Billete de 100 bolívares fuertes evidencia la inflación acumulada

Por Venezuela Real - 9 de Julio, 2007, 16:36, Categoría: Economía

MARÍA GABRIELA AGUZZI V.
El Mundo
09 de julio de 2007

Cono monetario del bolívar fuerte posee el papel moneda de más alta denominación
Históricamente, el Banco Central ha emitido nuevos billetes luego de altas presiones inflacionarias

Caracas. El billete de más alta denominación que circulará a partir del 1° de enero de 2008 será el de 100 bolívares fuertes (Bs.F), que equivaldría a tener en la actualidad uno de 100.000 bolívares.

Aunque existen divergencias entre los economistas sobre la necesidad o no de un medio de pago de tan alto valor -en este momento o para cuando se aplique la reconversión monetaria- los mismos expertos coinciden en que esta designación viene a reconocer los índices de alzas en los precios de bienes y servicios que se han dado durante los últimos años.

En el pasado ha sido así. Históricamente, el Banco Central de Venezuela, ha puesto en circulación nuevos billetes de más valor que los existentes para ese momento, luego de que se han dado registros inflacionarios importantes.

Se puede tomar como ejemplo la necesaria emisión del billete de 1.000 bolívares que comenzó a circular en agosto de 1991, justo cuando el país había experimentado Índices de Precios al Consumidor (IPC) anteriores de 81% (1989) y 40,7% (1990).

Igual sucedió con el de 20.000 bolívares que se empezó a utilizar en el año 1998, inmediatamente después de que la nación experimentara índices inflacionarios que ascendieron a 103,2% (1996) y 37,6% (1999).

LOS QUE SABEN

Jesús Farías, economista que en la actualidad trabaja como asesor del Ministerio de Información y Comunicación (Minci) para la difusión de lo que será el proceso de reconversión, señala que en estos momentos ya es necesario un billete de 100.000 bolívares. Indica que incluso el BCV tenía dentro de sus planificaciones emitirlo durante este año, las cuales fueron suspendidas por el mismo hecho de la reducción de tres ceros al bolívar.

Ronald Balza Guanipa, también economista y profesor de la Universidad Central de Venezuela y de la Católica Andrés Bello, tiene un criterio similar al de Farías, pero agrega que "más allá de la necesidad o no de este nuevo billete, esta emisión, que se dará justo con la reconversión monetaria, representa un reconocimiento de las inflaciones pasadas".

En este punto, cabe recordar que de las metas de IPC del Ejecutivo incluidas en las leyes de presupuesto anual para el período 2002-2006, sólo fue alcanzada la estimada para el ejercicio fiscal 2005, año en el que el índice de inflación estuvo incluso por debajo de lo proyectado por el Gobierno.

Para este año, aunque las autoridades del Ministerio de Finanzas han aseverado en diversas oportunidades que se mantiene la proyección realizada de 12%, los especialistas insisten en que la inflación ascenderá entre 15% y 20%, considerando que para los primeros seis meses, la acumulada llegó a 7,8%.

"Lo que sucede entonces es que los precios han subido a tal magnitud, que el billete de más alta denominación actual (Bs.50.000) resulta insuficiente para hacer pagos", asevera Balza.

ALGUNOS INDICATIVOS

Hasta ahora, las autoridades del Banco Central no han dado a la opinión pública las razones por las cuales se emitirá este nuevo billete en el marco de la reconversión.

Unas cuatro semanas atrás, el director del ente emisor, Armando León, explicaba a una audiencia que asistió a la sede del BCV para el evento de culminación de la consulta pública del decreto de reconversión, que gracias a este proceso se reforzará la confianza en el signo monetario venezolano y se generará expectativas positivas entre la población.

Mostrando una diapositiva en la que se reflejaba el histórico de los billetes de más alta denominación que han existido en Venezuela, León enfatizó en aquella oportunidad que "la reconversión permitirá dejar atrás las consecuencias del historial de las inflaciones más altas que se han registrado en el país". Sin embargo, no profundizó en las causas de la puesta en circulación del billete de 100 Bs.F.

En este sentido, Balza asevera que las autoridades del BCV pudieron haber tomado como ejemplo el "sistema métrico D" que es utilizado en Colombia para predecir las necesidades de producción de billetes y monedas.

Explica el economista que ese proceso está vinculado al salario promedio diario que recibe la población y que el medio de pago de más alta denominación que circula debe representar cinco veces ese monto.

"Considerando entonces que en la actualidad el salario promedio en Venezuela está bastante cercano al sueldo mínimo, las cuentas dan. Los ciudadanos que devengan este salario, reciben diariamente unos 20.493 bolívares. Se justifica, bajo el `sistema métrico D’, que exista un billete de 100.000 bolívares, o en este caso de 100 bolívares fuertes para el año que viene", señala Balza.

FACTORES POSITIVOS

Para el profesor, quien enfatiza que para 2008 el país experimentará niveles de inflación muy parecidos a lo de este año, existen otros factores que deben ser estudiados a la hora de poner a circular papel moneda de esta denominación, como por ejemplo, qué sectores de la población serán los que los van a usar y para adquirir o cancelar qué cosas.

Por ejemplo, refiere el especialista que si se toma en consideración que más de 60% de los habitantes del país no tienen acceso al sistema bancario, por lo que no tienen otros medios de pago como tarjetas de débito o de crédito, les será útil cancelar sus compras con este billete, "siempre y cuando, claro está, el BCV también emita suficientes piezas para otorgar los vueltos respectivos".

Balza también refiere que según referencias estadísticas del cono monetario existente en enero de este año, con la emisión del billete de 100 Bs.F., el Banco Central podrá reducir sus costos de emisión a casi 50%, considerando que si no los emite, debería sacar a circulación unos 2.288 millones de piezas, mientras que con la emisión del de 100 Bs. F., esa cantidad se reduce a 1.207 millones de piezas.

"Lo que no se puede pretender es decirle a la población que con el billete de 100 Bs. F. tendrá mayor poder adquisitivo que en el pasado. Hemos insistido en que la reconversión monetaria por sí sola no tendrá efectos antiinflacionarios y que será necesario acompañarla de un reordenamiento fiscal para que sea una estrategia positiva. Una buena forma de medir con el paso del tiempo la efectividad de la medida, será la necesaria emisión o no de un billete de 200 Bs.F o de 500 Bs.F, por ejemplo".

Farías, por su parte, coincide con Balza en la afirmación de que la reducción de tres ceros a la moneda actual no ejercerá un factor positivo en el alza de los precios si no está acompañada por una estrategia que minimice las presiones actuales. En este sentido, asevera que "la reconversión debe estar comprometida con una estrategia de freno en la subida de los precios, la cual se está llevando a cabo, pero que hay que seguir perfeccionándola y corrigiéndola".

Los dos economistas refieren que la existencia del billete de 100 bolívares fuertes no es señal de una alta inflación para 2008. De hecho, Farías cree que para el próximo ejercicio fiscal, el IPC estará cercano a 12%, mientras que para 2007 prevé que "si estamos un poco por encima de la meta del Gobierno, tampoco será una tragedia".

EL GRAN "TUBAZO"

Según Farías, se espera que días cercanos al mes de octubre -cuando será obligatorio que los precios de bienes y servicios se expresen en bolívares y bolívares fuertes- el presidente de la República, Hugo Chávez, tendrá la primicia de dar a conocer a la población venezolana el diseño de las nuevas monedas y de los billetes que conformarán el cono monetario que comenzará a circular a partir del 1° de enero de 2008.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog