¡Patria, socialismo o muerte!

Por Venezuela Real - 4 de Julio, 2007, 20:41, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Veneconomía Opina
04 de julio de 2007

Las raíces militares del comandante Hugo Chávez, protagonista del golpe militar del 4 de febrero de 1992, hicieron que se activara al sector militar como actor determinante en su proyecto político llamado "socialismo del siglo XXI". En su discurso, repetido hasta el hastío en estos ocho año en el poder, está siempre el recordatorio a sus oponentes políticos, de que su revolución es pacifica pero "armada".

Si bien es cierto que Hugo Chávez no fue quien introdujo la politización en el sector militar venezolano, también es cierto que durante el mandato de Hugo Chávez se ha relajado de manera alarmante la institucionalidad y el equilibro de todos los componentes de la Fuerza Armada Nacional.

Con Chávez ha insistido en cambiar la razón de ser del estamento militar como la entienden los demócratas, "defensor de la soberanía y seguridad nacional", para transformarlo en el defensor de su "revolución".

La reforma a la Constituciónde 1961, en el año 1999, dejó atrás el apoliticismo al que estaba obligada la oficialidad venezolana, al reconocérsele su condición "cívica" y habilitársele la expresión política, a través del derecho al voto (art. 333 de la Constitución del 99. Esta beligerancia militar en un régimen político que busca romper con todo lo estatuido, ha sido usada en perjuicio de la Institución castrense, lo cual ha devenido en su evidente deterioro actual:

Hoy el sector militar es más vulnerable a la penetración de quien detenta el poder político.

Se ha desprofesionalizado dramáticamente al estamento militar. Desde 2005 los militares están sometidos a una Doctrina de Defensa Nacional, basada en la doctrina cubana, donde los conceptos de defensa y seguridad se moldean a conveniencia del Presidente. Se borraron de un plumazo acuerdos militares de asesoramiento y adiestramiento con los Estados Unidos, vigentes por décadas, para asumir otros con Cuba y Rusia.

La meritocracia está cada vez más ausente de los ascensos, los cuales son decididos a dedo por el Presidente, donde la lealtad al líder y al proceso son las virtudes que determinan el paso siguiente que dará una carrera militar. Hoy a pocas horas del 5 de julio, Día de la Independencia, se desconocen los nombres y méritos de los militares que ascenderán.

Se ha criminalizado la crítica, el disenso o el mero cuestionamiento a los lineamientos del Gobierno. Hoy son muchos los militares que por ser molestos al "proceso" vegetan en sus hogares, están sometidos a juicios, pagan penas de cárcel o están en el exilio.

Paralelamente, se ha incluido una ingente cantidad de militares en retiro y activos en responsabilidades clave de gobierno. Esto ha traído, entre otros males, una mayor dosis de corrupción en el sector militar, ahora agravada por la percepción de impunidad mientras se muestre lealtad y sumisión al mandato de Miraflores.
Para completar el cuadro, se ha instituido la Reserva Mi
litar, como brazo armado del Gobierno paralelo al sector militar, que sólo sirve a su amo y señor.

Hoy Venezuela se acerca a un modelo de fuerza armada, ideologizada, politizada y sin preparación profesional, más parecida a una milicia comunista que a un cuerpo institucional al servicio de los intereses de la nación, cuya divisa es ¡Patria, socialismo o muerte!







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog