SABER QUÉ HACER.

Por Venezuela Real - 4 de Julio, 2007, 18:53, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Diego Bautista Urbaneja
El Universal
05 de Julio 2007


Abundan los análisis sobre las dimensiones por decirlo así "psicológicas" de lo que desde fuera se supone que debe estar pasando dentro de los altos niveles jerárquicos del oficialismo y en particular dentro del mismo Chávez. A raíz del grave de error de cálculo en el que incurrió Chávez con RCTV, y de fenómenos como la emergencia del estudiantado como nuevo actor social y político, así como de otros tropiezos ulteriores tipo Mercosur,  proliferan expresiones como "desconcierto", huida hacia delante", "autismo", "delirio" y otras fracturas anímicas,  que ciertamente puede que  apunten a procesos que en verdad están teniendo lugar en la cabeza del comandante.

Sin embargo, al mismo tiempo es necesario indicar que al mundo que adversa al gobierno  le cuesta mucho tomar forma, convertirse en una entidad con capacidad de actuación concreta. Capaz de fijarse una estrategia, de establecer, aunque sea aproximativamente – porque mayor precisión no sería posible ni deseable –  una idea de cómo podrían desenvolverse las cosas y en cuál sentido empujar entonces.

El oficialismo conserva tal capacidad de acción. En tal sentido, "tiene forma". Está toda ella concentrada en Chávez. Funciona el oficialismo con un principio único de liderazgo, con Chávez como líder ya no máximo, sino único. No se trata entonces de una  pirámide de liderazgos de menor nivel, válidos para sus correspondientes niveles,  que culminan en un líder máximo que se concentra  en las grandes decisiones.   No; aquí el único líder es Chávez, fuente única de toda forma y de toda decisión. No hay intermediarios, no hay contrapesos, no hay estructuras que establezcan alguna distancia entre  el mismo Chávez y las fuerzas que respaldan al gobierno.

Esa enorme concentración hace que la "forma" de la que venimos hablando sea muy elemental y quede todo el armazón sujeto a lo que en las interioridades de ese individuo ocurra. Todos esos procesos descritos por los analistas se refieren a la persona de Hugo Chávez. Lo que en esa psique pase o lo que en ella se decida, "baja" sin resistencia alguna a invadir al resto, que se contagia del desconcierto o del delirio del caso.

Pero, aún así,  delirante y todo, hay una capacidad de acción concentrada en Chávez, que sigue adelante, con un plan y con una idea de las secuencias que han de darse o que hay que provocar, y muy determinada a seguir avanzando, piense lo que piense el resto del país.  Además sabe que ese resto  carece de "forma", de  estructuras que puedan  actuar con eficacia. 

Lo que entonces se echa de menos en los cada vez más amplios sectores  que están en desacuerdo con lo que Chávez quiere hacer con el país, es la presencia de aquellas estructuras, que operen  con una cierta idea de cuál es la cadena probable de hechos por venir y cómo incidir en ellos para que caminaran en el sentido que se desea. Tener una idea clara de lo que viene y saber qué hacer frente a ello. Algo que vaya más allá de describir con precisión de entomólogo cómo es que el gobierno se va creando cada vez más problemas en todos los frentes, y de cómo supuestamente eso va a estallar en algún momento, mientras el gobierno con sus pies de elefante, pero pies al fin, destroza todo lo que tenga que destrozar para que no estalle nada, lo cual  es también descrito con gran precisión por los comentaristas.

Los acumuladores normales de tales capacidades de acción y canalización política son los partidos. Por los momentos son objeto de mucha desconfianza, con lo cual tienen la tarea adicional de lograr que esta ceda, mientras realizan un gran  esfuerzo de organización, sin la cual no hay nada que hacer.  Entretanto ha aparecido ese nuevo actor, el estudiantado, que ha catalizado la formación de amplios frentes de protesta que buscan trascender la división plebiscitaria "con Chávez o contra Chávez", en lo cual mucho se ha avanzado.

La maduración de todo ello en  estructuras eficaces y coordinadas se llevará por necesidad su tiempo.  Y, por supuesto que nadie desea allí un liderazgo total e instantáneo como el que ejerce Chávez  sobre los suyos. Pero sí hay que recordar con urgencia que mientras no se adquiera una mayor forma, una mayor capacidad de acción  con fines concretos y dentro de un flexible sentido de la secuencia que pudiera tener el acontecer, serán pocas las posibilidades de frenar los bandazos de un elefante enloquecido que amenaza con hacer añicos toda la cristalería, y todo dependerá cada vez más de que sea él mismo el causante de su propia ruina.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog