LOS HOTELES DE LA REVOLUCIÓN(I)

Por Venezuela Real - 3 de Julio, 2007, 14:31, Categoría: Injerencia de/en Venezuela

MARIELA HOYER GUERRERO
EL NACIONAL
03 de Julio de 2007    

La ocupación de habitaciones por "visitantes políticos" se ha disparado durante el gobierno de Chávez
El sueño bolivariano duerme en cuartos de hotel
Al menos 16 lugares en Caracas están ocupados por funcionarios públicos y extranjeros que trabajan con el Gobierno

Nuevos extranjeros viven en la ciudad. Bajo sábanas de hoteles, duermen chinos que vienen para obtener cédulas venezolanas; rusos, iraníes, brasileños y bielorrusos que llegan a hacer negocios con el Gobierno; bolivianos, ecuatorianos y salvadoreños que viajan para empaparse de la ideología y las obras de la revolución bolivariana; así como cubanos que responden a los compromisos del convenio firmado por los presidentes Fidel Castro y Hugo Chávez.

Los cubanos son mayoría. Algunos grupos van y vienen, pero otros viven en habitaciones de hotel desde hace cuatro años.

Desde que se firmó el convenio entre Cuba y Venezuela, más de 20.000 isleños ofrecen en el país servicios de salud. A ellos se suman los especialistas en la agroindustria azucarera, turismo, agricultura, alimentación, educación y deportes que prometió el documento firmado hace seis años.

Su presencia en Venezuela ha requerido la habilitación de espacios. No son viajeros comunes pues su estadía, en muchos casos, no tiene pasaje de retorno. Sólo en Caracas, más de 16 hoteles alojan hombres y mujeres que son piezas clave para la construcción del proyecto de Hugo Chávez. En programas bandera, como las misiones, son extranjeros sus principales ejecutores y, por ende, la situación es similar en todo el país.

Al hotel Crillon los venezolanos no pueden entrar ni al lobby –a menos que tengan cita con un cubano– porque está destinado a los jefes de la misión Barrio Adentro. El Anauco sirve en su totalidad a funcionarios públicos y delegaciones que vienen a apoyar el proyecto gubernamental, y otros como Las Américas, Kursaal, El Conde, Plaza Palace y Coliseo están ocupados entre 40% y 60% por cubanos.

Con sólo preguntar de un hotel a otro en el eje Plaza Venezuela– Sabana Grande, se comprueba que en algún momento han pasado por sus camas estos viajeros. Caracas Cumberland, Tampa, Luna, Mont Park y Bruno los han recibido en cortas estadías, mientras otros, que pidieron no ser identificados, evaden con excusas sus insistentes peticiones de alojamiento.

Aunque la Asociación Venezolana de Agencias de Viajes y Turismo no tiene participación en la ubicación de las personas que vienen invitadas por el Gobierno, sus empresas afiliadas se han visto afectadas, pues ahora es más difícil alojar a los turistas tradicionales por falta de camas en la capital.

"El turismo receptivo se había limitado a Margarita, pero en los últimos años la mayoría de las ciudades tienen una demanda importante. Vienen personas de otros países para asistir a eventos que se celebran en el país y que probablemente son organizados por el Estado", explica Fernando La Riva, presidente de Avavit.

Los hoteles en Caracas han registrado en los últimos tres meses 80% de ocupación y 77% en el interior del país. Ricardo Cusanno, presidente de la Federación Nacional de Hoteles de Venezuela, expone la posición del gremio: "Tenemos la facultad de alquilar habitaciones y no discriminamos si paga el Gobierno o la empresa privada. Tratamos de tener la ocupación más alta y alquilamos los espacios a quienes lo requieran". Agrega que, si bien los gobiernos anteriores tuvieron un porcentaje de ocupación, en el del presidente Chávez se ha incrementado la afluencia de visitantes políticos.

El gerente de un hotel cinco estrellas, que no quiso ser identificado, asegura que en ese tipo de recintos no se alojan grupos como los descritos. Explica que el turismo político es más bien popular y que por eso los viajeros eligen lugares de menos estrellas.

Gastos y presiones.

El precio de una noche en cualquiera de los 16 hoteles registrados varía entre 50.000 y 250.000 bolívares, mientras que la comida cuesta entre 15.000 y 20.000 bolívares. Aunque la mayoría de sus gerentes aseguraron que no pueden declarar sobre sus huéspedes, hubo algunos que informaron sobre quién paga la comida y alojamiento de estos visitantes.

En unos, los propios visitantes y funcionarios públicos pagan en efectivo sus cuentas. Sin embargo, instituciones como la Embajada de Cuba, los ministerios de Educación, Ambiente, Trabajo y Cultura, Fundación para la Vivienda, Cancillería, Instituto Autónomo de Ferrocarriles y Secretaría de la Presidencia corren con la mayoría de los gastos. Entre estos hoteles se contabilizan casi 1.000 cubanos.

Recepcionistas, camareras, obreros, mesoneros y vigilantes evidencian miedo y frustración.

Aseguran que han despedido empleados por dar información y son silenciados.

"Tenemos temor, porque cuando se juega con el trabajo de alguien, cualquiera se asusta", expresa uno. "Nos tratan como animales y a ellos como reyes", denuncia otro. Un último trabajador compara: "No tenemos esas oportunidades.

Aparte de que todo se lo dan regalado, son prepotentes. Me da indignación e impotencia trabajar en esto".











TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog