La violencia de Ghandi

Por Venezuela Real - 30 de Junio, 2007, 20:22, Categoría: Oposición/Resistencia

FAUSTO MASÓ
EL NACIONAL
30 de Junio de 2007  

Los estudiantes no nacieron del aire sino de la lenta maduración de una oposición que pasó de llevar a Miraflores al presidente de Fedecámaras a pedir la reconciliación nacional. No quieren repetir el 11 de abril, están más próximos a los que apoyaron la participación en las elecciones de diciembre. Hoy hasta abstencionistas radicales de ayer se preparan para postular candidatos en las elecciones regionales. No lo dicen, hacen bien: falta el ambiente electoral. Aprendieron la lección con Copei, Nuevo Tiempo y Primero Justicia de que las elecciones revitalizan las organizaciones políticas. Los estudiantes rechazan las guarimbas, poseen fuerza moral en un país donde esta palabra, moral, se prostituyó. A mediano plazo generarán una nueva política que no necesariamente ellos dirigirán. La generación del 28 marchó primero al exilio o a la cárcel, gobernaron López y Medina, y les llegó la oportunidad 17 años más tarde con la Revolución de Octubre.

Ahora, claro, el reloj marcha más aprisa y el vacío político urge llenarlo: una nueva oposición quizá nazca pronto. Ghandi enfurecía a la corona inglesa: en nombre de la justicia británica desafiaba leyes injustas. Lo descalificaron, Churchill se burlaba de él. Ghandi desafiaba el poder donde más le dolía a la corona. Si los ingleses decretaban un monopolio de la sal, marchaba al mar junto con una multitud para obtenerla gratuitamente, rechazaba pagar impuestos injustos, quemaba su cédula de identidad de "colored people", poseía la sagacidad de un político avezado y el convencimiento de un místico. Los ingleses lo enviaron a prisión, pero al final cedieron. Martin Luther King invocaba la constitución americana para luchar por los derechos de los negros, enfrentaba las disposiciones de las autoridades racistas, sus seguidores violaban la prohibición de sentarse en determinados lugares públicos, inscribían a los negros en el registro electoral. Los asesinaban, los golpeaban. En contra de lo que algunos creen, la no violencia de Ghandi y Luther King no era una actitud bobalicona. Ambos terminaron concitando el apoyo mayoritario de la población de India y de Estados Unidos: apenas unos cuantos racitas defendían la discriminación, India apoyaba la independencia. Sin desafiar a las autoridades los estudiantes representan un freno a planes oficiales como la reforma de la Constitución o la limitación de la autonomía universitaria. Por ahora. Chávez anda buscando un modo de neutralizarlos. El Gobierno habla de estudiantes chavistas y de oposición, en realidad 80% de estudiantes y profesores rechazan al Presidente. El movimiento estudiantil con su no violencia envía un mensaje al chavismo, crea un terreno de encuentro de todos los venezolanos. Hoy, si desafiara al Gobierno, no se ganarían la simpatía de una cantidad enorme de venezolanos, ni ni, chavistas light. Ellos están generando el embrión de un acuerdo nacional sobre temas como la libertad de opinión que trascienda al actual Gobierno.
...

El dios de los borrachos. Terapia para el emperador lo escribió el psicólogo venezolano Manuel Llorens que conoce el fútbol por dentro y le gusta la literatura. Lo publica la Fundación para la Cultura Urbana. Es un libro sorprendente por su frescura y por su oportunidad. Venezuela y el dios de los borrachos lo firma el ex candidato presidencial Enrique Tejera París quien, a pesar de estos últimos años, presenta un cuadro halagüeño de un país protegido por el dios de los borrachos.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog