La 'revolución cultural' de Chávez llega a Venezuela con inversión y discriminación

Por Venezuela Real - 3 de Julio, 2007, 15:58, Categoría: Prensa Internacional

VALENTINA LARES MARTIZ
El Tiempo - Colombia
03 de julio de 2007

De 25 millones de dólares en 1999, el presupuesto cultural pasó a 67 millones en el 2003 y 291 millones este año. Sin embargo, apartan a artistas que se atreven a pensar distinto del Gobierno.

Como casi todos los espacios de la vida venezolana, la 'revolución bolivariana' ha llegado con toda su fuerza a la cultura.

Y así como un día el Gobierno reparte, completamente gratis, un millón de ediciones de El Quijote en plazas públicas, otro día excluye a los poetas más importantes del país del Festival Mundial de Poesía.

El año pasado, creó la Villa del Cine, para promover la producción de 18 películas, con un capital inicial de 13 millones de dólares, y hace un mes le asignó 17 millones de dólares solo al actor estadounidense Danny Glover, para que este ruede el largometraje Toussaint, sobre el héroe haitiano.

Esta aparente confusión de decisiones, sin embargo, no lo es a la luz de los objetivos de la administración.

"Avanzamos hacia la sinceración (sic) de las instituciones culturales -ya basta de organismos sostenidos con dinero del Estado, manejados por unos pocos personajes- (...) y hacia la democratización; no descansaremos hasta que todo los venezolanos tengan acceso a la cultura", dijo ayer a EL TIEMPO el ministro de la Cultura, Francisco Sesto.

Lo bueno

Es en tal "democratización" donde se concentra el esfuerzo, con la masificación de ciertos productos culturales.
Es perceptible en el área editorial, en la cual, además de la entrega masiva de libros, el Gobierno reactivó la prestigiosa editorial estatal Monteávila (canceló una deuda con imprentas y autores por más de 300.000 dólares), ha creado una nueva llamada El Perro y La Rana, y retomó la Biblioteca Ayacucho.

Con estas miras, el Gobierno pondrá a trabajar el 15 julio una imprenta capaz de producir 8.000 libros por hora.

La expansión será también en el área de museos.

Ya están listos los proyectos de 8 nuevos grandes museos (de Arquitectura, de La Palabra, de Ciencia y Tecnología, entre otros), cuya construcción ordenó el presidente Hugo Chávez en el 2004.

Lo mismo ocurre con la Villa del Cine, complejo de estudios y sets de producción y posproducción cinematográfica, que espera haber realizado para finales de este año 18 películas y otros tantos cortometrajes.

La cultura también ha ganado un espacio en la estructura del Estado. Pasó de ser dependencia del Ministerio de Educación a tener identidad propia gracias a la creación del Ministerio de la Cultura.

De 25 millones de dólares en 1999, su presupuesto pasó a 67 millones en el 2003 y 291 millones este año.

Lo malo

Pero a la expansión se contrapone la discriminación. Al autor, artista o cineasta que exprese una posición contra el Gobierno se le aplica, sin rodeos, el ostracismo cultural.

Un ejemplo es el de Antonio Pasquali, uno de los expertos en comunicación social más importantes de América Latina, cuyos derechos de autor le fueron devueltos por la editorial estatal Monteávila. Pasquali es un ácido crítico del Gobierno: "Me informaron, cortésmente por cierto, que la editorial se había comprometido con publicaciones masivas del Gobierno y ya no estaba interesada en reeditar mis obras agotadas".

Edda Armas, miembro del Pen Club, asegura que la negativa a reeditar obras de autores "críticos" parece ser política de Estado. Y anota que a la hora de representar a Venezuela en el exterior, el Ministerio escoge a autores y artistas simpatizantes de su línea política. "Se ha puesto al arte en dos orillas", dijo.

El caso de Danny Glover hoy es emblemático de esta política de preferencias.

En respuesta a la queja expresada por las dos asociaciones de cinematografistas más importantes del país por la entrega de estos recursos, el Ministro los borró del mapa cultural. "Son pequeños grupos con una visión monetarista", explicó Sesto.

El director del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, Luis Ángel Duque, niega que esta política se aplique en el área de museos: "Aquí exponen 100 artistas y sería muy difícil estar con una lupa viendo quién es quién. Sería exhaustivo, inútil y absurdo".

En los museos, la polarización se expresa mediante la creación de sindicatos 'bolivarianos' paralelos a los ya existentes, a quienes el Gobierno reconoce y con quienes discute las condiciones laborales.

Lo feo

La vía del medio que han tomado algunos artistas es la de la autoexclusión. Artistas que no quieren ser parte de los eventos oficiales ni del derroche de recursos.

Y en lo que va de año, el Ministerio ha recibido 65 millones de dólares en créditos adicionales. De allí, 697.000 dólares van a la creación de una Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad, un rubro sobre el cual no hay claridad.

Juan José Martín, reconocido director de teatro, asegura que buena parte de este dinero se utiliza en el fomento masivo de productos de pobre calidad creativa, y con una clara orientación ideológica.

"En vez de hacer teatro, se financian proyectos para que seamos una especie de animadores culturales, como un espectáculo que se llamó Barrio Vivo, u otro que se llamó Montserrat, dirigido por Román Chalbaud, director que cuenta con todo el favor del Gobierno".
En contraste, el Ministerio de la Cultura anunció ayer la construcción, en su sede, de cinco nuevos estudios de televisión y cinco de radio, para producir programas. "Todavía no sabemos dónde los colocaremos, pero seguro encontraremos un espacio", admitió el Ministro. Poco después informó que ya se adelantaron conversaciones con Telesur y la nueva televisora TVes.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog