicas de cualquier régimen que se instaure.

La circunstancia política actual debe servir para que reflexionemos sobre lo que significa crear y desarrollar instituciones, y cuáles tipos de instituciones necesitamos en un país como Venezuela. Las instituciones se forjan en el tiempo, no nacen por la voluntad de una persona preclara ni por la voluntad de poderosos legisladores.

Se necesita que ciertas prácticas o maneras de hacer las cosas se repitan hasta crear hábitos sociales.

Esas prácticas –por ejemplo, qué se enseña o se investiga, quiénes enseñan o investigan en las universidades e instituciones de educación superior– deben sobrevivir a los ataques de quienes se opongan a ellas, a tal punto que quienes quieran cambiarlas deban enfrentar inmensas resistencias y altos costos sociales o políticos.

Reconocer lo que instituciones como la autonomía universitaria han significado y significan para un sistema político como el venezolano, implica aceptar que la existencia de una institución puede constituir un obstáculo para algo; por ejemplo, para lograr una óptima relación entre recursos humanos y exigencias del mercado laboral.

Pero el análisis de las sociedades humanas exige verlas en toda su complejidad. La historia del país ha comenzado a mostrarnos que la autonomía universitaria va a ser un factor determinante en el relanzamiento de la democracia venezolana.

La traviesa historia venezolana ha vinculado la existencia del canal Radio Caracas Televisión con la existencia de las instituciones universitarias autónomas. ¡Quién lo hubiera pensado





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog