Fútbol y política

Por Venezuela Real - 29 de Junio, 2007, 15:15, Categoría: Política Nacional

HÉCTOR FAÚNDEZ LEDESMA
El Nacional
29 de junio de 2007

El deporte y la política son dos actividades distintas y separadas, que no deberían confundirse, y ninguna de ellas debería interferir con el desarrollo de la otra.

Sin embargo, desde hace siglos, el poder político ha procurado utilizar el deporte (cualquiera de sus manifestaciones) como un instrumento a su servicio. En tiempos del Imperio Romano, la fórmula para gobernar contemplaba una dosis de pan y otra de circo. En el siglo pasado, las olimpiadas del año 1936 fueron aprovechadas por el régimen nazi para ocultar las atrocidades cometidas por éste en contra de amplios sectores de la población y para promover e instaurar una ideología racista.

En 1978, la dictadura militar argentina aprovechó la celebración del Mundial de Fútbol para esconder, detrás del trofeo conquistado por los anfitriones y exhibido como propio por el dictador militar Jorge Videla, la tragedia de los miles de desaparecidos y de una represión política brutal.

Ahora es el turno de Venezuela, cuyo Gobierno nos ofrece la Copa América como sustituto del azúcar, las caraotas, la leche, y otros artículos de consumo esencial para la dieta del venezolano . Pero esta vez no se trata solamente del circo a cambio del pan, sino que, luego del edicto del ministro Carreño, del circo a cambio de las libertades públicas.

El ministro Carreño ya nos tiene acostumbrados a anuncios estrambóticos y carentes de seriedad; pero, con su prohibición de las manifestaciones públicas en un perímetro de una milla alrededor de las instalaciones deportivas, "para cumplir con las normas de la FIFA", ha traspasado todo límite de nuestra imaginación.

Siendo la FIFA una asociación privada, que no ejerce soberanía sobre ningún espacio ni territorio (incluido un campo de fútbol), no debería sorprendernos que mañana el ministro Carreño, dando cumplimiento a una decisión de una asociación de protectores de la fauna cautiva, prohibiera las manifestaciones en los alrededores de la zona de Quinta Crespo para no alterar la paz y tranquilidad de las guacamayas, canarios y otras especies que allí se venden.

Admitiendo que el ministro del Interior y Justicia, Pedro Carreño, es un capitán retirado del Ejército, que carece de formación jurídica y que no le atribuye mayor importancia a las libertades públicas, no deja de sorprender que un ministro de Estado, a cargo del orden público, desconozca el texto de la Constitución y los derechos y garantías que ella consagra.

El ministro Carreño debería saber que los derechos consagrados en la Constitución tienen prioridad sobre otros derechos de menor entidad; asimismo, debería saber que los derechos y libertades consagrados en la Constitución sólo se pueden suspender en circunstancias excepcionales, y que él no es quien tiene autoridad para decretar la suspensión de esas garantías.

El actual gobierno de Venezuela ha demostrado absoluto desprecio por los tratados de derechos humanos válidamente ratificados por la República en el ámbito internacional, y ha desconocido el carácter vinculante de las decisiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Por eso, sorprende que este gobierno se muestre tan diligente para dar cumplimiento a supuestas normas de una asociación privada, que podrá fijar las reglas del fútbol internacional, pero que no puede interferir con el ejercicio de nuestros derechos ciudadanos, y que no puede derogar la Constitución nacional.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog