Se enfrió el café para Chávez y Müller

Por Venezuela Real - 4 de Julio, 2007, 19:04, Categoría: Militarización/Militarismo

Patricia Clarembaux
TalCual
04 de julio de 2007

Pese al regaño presidencial, el general retirado mantiene firme su criterio sobre la progresiva politización de la FAN

Los intercambios verbales entre el presidente Hugo Chávez y el general (r) Alberto Müller Rojas toman cuerpo. Ambos parecen haber olvidado que los ratos de conversa con un cafecito de por medio pueden repetirse y prefirieron llevar el asunto al plano de lo mediático. Lo cierto es que manejan concepciones a destiempo de la Fuerza Armada Nacional (FAN): si uno dice que están partidizadas, sale al paso el otro y dice que no; mientras uno asegura que los militares siempre han sido políticos aquí y en cualquier país del mundo, el otro apenas descubre que “patria, socialismo y muerte” es una consigna que en la voz de un militar lo convierte en un “soldado patriota”. Así va más o menos la historia.

Todo comenzó el 24 de junio pasado, cuando Chávez pasó a retiro, de nuevo, a Müller Rojas. Aquel no pudo mantener el silencio y manifestó su sorpresa en una entrevista al diario Últimas Noticias, el sábado 30 de junio. “Esa rapidez con que se produjo la decisión (...) fue relativamente sorpresiva”, dijo el general y agregó “que hay presiones en los mandos militares (...), la presencia de militares uniformados en actos políticos es una politización y partidización de la FAN”.

Un punto de honor puso ayer el primer mandatario, para hacer valer su investidura:
“Con todo respeto al general Müller. Esto lo hago porque sé que el general (Raúl) Baduel no le va a responder, entonces, me toca a mí lamentablemente llamarlo al sitio, que no se deje confundir porque a mí me preocupa cuando él se confunde. Si él, que es un hombre de esa experiencia se confunde es preocupante, porque otros pudieran confundirse y él pudiera generar confusión, lo que me obliga a salir a poner las cosas en su lugar. (...) Estoy obligado a hacerlo porque le da armas al adversario para decir, ‘¡ah!, mira es un asesor del Presidente’ (...) Se equivocó mi general. Podemos equivocarnos pero es bueno rectificar, le hago un llamado”.

Mientras almorzaba en su casa, el general escuchaba la cadena. Y a pesar del jalón de orejas mantuvo su posición.

Es que del sábado al martes, no puede cambiar una mentalidad: “la Fuerza Armada nunca ha sido imparcial, en ninguna parte de la historia. Ellas están hechas para pelear y defender posiciones políticas, están para responder a una ideología. Pensar que ésa no es su función es caerse a embustes. Y es que ¿cuál es el escándalo con eso? Los ejércitos no son hermanitas de la caridad, ellos pelean por una causa política y responden a un orden social”.

Y entonces nació el “patria, socialismo o muerte” que, según Chávez, hace a los soldados unos patriotas. Si lo repiten “es porque están consciente de que sólo por el camino del socialismo tendremos patria”, dice el Presidente. Parecen tener este punto en común, pues para Müller Rojas: “la institución tiene que ser socialista y los militares tienen que cumplir sus deberes, sino se van. Tienen que apegarse a la voluntad del pueblo por la sencilla razón de que son una institución pública.

Cuando tienes tareas debes hacerlas, independientemente de tu posición personal.

Así nos hemos desempeñado”.

La tertulia podría continuar a puerta cerrada, pero mientras sea pública los espectadores seguirán teniendo de qué hablar. Lo cierto es que tanto Chávez como el general retirado por segunda vez dicen querer una reunión para sincerarse, pero ninguno lo hace. Tienen ambos un cafecito pendiente.

 • POR UNA REFORMA
El proyecto de reforma constitucional que circula entre periodistas es considerado extraño para los funcionarios del Gobierno. Por eso, Juan José Montoya, vicepresidente de la comisión de Seguridad y Defensa de la Asamblea Nacional, y el propio Müller Rojas se niegan a opinar. Sin embargo, hay tres elementos que se plantean en esos papeles en relación con los artículos de la Fuerza Armada Nacional: la estructuración y entrenamiento de la reserva y la guardia territorial para la defensa nacional, el cambio de FAN a Bolivariana y el desarrollo del poder popular incorporando a los ciudadanos al resguardo activo de sus comunidades.

“No hay reforma en debate”, aclara el general, quien, sin querer, opinó sobre el beneficio de las armas para el pueblo: “No veo ningún problema con que todo el mundo esté armado. Los ejércitos profesionales producen las castas sociales que dominan al resto de los ciudadanos porque tienen el monopolio de la violencia”.

El discurso de Müller es clavo pasado para la ex asesora jurídica del Consejo Nacional de Fronteras, Rocío San Miguel: “Él se quedó en la guerra del siglo XXI. El derecho internacional humanitario en el siglo XX, es la concepción del principio de la distinción entre combatiente y civiles, el gran aporte que los cuatro convenios de Ginebra realizaron para la protección de la persona humana en los tiempos de conflicto armado. Esto borra de un plumazo el respeto por parte de Venezuela a los compromisos internacionales asumidos desde la época de Pérez Jiménez con la ratificación de los cuatro instrumentos. Nos convertimos los ciudadanos en objetivos militares y se podría hacer uso de la fuerza mortal contra nosotros”.

No le molesta a San Miguel la idea del cambio de nombre: “Si el pueblo por constituyente decide cambiar el nombre, válido.

El adjetivo no molestaría a nadie”. Sí le preocupa la idea del poder popular pues lo considera “la visagra para instalar en Venezuela el paramilitarismo”.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog